Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La UE prohíbe la utilización de determinadas hormonas como promotoras del crecimiento

Tras una evaluación científica del riesgo, el Parlamento Europeo y el Consejo aprobaron el 14 de octubre una directiva en la que se prohíbe la utilización de hormonas del crecimiento. La nueva legislación acata la resolución del Órgano de Apelación de la Organización Mundial...

Tras una evaluación científica del riesgo, el Parlamento Europeo y el Consejo aprobaron el 14 de octubre una directiva en la que se prohíbe la utilización de hormonas del crecimiento. La nueva legislación acata la resolución del Órgano de Apelación de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que condena una directiva europea anterior que prohibía la utilización de ciertas hormonas del crecimiento. La OMC afirmó que el material científico utilizado por la UE para justificar la aplicación de esta prohibición no permitía una evaluación suficiente del riesgo asociado al consumo de carne. Por eso, la OMC ha recomendado que se realice una nueva evaluación de este riesgo. Como la prohibición se aplicaba a las importaciones de carne con hormonas procedente de países terceros o de Estados miembros de la UE, los grandes poderes comerciales mundiales entraron en conflicto, lo que condujo a EEUU y Canadá a imponer sanciones en los productos europeos. En respuesta a la OMC, la nueva legislación incorpora una evaluación revisada de la información científica disponible y nuevas pruebas relativas a los riesgos que suponen para la salud humana los residuos hormonales presentes en los productos cárnicos David Byrne, Comisario responsable de sanidad y protección de los consumidores, ha declarado: "La Unión Europea ha efectuado un análisis de riesgos completo basado en los actuales conocimientos científicos, en cumplimiento de las obligaciones internacionales. La salud pública y la protección del consumidor constituyen la esencia de nuestro enfoque sobre seguridad alimentaria, regido por el asesoramiento de científicos independientes." Basado en el dictamen del Comité científico sobre medidas veterinarias relacionadas con la salud pública, la directiva declara que una de las seis hormonas debería prohibirse definitivamente e imponer una prohibición provisional a las otras cinco hormonas promotoras del crecimiento. La Comisión seguirá considerando cualquier nueva prueba científica de la que se pueda disponer. Entretanto, la Comisión pedirá a Estados Unidos y a Canadá que levanten las sanciones comerciales.