Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Las industrias farmacéutica y de biotecnología son más prometedoras en los nuevos Estados Miembros, según un informe

La industria farmacéutica y la de biotecnología crecen rápidamente en los 'nuevos' países comunitarios, y presentan un gran potencial, según la opinión de un nuevo informe. El informe de Frost & Sullivan demuestra que, aunque el mercado farmacéutico en la UE de los 15 ha cre...

La industria farmacéutica y la de biotecnología crecen rápidamente en los 'nuevos' países comunitarios, y presentan un gran potencial, según la opinión de un nuevo informe. El informe de Frost & Sullivan demuestra que, aunque el mercado farmacéutico en la UE de los 15 ha crecido un ocho por ciento anual, en la Unión ampliada el crecimiento ha sido del 16,5 por ciento en los últimos cinco años. El informe reconoce que estos datos 'brindan unas excelentes oportunidades de crecimiento a las compañías farmacéuticas y de biotecnología', pero advierte que las importaciones paralelas continúan siendo un problema. La industria sanitaria de la UE es la segunda más grande, por detrás de EE.UU. Con una facturación estimada de 5.300 millones de euros, el mercado farmacéutico de Chipre, República Checa, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta, Polonia, Eslovaquia y Eslovenia representa aproximadamente el ocho por ciento del mercado de la UE de los 15. Tanto Polonia como Hungría, que representan el 45 y 23 por ciento respectivamente del valor total del mercado farmacéutico de los países candidatos, han experimentado un crecimiento del 20 por ciento desde 1998, según el informe. Se prevé que los nuevos países de la UE realicen grandes inversiones a largo plazo para lograr cambios importantes en sus sistemas sanitarios y cumplir las normas comunitarias, por lo que se prevé que las expectativas de crecimiento en la región sean importantes. 'Impulsada por las ventajas de un coste bajo y una sencilla contratación de pacientes, la 'nueva' UE ofrece también un campo amplio para realizar ensayos clínicos. En la actualidad, las grandes multinacionales farmacéuticas y de biotecnología de Europa occidental y de EE.UU. ya están realizando ensayos clínicos sobre enfermedades raras y enfermedades relevantes para los grandes mercados mundiales,' señala el informe de Frost & Sullivan. 'La coordinación y la conclusión rápida de los ensayos clínicos en la nueva UE se ha visto favorecida por las grandes y relativamente mal medicadas poblaciones de enfermos, a las que se puede acceder fácilmente, así como unos sistemas sanitarios más estructurados. Otra de las ventajas es la disponibilidad de investigadores altamente cualificados con escalas salariales más bajas que sus homólogos occidentales,' afirma el informe. Además, el documento señala que el precio por hora en los países de Europa Oriental es una cuarta parte del de los países occidentales, por lo que las compañías farmacéuticas han podido evitar el gasto más importante: el coste de un retraso en la introducción del fármaco en el mercado. Esto resulta especialmente importante porque los retrasos suponen en muchas ocasiones una pérdida diaria de 750.000 euros. Cuando se le pidió que identificara los posibles segmentos de crecimiento en los nuevos mercados de la UE, uno de los autores del informe, el Dr. Raju Adhikari, afirmó que 'si nos fijamos en el grupo cambiante de enfermedades de occidente, observamos que ha descendido la cuota de mercado de los fármacos contra las infecciones, mientras que se han hecho con el poder las categorías de fármacos para enfermedades del metabolismo, del sistema nervioso central (SNC) y las cardiovasculares. También existen enormes oportunidades en el segmento del asma y la oncología, y las empresas con productos en estos campos tienen más probabilidades de tener éxito en los 'nuevos' mercados de la UE.' Sin embargo, el informe señala que aunque los nuevos países comunitarios ofrezcan excelentes posibilidades a las compañías farmacéuticas y de biotecnología, se prevé que el comercio paralelo continúe siendo el problema principal. En la actualidad, se calcula que el comercio paralelo asciende a 2.800 millones de euros y que se prolongará un mínimo de otros cinco años. Se prevé que esta práctica descienda cuando las diferencias en el precio se reduzcan lo suficiente dentro de la UE de los 25.

Países

Chipre, Chequia, Estonia, Hungría, Lituania, Letonia, Malta, Polonia, Eslovenia, Eslovaquia