Skip to main content

PRedicting Individual fish response as a Measure of Environmental change

Article Category

Article available in the folowing languages:

La respuesta de los peces ayuda a medir el cambio mundial

Las actividades humanas —como la extracción de agua y la introducción de especies exóticas— y los cambios en la temperatura y las precipitaciones resultantes del cambio climático repercuten directamente en los ecosistemas de agua dulce. El proyecto PRIME («Predicción de la respuesta individual de los peces como medida del cambio climático») tuvo como finalidad ayudar a comprender mejor cómo los peces responden a un medio ambiente cambiante.

Cambio climático y medio ambiente

Los métodos convencionales para determinar cómo responden las poblaciones de peces al calentamiento global se han basado en la modelización de su hábitat físico. Sin embargo, las predicciones que se valen de esta técnica son bastante limitadas porque dicha técnica no revela si las relaciones en las que se basan las predicciones pueden mantenerse en condiciones nuevas. Además, los modelos tradicionales generalmente no tienen en cuenta los procesos ecológicos que determinan la distribución y el crecimiento de cada individuo. Con el fin de subsanar estas limitaciones, los científicos del proyecto PRIME emplearon una técnica innovadora para realizar predicciones que también fueran válidas en circunstancias cambiantes. Se utilizaron modelos basados en individuos (MBI) para predecir la respuesta de diferentes especies de peces de agua dulce a condiciones modificadas. Dichos modelos se valían de reglas simples que determinaban cómo los peces individuales respondían a los cambios ante la abundancia de presas y competidores. El aspecto clave fue el supuesto de que los individuos que integran las poblaciones de animales siempre intentan maximizar sus oportunidades de supervivencia y reproducción a pesar del cambio ambiental. Un grupo de investigadores desarrolló y validó MBI para varias especies europeas de peces de agua dulce a fin de probar la fiabilidad de sus modelos. Entre estas se encontraba el lucio europeo (Esox lucius), el leucisco (Leuciscus leuciscus), la trucha fario (Salmo trutta) y el salmón del Atlántico (Salmo salar). Las diferentes especies se seleccionaron para representar diferentes aspectos del cambio mundial. Los modelos informáticos permitieron a los investigadores predecir la respuesta de cada especie de peces a diferentes posibilidades de cambio ambiental. El lucio europeo se estudió con el fin de comprender mejor las estrategias de poblado, mientras que el leucisco contribuyó a revelar el efecto en los individuos portadores de un parásito patógeno no autóctono. La trucha fario y el salmón del Atlántico se estudiaron para incrementar el conocimiento científico acerca de la repercusión del cambio climático y la invasión de especies exóticas de peces. Las respuestas de cada especie de peces a un medio ambiente cambiante ayudarán a controlar y conservar satisfactoriamente el medio ambiente natural y la diversidad de las especies que viven en él.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación