Skip to main content

Work around the Clock: effects of shift work on cognitive performance and circadian organization in behavior and physiology

Article Category

Article available in the folowing languages:

Efectos del trabajo por turnos en el organismo

Según los resultados del proyecto financiado por la UE Clockwork, el coste de que vivamos en una sociedad que funciona las 24 horas, lo pagan las personas que tienen horarios de trabajo irregulares, ya que estos afectan a los ritmos biológicos internos del cuerpo. El consorcio del proyecto ha desarrollado un modelo murino para estudiar el efecto del trabajo por turnos en el rendimiento mental y el reloj biológico del organismo.

Cambio climático y medio ambiente

El trabajo por turnos es una práctica común, pero, sorprendentemente, se sabe poco sobre sus efectos a nivel fisiológico y neurobiológico. Las personas tienen ritmos biológicos internos evolucionados adaptados a un ciclo noche-día, el ritmo circadiano, pero que se pueden trastocar con iluminación artificial o vuelos de larga distancia. No obstante, lo que provoca mayores trastornos en la sincronización de los ritmos internos del organismo es el trabajo por turnos. En condiciones normales, los relojes internos del cuerpo están controlados por un marcapasos central, conocido como el núcleo supraquiasmático (NSQ), ubicado en la región cerebral del hipotálamo. El NSQ sincroniza ciertas respuestas fisiológicas y conductuales con determinadas horas del día. Esta sincronización permite a un individuo funcionar a un nivel óptimo fisiológico y mental. Pero su pérdida, ocasionada por el trabajo en turnos, puede conducir a respuestas fisiológicas anormales tales como la obesidad, la disminución de la capacidad mental o el aumento de la propensión a padecer enfermedades. Los investigadores del proyecto Clockwork han desarrollado un modelo murino integral sobre el trabajo por turnos que puede describir la desincronización interna entre el NSQ y los ritmos hormonales. Para ello se mantuvo a los ratones en los horarios de diferentes turnos de trabajo. En condiciones normales con ciclos de luz-oscuridad (LD), los roedores se mantenían activos y se alimentaban durante el ciclo de oscuridad, mientras que la actividad del NSQ estaba sincronizada con la luz. En condiciones de trabajo por turnos, la alimentación y la actividad forzada se realizaron en tres turnos a lo largo del ciclo LD. Los socios del proyecto estudiaron el sistema nervioso central y el NSQ de los ratones, su metabolismo y su fisiología, tras la exposición a los diferentes horarios de trabajo. Además, investigaron los ritmos en los órganos periféricos de los ratones, su comportamiento y su rendimiento mental. Los resultados mostraron que el ciclo LD y el metabolismo de los ratones estaban ligados. Los ratones que estaban normalmente activos durante la noche y dormían durante el día pasaron a estar activos de día y dormir por la noche. Esto no se debió a que el reloj circadiano central, es decir el NSQ, cambiara su esquema de actividad, sino a que pierde su capacidad de influencia en un, hasta ahora desconocido, marcapasos circadiano que dirige la actividad.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación