Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Los ensayos sobre cultivos modificados genéticamente más amplios jamás realizados ofrecen resultados poco convincentes

Las evaluaciones agrícolas sobre los cultivos modificados genéticamente realizadas en el Reino Unido, el estudio más amplio actualmente en su género, no ha conseguido determinar si este tipo de tecnología es mejor o peor para el medio ambiente. Los resultados, publicados el ...

Las evaluaciones agrícolas sobre los cultivos modificados genéticamente realizadas en el Reino Unido, el estudio más amplio actualmente en su género, no ha conseguido determinar si este tipo de tecnología es mejor o peor para el medio ambiente. Los resultados, publicados el 16 de octubre, sugieren que aunque la remolacha forrajera y la colza de semillas oleaginosas son mejores para la fauna que sus equivalentes modificados genéticamente, tolerantes a los herbicidas, el maíz modificado genéticamente resulta menos dañino para muchos grupos de fauna que el maíz convencional. El jefe del equipo que llevó a cabo las evaluaciones de campo (FSEs), el Dr. Les Firbank, dijo: "Los resultados son claramente importantes para debatir la posible comercialización de los cultivos modificados genéticamente. Pero también nos ofrecen nuevas percepciones que nos ayudarán a conservar la biodiversidad en sistemas agrícolas productivos". Los resultados aparentemente contradictorios hicieron que tanto los defensores como los que están en contra de los cultivos modificados genéticamente reivindicaran su posición. CropGen, un grupo que hace campaña a favor de la introducción de la agricultura modificada genéticamente en el Reino Unido, hizo la siguiente declaración: "Es un momento trascendental para la agricultura del Reino Unido. Las implicaciones de las evaluaciones escalares de campo son claras: El maíz modificado genéticamente es bueno para los agricultores, mejor para la biodiversidad y está preparado para el cultivo comercial". Entretanto, el Dr. Doug Parr, director científico de Greenpeace en el Reino Unido, afirmaba: "Estos ensayos [...] muestran con claridad que los beneficios alegados del uso de semillas [manipuladas genéticamente] no existen". En el caso de la remolacha y la colza de semillas oleaginosas, los ensayos registraron un alto número de abejas y mariposas en los cultivos convencionales y sus alrededores, debido a la presencia de malas hierbas que les proporcionan comida y cobijo. También había más semillas de malas hierbas presentes en los campos de cultivo convencionales, una fuente importante de alimentación para algunos pájaros. En el caso del maíz se demostró lo contrario, ya que se encontraron más abejas y mariposas en la variedad modificada genéticamente tolerante a los herbicidas, junto con otras malas hierbas y semillas de malas hierbas. Los resultados del ensayo se transmitirán ahora mediante publicaciones relativas al medio ambiente al comité consultivo del Reino Unido que revisará los resultados y aconsejará al Gobierno del Reino Unido en sus conclusiones. El 15 de octubre Monsanto, la empresa más estrechamente relacionada con la tecnología de modificación genética, tomó una decisión inesperada y anunció que se estaba retirando del mercado europeo de semillas de cereales. La empresa dijo que planeaba vender sus estaciones de desarrollo de cereales en el Reino Unido, Francia, Alemania y la República Checa.

Artículos conexos