Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un informe sugiere que los fetos no sienten dolor

Un estudio de la British Medical Journal apunta a que los fetos no pueden sentir dolor y que la capacidad para sentirlo sólo se desarrolla una vez nacido el bebe. La investigación, dirigida por el Dr. Stuart Derbyshire de la Universidad de Birmingham en Reino Unido, abre de ...

Un estudio de la British Medical Journal apunta a que los fetos no pueden sentir dolor y que la capacidad para sentirlo sólo se desarrolla una vez nacido el bebe. La investigación, dirigida por el Dr. Stuart Derbyshire de la Universidad de Birmingham en Reino Unido, abre de nuevo en parte el debate sobre el aborto con la cuestión de si el feto puede sentir dolor o no. A las mujeres que abortan generalmente se les dice que el feto no siente dolor, pero esta afirmación ha sido puesta en entredicho por los defensores del derecho a la vida del no nacido. Aunque el aborto es legal en casi todos los Estados de la UE, no lo es en Irlanda y Malta y en Portugal, Alemania y Eslovaquia tienen políticas restrictivas en este sentido. Los grupos provida contrarios al aborto afirman que el feto no nacido puede sentir dolor y que el aborto en cualquier caso debería estar prohibido por razones morales. En EEUU, los grupos antiabortistas tienen considerablemente una mayor influencia y el aborto está prohibido en numerosos Estados. La mayoría de los Estados miembros de la UE que permiten el aborto lo hacen basándose en el cumplimiento de una serie de requisitos legales que establecen un tiempo máximo de gestación para poder practicar un aborto. Esta nueva investigación apunta a que puede que no sientan dolor los fetos de más de 20 semanas, la fecha límite para practicar un aborto. El Dr. Derbyshire afirma que las redes a través de las cuales se procesa el dolor, como las rutas neuronales y las respuestas hormonales, aparecen a las 26 semanas de gestación, aunque el factor determinante lo constituye el nacimiento en sí. "El dolor es algo que surge de nuestras experiencias, se desarrolla por la estimulación y la interacción humana y comprende conceptos como la ubicación, los sentimientos desagradables y tener la sensación de dolor", explicó a la edición electrónica de BBC. La investigación determina que el feto está realmente dormido en el útero a consecuencia de los estímulos químicos de la placenta. Al nacer el niño es entonces cuando se abre el mundo de los estímulos y las rutas del dolor a su vez. "Es posible sentir dolor como resultado de un desarrollo psicológico que comienza en el nacimiento, cuando el recién nacido se separa de la atmósfera protegida del útero y despierta iniciando una actividad de alerta", declaró. Aunque el Dr. Derbyshire ha estado vinculado a los grupos "pro-elección", quiere dejar claro que esta investigación no altera los argumentos morales a favor o en contra, o sobre la legalidad de los abortos. La investigación confirma que cuando se les dice a las madres que el bebe no siente dolor es cierto. "Evitar una polémica sobre el dolor que pueda sentir el feto en mujeres que solicitan abortar no es algo equivocado, sino una postura sensata basada en pruebas favorables que afirman que los fetos no pueden experimentar dolor", declaró. La investigación apunta también a que los fármacos contra el dolor, que algunas veces se suministran a los fetos a través de la placenta, pueden poner innecesariamente en riesgo al feto. En EEUU, se está debatiendo una legislación para que el aborto sea ilegal basándose en el dolor que causa al feto y obligar a que se les suministren analgésicos a los fetos de más de 22 semanas. Life, la organización británica en contra del aborto, ha emitido una declaración en la que afirma estar de acuerdo en que el dolor es un tema irrelevante para el debate en torno al aborto. Si embargo, "si el no nacido puede sentir dolor, como sugiere otra investigación, entonces el aborto se convierte en algo horrendo". "Lo que sabemos con certeza es que a las 20 semanas de gestación el feto puede responder a estímulos externos como la música y la conversación", afirma la declaración de Life.