Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La Comisión lanzará un grupo de alto nivel sobre tecnologías de hidrógeno y de pilas de combustible

El Comisario de Investigación de la UE, Philippe Busquin, ha anunciado el próximo lanzamiento de un grupo de alto nivel sobre tecnologías de hidrógeno y de pilas de combustible. El hidrógeno podría convertirse en una fuente de energía limpia para el siglo XXI. Es capaz de im...

El Comisario de Investigación de la UE, Philippe Busquin, ha anunciado el próximo lanzamiento de un grupo de alto nivel sobre tecnologías de hidrógeno y de pilas de combustible. El hidrógeno podría convertirse en una fuente de energía limpia para el siglo XXI. Es capaz de impulsar automóviles y generar energía para plantas industriales, y puede sustituir a todas las fuentes de electricidad, desde baterías de teléfonos móviles hasta motores de autobuses. El grupo estimulará el desarrollo y uso de tecnologías del hidrógeno y de pilas de combustible, y diseñará una estrategia para la energía del hidrógeno en el ámbito de la UE, que podría conducir a una plataforma industrial del hidrógeno. Formarán parte del grupo diversos representantes de alto nivel de los principales centros de investigación europeos, fabricantes de sistemas de pilas de combustible y de componentes, empresas energéticas y de servicios públicos, empresas automovilísticas y de transportes públicos. "El hidrógeno implica una revolución en la forma de producir y almacenar energía," dijo el Sr. Busquin. "Hasta ahora, en la 'civilización de los combustibles fósiles', hemos tratado de establecer un equilibrio entre la necesidad de fomentar el crecimiento económico y, al mismo tiempo, garantizar que esto afecte lo menos posible el medio ambiente." "Sin embargo, los Estados miembros y la industria no pueden llevar a cabo esta revolución por su cuenta," continuó el Comisario. "Los esfuerzos están divididos, los recursos se dispersan, y los costes resultan extremadamente elevados. Necesitamos un gran esfuerzo en el ámbito de la UE para racionalizar y poner en práctica diversas iniciativas que converjan de un modo coherente. El grupo de alto nivel nos ayudará a lograr esta ambiciosa meta". El hidrógeno puede utilizarse directamente en los procesos de combustión, como la gasolina o el gas natural, pero las pilas de combustible representan la tecnología más prometedora para el uso del hidrógeno en la generación de electricidad. El hidrógeno puede obtenerse de numerosas fuentes primarias de energía: mediante el tratamiento de combustibles fósiles o biológicos, por electrólisis del agua utilizando electricidad generada mediante fuentes de energía renovable, por ejemplo energía solar, eólica, de las olas o de las mareas. Por consiguiente, el hidrógeno puede servir de puente en la transición desde una economía de energía basada en combustibles fósiles hasta otra que se base en energías renovables. Las actuales tecnologías del hidrógeno siguen siendo caras, y no existe una infraestructura de distribución semejante a la de los combustibles fósiles. El uso del hidrógeno como combustible se ha centrado hasta ahora en las aplicaciones aeroespaciales, pero en la actualidad se están desarrollando vehículos eléctricos con pilas de combustible y sistemas de calefacción y de electricidad. Los ingenieros prevén incluso la creación de aviones, trenes y barcos propulsados por hidrógeno. Dado el incremento en el uso de la energía, la tecnología del hidrógeno también constituiría una fuente más segura de suministro de energía. El transporte manifiesta la tendencia más elevada en el aumento de usuarios finales de la energía, con una previsión de crecimiento del 16 por ciento para 2010. El transporte por carretera también es el responsable de casi una cuarta parte de las emisiones de dióxido de carbono. En la actualidad la tecnología existente en la UE sobre el hidrógeno y las pilas de combustible se halla fragmentada y refleja las circunstancias regionales o nacionales. Se calcula que la cuantía total de fondos de la UE invertidos en este campo de investigación asciende a un total comprendido entre los 50 y los 60 millones de euros anuales, es decir, un tercio de lo que gasta EEUU y un cuarto del gasto japonés. Se espera que una estrategia de investigación sobre la tecnología de las pilas de combustible y el hidrógeno logre una masa crítica y mejore la eficacia del apoyo público de la UE. Es probable que el grupo colabore con la Comisión en la preparación de un programa estratégico de investigación.