Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un informe advierte de la pérdida de biodiversidad y del aumento de las especies en peligro de extinción

La Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza (UMCN) ha denunciado en la presentación de su "lista roja" actualizada que el número de especies en peligro de extinción ha ascendido a 16.119. Muchas de las especies incluidas en esta lista son animales perfectamente cono...

La Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza (UMCN) ha denunciado en la presentación de su "lista roja" actualizada que el número de especies en peligro de extinción ha ascendido a 16.119. Muchas de las especies incluidas en esta lista son animales perfectamente conocidos. Animales con los que están familiarizados todos los niños del mundo, como el hipopótamo, el oso polar, la gacela y la raya, figuran ahora en la lista. Y lo que es peor, se han declarado extinguidas 784 especies y otras 65 especies sólo pueden encontrarse ahora en cautividad. Uno de cada tres anfibios y una cuarta parte de los árboles de coníferas del mundo, además de una de cada ocho aves y uno de cada cuatro mamíferos están amenazados de extinción. Bien sea directamente, a través de una interferencia en su hábitat natural, o indirectamente, debido al cambio climático, existe una causa común en el aumento de esta amenaza: el hombre. "La lista roja de la IUCN 2006 muestra una clara tendencia: la pérdida de biodiversidad aumenta, no disminuye", afirmó el director general de IUCN, Achim Steiner. "Las implicaciones tienen un gran impacto. Modificar esta tendencia es posible, como lo muestran muchas de las historias concluidas con éxito para la conservación de especies. Para lograr el éxito a escala mundial necesitamos formar alianzas entre todos los sectores de la sociedad. La biodiversidad no puede salvarse sólo gracias a los ecologistas, debe convertirse en una responsabilidad de todos y todos deben tener el poder y los medios para actuar", indicó. Para analizar la cuestión en su contexto, las estimaciones establecen la tasa actual de extinción entre 100 y 1000 veces la tasa "natural" o tasa de extinción sin interferencias del hombre. Aunque la mayor incidencia de casos de extinción se puede encontrar en los trópicos, donde la intervención del hombre puede ser feroz, indiscriminada y duradera, como la deforestación de la Amazonia para construir carreteras o pastizales, Europa, no constituye en modo alguno una excepción. La región mediterránea es un foco crítico de biodiversidad del planeta, con alrededor de 25.000 especies de plantas, de las que el 60 por ciento no se encuentran en ningún otro lugar del mundo. Un ejemplo es la Borraginacea Anchusa crispa que existe en sólo 20 lugares y de la que quedan menos de 2.200 plantas maduras. Sin embargo, algunos esfuerzos en favor de la conservación en Europa han dado resultados alentadores. Entre los ejemplos más notables se encuentran el milano real, reintroducido en el País de Gales tras su casi extinción en las fronteras con País de Gales y el pigargo, que ha pasado de la categoría "casi amenazado" a "preocupación menor" en sólo una década. Las zonas identificadas como las de más riesgo incluyen hábitats frágiles como los de las regiones de clima muy caliente y las de clima muy frío. Los animales y las plantas adaptados a la vida en el desierto se han visto diezmadas de forma "silenciosa" ya que muchas de estas especies ya fueron siempre raras y existían en un frágil equilibrio que ahora se está deteriorando. Algunas especies de orix y de gacelas se encuentran actualmente muy próximas a la extinción. Más al norte, la desaparición de los casquetes de hielo han amenazado a uno de los animales más familiares: el oso polar (Urdus maritimus). Si como sugieren las previsiones, el hielo del mar en verano disminuye de 50 al 100 por cien en el próximo siglo, el número de osos polares disminuirá más del 30 por ciento durante los próximos 45 años. El oso polar pertenece ahora a la categoría de "vulnerable". En la República Democrática del Congo, paraíso en el pasado para los hipopótamos, el número de estos animales ha disminuido un 95 por ciento. "Los conflictos regionales y la inestabilidad política en algunos países africanos han hundido a muchos habitantes de la región en la miseria y el impacto en la vida salvaje ha sido igualmente devastadora", afirma el responsable científico de la UCN, Jeffrey McNeely. Los indígenas cazan ahora hipopótamos para obtener carne y extraer los dientes de marfil. El hipopótamo enano, de la misma familia que el hipopótamo común, víctima de la deforestación extensiva ilegal, ha sido clasificado como "especie en peligro". Como novedad, el mar entra ahora a formar parte de la lista roja. El estudio de algunas especies de tiburones y rayas ha revelado que se encuentran amenazadas por la sobreexplotación pesquera. Es el caso en Europa del pez ángel y la Noriega, especies que se encontraban comúnmente en los mercados pesqueros europeos, y que ahora se encuentran virtualmente extinguidas. En aguas más profundas, el número de quelvachos ha disminuido un 95 por ciento debido a la pesca. "Las especies marinas tienen ahora un riesgo de extinción tan elevado como el de las especies terrestres: la situación desesperada de muchos tiburones y rayas es sólo la punta del iceberg", ha denunciado Craig Hilton-Taylor de IUCN, que ha pedido que se tomen medidas para aumentar el número de tiburones y de rayas, como la creación de zonas de reproducción en las que esté prohibido pescar, y que se establezcan límites de pesca. Algunos peces de agua dulce también se encuentran en peligro en todo el mundo. En Europa, siete especies de peces de la familia de las carpas han desaparecido de la zona que abarca desde Croacia a Turquía. En África, la situación es peor donde el 28 por ciento de los peces de agua dulce se encuentran amenazados. Las libélulas parecen excelentes indicadores de la salud de los entornos tanto debajo como encima de la superficie del agua. Las poblaciones de libélulas han disminuido en todas estas zonas. La lista roja está dividida en seis categorías específicas: - extinto o extinto en estado silvestre: pueden existir especies en cautividad; - en peligro crítico, en peligro y vulnerable: estas especies están amenazadas de extinción a escala mundial; - casi amenazado: especies que están próximas a los umbrales de extinción y que pueden estar amenazados si no se toman medidas específicas de conservación. - preocupación mejor: especies con bajo riesgo de extinción; - datos insuficientes: no hay información adecuada para hacer una evaluación.

Artículos conexos