Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Alta Austria apela contra el rechazo de la Comisión de la prohibición de OMG

El Parlamento regional de Alta Austria anunció el 4 de noviembre que apelará contra la decisión de la Comisión Europea de no permitir que la región se declare zona libre de organismos modificados genéticamente (OMG). La Comisión rechazó la petición realizada por Alta Austria...

El Parlamento regional de Alta Austria anunció el 4 de noviembre que apelará contra la decisión de la Comisión Europea de no permitir que la región se declare zona libre de organismos modificados genéticamente (OMG). La Comisión rechazó la petición realizada por Alta Austria el 2 de septiembre tras consultar a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria. Las razones que dio respecto a la decisión adoptada fueron, en primer lugar, que no se había presentado ninguna prueba científica nueva que respaldara una prohibición, y en segundo lugar, que Alta Austria no había probado la existencia de un problema específico de la región que justificara un planteamiento de esta índole. Sin embargo, el parlamento regional rechaza estas dos conclusiones. En su apelación al Tribunal de Primera Instancia señala los resultados de ensayos de campo, publicados recientemente, que sugieren que ciertas variedades de cultivos modificados genéticamente podrían suponer una amenaza para la biodiversidad natural. Además, el Parlamento afirma que la naturaleza de la producción agrícola a pequeña escala en Alta Austria, unida al porcentaje excepcionalmente alto de agricultores orgánicos, constituye un problema específico de la región. Aparte de los desacuerdos legales, hay otra razón por la que Alta Austria desea prolongar su disputa con la Comisión, explica el Ministro de Agricultura de la región, Josef Stockinger: "La queja es en cierto modo una práctica de tipo "David contra Goliat", y está elaborada en parte para aumentar el nivel de atención en torno a este debate." La atención puesta en el tema seguía aumentando aún cuando las regiones europeas declararon ellas mismas, también el 4 de noviembre, "la red de regiones libres de OMG". Coordinado por Alta Austria y la Toscana, un documento que impone el derecho de las regiones a prohibir los OMG dentro de sus territorios, fue firmado por los ministros de agricultura de otras ocho regiones: Aquitania, País Vasco, Limousin, Marche, Salzburgo, Schleswig-Holstein, Thrace-Rodopi y Gales. Tito Barbini, Ministro de Agricultura de la región de Toscana, Italia, explicó porqué era necesaria una red de regiones: "Es importante para todos nosotros que trabajemos juntos, en colaboración con los movimientos locales, con el fin de fortalecer nuestra posición en este debate. Esperamos las contribuciones de otras regiones y por último deseamos atraer a más regiones [hacia la red]. El Sr. Barbini expresó también su preocupación porque los responsables políticos no han tratado adecuadamente el tema de las regiones libres de OMG en Europa. "Estamos pidiendo que este problema sea analizado al más alto nivel político y no solamente por "comités directivos". No obstante, la Comisión rechazó cualquier posibilidad de imponer prohibiciones a los OMG a nivel regional. Un portavoz del Comisario de Agricultura, Desarrollo Rural y Pesca, Franz Fischler, explicó que sin pruebas que demuestren que todos los OMG son perjudiciales para los humanos o el medio ambiente, una prohibición general violaría uno de los principios fundamentales de la Unión Europea. "La UE tiene que ofrecer a los agricultores libertad de elección. Si todos los agricultores de una región deciden que no quieren OMG, no hay problema, pero no podemos prohibírselo a aquellos que quieren cultivarlos cuando se considera que son completamente seguros", dijo el portavoz. "No debemos sucumbir al populismo en este caso. Se pueden tomar medidas más proporcionadas para proteger los intereses de los agricultores orgánicos, como por ejemplo zonas de seguridad o quizás prohibiciones limitadas respecto a determinados tipos de OMG". Un portavoz del Comisario de Investigación, Philippe Busquin, añadió: "No debemos reprimir la investigación biotecnológica en Europa. Los OMG en sí no son perjudiciales: desde el punto de vista científico no suponen un riesgo para la salud humana y estamos consiguiendo que se investigue más para evaluar sus efectos en la biodiversidad".