Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Según un informe, el número de científicas aumenta aunque no en el ámbito empresarial

La Comisión Europea ha publicado sus últimas cifras sobre el índice de participación de las mujeres en la ciencia, que vienen a confirmar un aumento, aunque la desigualdad de género sigue manteniéndose de forma notable. La situación de las científicas en 2004 queda refleja...

La Comisión Europea ha publicado sus últimas cifras sobre el índice de participación de las mujeres en la ciencia, que vienen a confirmar un aumento, aunque la desigualdad de género sigue manteniéndose de forma notable. La situación de las científicas en 2004 queda reflejada en el documento "She Figures 2006", que ofrece datos sobre las diferencias específicas de género en todos los sectores laborales, materias de formación y niveles, y examina el nivel de contribución de las mujeres en la fijación de la agenda científica. El informe, el segundo de una serie, aporta varios conjuntos de datos adicionales respecto a la edición anterior, con nuevas estadísticas sobre la desigualdad salarial por motivos de género en determinados sectores empresariales. En 2004, el porcentaje de mujeres que cursaban un doctorado en los Veinticinco era del 43 por ciento, cifra que supone una mejora sobre la situación de 1999, cuando la media se situó en el 38 por ciento. También es alentador saber que este aumento fue superior al de los hombres: el siete por ciento en comparación con el dos por ciento. Aunque en términos generales el aumento en el número de mujeres licenciadas parece prometedor, los datos sobre el porcentaje de mujeres que trabajan como científicas o ingenieras hacen saltar todas las alarmas. En 2004, las mujeres representaban el 44 por ciento del total de la mano de obra de la UE y, entre 1998 y 2004, el índice de participación se incrementó con mayor celeridad que el de los hombres. Contrasta sin embargo el hecho de que las mujeres representen sólo el 29 por ciento de los científicos e ingenieros contratados, con un índice de crecimiento de la participación entre 1998 y 2004 mucho más lento que el de los hombres: 0,3 por ciento de las mujeres en comparación con el dos por ciento de los hombres. En cuanto a la presencia de las mujeres en todos los sectores de la economía europea, el informe revela que en 2003 la proporción de investigadoras en el mundo de los negocios y la empresa se mantuvo en un triste 18 por ciento, lo que simboliza sólo un uno por ciento más desde 1999. Según el informe, estos datos son preocupantes, teniendo en cuenta que los negocios representan el mayor sector de investigación y desarrollo en la mayoría de países, y que de él deberán salir dos tercios de la financiación consignada a cumplir con el objetivo de la UE de destinar el tres por ciento del PIB a I+D para 2010. Alcanzar este objetivo requerirá también de unos 700.000 investigadores adicionales. El déficit también se detecta en el número de mujeres que ocupan puestos de responsabilidad, con sólo un 15 por ciento de mujeres incluidas en el máximo grado académico del total del 35 por ciento que hay adscritas a la enseñanza superior. En el ámbito de I+D, el informe revela que las mujeres son contratadas como investigadoras en una menor proporción; y, sin embargo, se produce la situación contraria en las categorías inferiores de "técnico" u "otros". Esta tendencia, afirma el documento, plantea la cuestión de si las mujeres optan por puestos para los que de hecho están más preparadas, quizá a modo de compensación, ya que les permiten hacer malabarismos para conciliar la vida laboral con la familiar. El informe concluye examinando la contribución de las mujeres en la fijación de la agenda científica y revela que en términos de acceso a la financiación, los hombres tienen por lo general mucho más éxito que las mujeres a la hora de conseguir apoyo económico. También se han encontrado otras discrepancias en relación con la participación en los consejos científicos: de los 17 países que aportaron datos sobre este tema, sólo dos informaron sobre una proporción de mujeres en los consejos superior al 40 por ciento; uno presentaba un rango de participación de entre el 30 y el 39 por ciento; cinco entre el 20 y el 29 por ciento, y los restantes todos por debajo del 20 por ciento. Una apreciación más positiva que se desprende del informe es que la desigualdad salarial por motivos de género ha disminuido un poco con el tiempo hasta el 15 por ciento, aunque señala que esta cifra total de la UE enmascara variaciones mayores en los Estados miembros. "She Figures 2006" y los resultados del informe 'Women in Science and Technology - the business perspective" constituyen documentos fundamentales en los debates de la conferencia organizada por la Presidencia austriaca y la Comisión títulada "Researching Women in Science and Technology", que se celebra los días 15 y 16 de mayo en la capital austriaca.

Artículos conexos