Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La UE financia un nuevo proyecto sobre enfermedades cardiovasculares, cerebrales y neoplásticas

Un nuevo Proyecto Integrado (PI), financiado en el Sexto Programa Marco (VI PM) de la UE, estudiará las importantes moléculas de señalización que son fundamentales en enfermedades tan comunes como el trastorno cardiovascular, la aterosclerosis, la demencia y el cáncer. El co...

Un nuevo Proyecto Integrado (PI), financiado en el Sexto Programa Marco (VI PM) de la UE, estudiará las importantes moléculas de señalización que son fundamentales en enfermedades tan comunes como el trastorno cardiovascular, la aterosclerosis, la demencia y el cáncer. El consorcio EICOSANOX (Eicosanoides y óxido nítrico (NO): mediadores de enfermedades cardiovasculares, cerebrales y neoplásticas) recibirá 10,7 millones de euros en cinco años para ampliar los conocimientos sobre estas moléculas y desarrollar nuevas terapias y tratamientos médicos. 'La investigación analiza los sistemas enzimáticos que rigen la formación de determinadas sustancias de señalización en el cuerpo, concretamente derivados del ácido araquidónico,' explica el instituto coordinador, el Karolinska Institutet de Suecia. 'Estas sustancias controlan el curso de los acontecimientos durante la inflamación y la fiebre, así como la coagulación de la sangre y el crecimiento celular. Por tanto, son muy importantes en los principales campos de la enfermedad. Si los científicos aprendieran a controlar estas sustancias de señalización, podrían encontrar las terapias adecuadas. Las ventas globales anuales en estos campos terapéuticos ascienden a más de 100 millones de euros,' añade el instituto. Las enfermedades cardiovasculares, cerebrales y neoplásticas son responsables de la inmensa mayoría de las muertes en Europa, y representan un problema sanitario enorme. Los objetivos del proyecto son, por tanto, desarrollar nuevas estrategias para las intervenciones terapéuticas y el diseño de fármacos; crear una infraestructura duradera para la competencia científica y técnica; educar, formar y garantizar la movilidad de los investigadores; desarrollar mecanismos efectivos para la transferencia de tecnología; y apoyar a la industria europea de la biotecnología en el desarrollo de nuevos fármacos en los campos con mayores necesidades médicas. El proyecto reúne a 14 grupos de investigación de seis países europeos y Canadá, y dos empresas de biotecnología. Cada equipo está especializado en uno de los tres sistemas enzimáticos diferentes y sus productos: COX, LOX y NOS. Los socios tratarán de identificar nuevos genes implicados en la regulación de estas tres enzimas que se pueden utilizar para desarrollar nuevos fármacos. Jesper Z. Haeggström, del Karolinska Institutet, explica que las enzimas de la familia COX regulan la formación de prostaglandinas a partir de ácido araquidónico (un ácido graso). 'Detenemos este sistema cada vez que nos tomamos una vulgar aspirina, y aquí es donde producen su efecto los polémicos inhibidores de COX-2, VIOXX y Celebrex' señala el Profesor Haeggström. La segunda clase de enzima, LOX, resulta fundamental para la formación de leucotrieno, que se derivan también del ácido araquidónico y causan asma y fiebre de heno. La tercera especialización es la NOS, la enzima activa en la síntesis del óxido nítrico. El sistema se ve afectado, por ejemplo, durante la terapia con nitroglicerina para las anginas y durante el tratamiento de la impotencia con la famosa Viagra. Los principales elementos del proyecto son los siguientes: estudios moleculares de los receptores y las enzimas más importantes para determinar las propiedades bioquímicas, los mecanismos catalíticos y las relaciones estructura-función; genómica funcional del Eicosanoide y las cascadas de NO para caracterizar los perfiles de expresión génica en condiciones normales y en la enfermedad y la identificación de posibles nuevos objetivos para los fármacos; caracterización de nuevos genes, con ayuda de la proteómica, la genómica estructural y los organismos modelo; y finalmente, el trabajo biológico celular sobre regulación génica, silenciado génico, sistemas de señalización e interferencia entre métodos. Esta información se usará en los estudios de los mecanismos de la enfermedad de los modelos animales y en las investigaciones clínicas, explica la Universidad de Frankfurt, uno de los socios del proyecto. 'La investigación básica actuará en sinergia con los estudios aplicados y clínicos para identificar nuevos blancos para la intervención farmacológica y el diseño de fármacos para el tratamiento de los pacientes con enfermedades cardiovasculares, cerebrales y neoplásticas,' concluye la Universidad de Frankfurt.

Países

Alemania, Suecia