Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La Comisión acepta el principio de prevención para la EEB

La Comisión Europea ha aprobado el principio de prevención en todo el marco de la Unión Europea relativo a la crisis de la encefalopatía espongiforme bovina (EEB) y, conforme a la respuesta de la comisaria en funciones Emma Bonino en un debate ante el Parlamento Europeo reunid...

La Comisión Europea ha aprobado el principio de prevención en todo el marco de la Unión Europea relativo a la crisis de la encefalopatía espongiforme bovina (EEB) y, conforme a la respuesta de la comisaria en funciones Emma Bonino en un debate ante el Parlamento Europeo reunido en Estrasburgo, el objetivo actual es el de vigilar que esto se cumpla. En sus palabras de apertura del debate, el eurodiputado Reimer Böge advirtió que el capítulo de la crisis de la EEB estaba aún abierto y que aún era muy pronto para tener confianza en el futuro. Su informe puso de relieve el incumplimiento por parte de 13 Estados miembros de las instrucciones impuestas por la Comisión para que se tomen las medidas pertinentes y necesarias para atajar el problema. El coautor del informe, Dagmar Roth-Behrendt subrayó la necesidad de tomar todas las medidas necesarias para que semejante cataclismo no vuelva a suceder nunca. Recalcó que era vital aceptar la política de prevención basada en una sólida información científica y añadió también que los intereses de los consumidores deben tener prioridad sobre los del comercio y otros campos conexos. Phillip Whitehead describió la crisis de la EEB como una tragedia para Gran Bretaña y una tragedia para Europa. Expreso su preocupación ante las imputaciones por infracción que se están tramitando contra 13 Estados miembros y la continua necesidad de seguir desplegando las medidas pertinentes. Hizo hincapié en que ya habían sido sacrificados unos 2,5 millones de cabezas de ganado y que se habían redactado unas 2.000 páginas de documentos estableciendo los procedimientos para garantizar que esto no vuelva a repetirse. Honório Novo expresó su preocupación por los informes que manifiestan un incremento de los casos en Portugal. Jim Nicholson expresó asimismo su preocupación de que la EEB siga amenazando al sector agroindustrial de Europa,en especial, porque podría minar la confianza dentro del sector. No obstante, ya se han establecido los controles necesarios, como es el caso de Irlanda del Norte, por ejemplo. Su preocupación era que las mismas normas no tenían vigencia en el caso de las importaciones, lo que también contribuía a minar la confianza. Declarando de antemano sus intereses como ovejero y ganadero de vacuno, John Corrie expresó su preocupación por la devastación a la que la EEB había sometido a las ganaderías y rebaños. Comentó que lo trágico fue que se contempló como un problema británico y no como un problema europeo, especialmente si tenemos en cuenta que actualmente está afectando a todo el Continente. Acogió con agrado las duras medidas adoptadas por la Comisión en lo relativo a la seguridad de los alimentos y al ingente esfuerzo que, en verdad, se ha realizado para hacer que la carne de vacuno británica no presente peligros para la salud. Resaltó también que ya se estaban manteniendo inventarios en el Reino Unido que podrían garantizar al consumidor que el vacuno británico no reviste peligro para la salud. Comentó y puso de relieve también que la carga suplementaria que representaba el proceso de inspección alcanzaba ya aproximadamente el 75% de coste total de los controles, si bien ello era un precio que bien merecía pagarse. Añadió sin embargo, que ya era hora de que terminara la prohibición de la venta del vacuno sin deshuesar.

Artículos conexos