Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La Comisión pone en marcha un proyecto de medición de la exposición a contaminantes atmosféricos

El comisario europeo de Investigación, Philippe Busquin, ha dado el pistoletazo de salida a un proyecto piloto destinado a determinar el nivel de exposición de los habitantes de las ciudades a la contaminación atmosférica. El proyecto PEOPLE (exposición de la población a cont...

El comisario europeo de Investigación, Philippe Busquin, ha dado el pistoletazo de salida a un proyecto piloto destinado a determinar el nivel de exposición de los habitantes de las ciudades a la contaminación atmosférica. El proyecto PEOPLE (exposición de la población a contaminantes atmosféricos en Europa) se dedicará a vigilar los niveles exteriores e interiores de contaminantes, en particular de benceno, así como la exposición de la población de las capitales europeas. El proyecto piloto se pondrá en marcha en Bruselas y Lisboa, tras lo cual, de producir resultados aprovechables, es probable que se extienda a otras ciudades europeas que han manifestado interés por participar en el proyecto, como Bucarest, Dublín, Helsinki, Cracovia, París y Roma. El presupuesto del proyecto asciende a 19.000 euros por ciudad. Philippe Busquin se valió de las estadísticas disponibles para recalcar la importancia de reducir la exposición a contaminantes. Se refirió a un estudio reciente del que se desprende que cada año mueren en Francia, Austria y Suiza unas 40.000 personas por causas de contaminación atmosférica. Busquin calificó el benceno de "agente cancerígeno, causante, entre otras cosas, de leucemia". Una exposición prolongada al contaminante provoca seis casos de leucemia por cada millón de habitantes y por cada microgramo de benceno. Se utilizará un método de muestreo difusivo para vigilar los niveles de exposición personal y contaminación ambiental. En cada ciudad participante se seleccionarán 200 ciudadanos. A cada uno se le dotará de un dispositivo de medición y se le pedirá que exponga éste al aire ambiente por determinados periodos de tiempo y en determinadas fechas. Las personas seleccionadas para el proyecto acudirán a trabajar en coche, transporte público, bicicleta o caminando. Los resultados de cada grupo se cotejarán con los correspondientes al grupo que permanezca en casa y el grupo de fumadores. En el marco de otra línea de investigación se trazarán mapas con curvas de nivel de las ciudades estudiadas. El mapa facilitará datos sobre los niveles de contaminación de la totalidad de la ciudad y los lugares de residencia y visita. La comparación de datos procedentes de ambas líneas de investigación contribuirá a determinar si los datos de exposición personal se apartan sensiblemente de los ambientales, en particular aquéllos empleados para averiguar el grado de cumplimiento de las Directivas relativas a la calidad del aire. Más allá de la extensión del proyecto a otras ciudades, la Comisión está contemplando además aplicar dicho método a la medición de la exposición a otros contaminantes atmosféricos. Las decisiones relativas a la posible ampliación del proyecto se basarán en la evaluación del grado de éxito y pertinencia de la metodología utilizada en Bruselas y Lisboa. En caso de éxito, se calcula que en otras ciudades las campañas empezarán en 2003 y 2004.

Artículos conexos