Skip to main content

Mediterranean red coral management and conservation

Article Category

Article available in the folowing languages:

La protección del coral rojo mediterráneo

El coral rojo, que se encuentra sobre todo en el Mar Mediterráneo, es una especie fundamental para mantener la biodiversidad en los ecosistemas marinos. Sin embargo, los esqueletos de carbonato cálcico de un intenso color rosa o rojo de los corales también son muy preciados en el ámbito de la joyería.

Cambio climático y medio ambiente

La grave sobreexplotación del coral rojo (Corallium rubrum) a consecuencia de la recolección ilegal ha provocado la pérdida de hábitats coralinos y de toda la biodiversidad que depende de ellos. Esta especie también es vulnerable al cambio climático y en la actualidad aparece en la lista de especies amenazadas. Además, la recuperación después de cualquier alteración puede durar decenios debido a la escasa capacidad de resistencia del C. rubrum y a la lentitud con la que se produce la recolonización. Con corales tropicales se han aplicado técnicas de restauración, como por ejemplo el trasplante de fragmentos de coral, ramas o incluso colonias enteras. Sin embargo, se han realizado muy pocos estudios de restauración con los corales mediterráneos, si bien se ha descubierto que el mármol es un sustrato idóneo para el crecimiento de los corales. El proyecto «Mediterranean red coral management and conservation» (CORGARD) se propuso restaurar las colonias de C. rubrum mediante técnicas de jardinería coralina. Los investigadores también estudiaron el efecto de distintos factores, como por ejemplo, la estructura de la población, el tamaño de la colonia, la competencia y la disponibilidad de alimento, en la mortalidad y el crecimiento del coral rojo trasplantado. Las larvas de coral rojo que llegaron a consolidarse en baldosas de mármol y losas de hierro galvanizadas se criaron en acuarios y acabaron siendo trasplantadas de nuevo después de un año. También se recogieron colonias adultas de su ambiente natural para trasplantar a otras zonas donde la recolección ilegal ya había esquilmado la población local. Se realizó un seguimiento de las colonias trasplantadas para determinar sus índices de supervivencia y captación. Asimismo, se trasplantaron fragmentos de coral incautados a recolectores ilegales y se procedió a un seguimiento cuidadoso de estos trasplantes. Las técnicas desarrolladas por CORGARD se aplicaron a otras especies bentónicas que se alimentan de partículas en suspensión, entre las que cabe destacar especies de Eunicella y corales de aguas frías. También se llevó a cabo un estudio sobre los efectos de la acidificación oceánica para el C. rubrum. Además, se realizó un estudio socioeconómico acerca del valor de una posible alternativa al coral rojo para joyería. Los resultados del proyecto CORGARD ayudarán a detener el deterioro del coral rojo. Las conclusiones pueden servir para predecir el resultado de futuros trasplantes, lo que a su vez permitirá el desarrollo de nuevos métodos para la restauración de poblaciones devastadas de coral rojo. El descubrimiento de alternativas más baratas y sostenibles servirá para poner fin a la recolección ilegal de coral rojo y ayudará a proteger los ecosistemas marinos.

Palabras clave

Coral rojo, Mar Mediterráneo, biodiversidad, ecosistema marino, Corallium rubrum, recolección ilegal, hábitat coralino, cambio climático, jardinería coralina, acidificación oceánica, joyería

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación