European Commission logo
español español
CORDIS - Resultados de investigaciones de la UE
CORDIS

Article Category

Contenido archivado el 2023-03-02

Article available in the following languages:

La fuerza laboral de las mujeres es superior a la de los hombres en ciencia y tecnología pero el déficit persiste en ciencia e ingeniería

En la mayoría de los Estados miembros de la UE trabajan más mujeres que hombres en los sectores de ciencia y tecnología. Sin embargo, sólo una minoría de estas mujeres ocupa cargos de ciencia e ingeniería, según las nuevas estadísticas publicadas por Eurostat, la Oficina Estad...

En la mayoría de los Estados miembros de la UE trabajan más mujeres que hombres en los sectores de ciencia y tecnología. Sin embargo, sólo una minoría de estas mujeres ocupa cargos de ciencia e ingeniería, según las nuevas estadísticas publicadas por Eurostat, la Oficina Estadística de la UE. El informe "Medición de las diferencias de género entre los trabajadores del conocimiento europeos", proporciona una visión general de los recursos humanos europeos en ciencia y tecnología (C+T) en el grupo de edades comprendidas entre los 25 y los 64 años en 2004. El informe señala que de los 76 millones de personas que trabajan en este sector, casi 30 millones pertenecen al núcleo de trabajadores de C+T, empleados como profesionales o técnicos que han realizado estudios superiores. Por término medio, las mujeres representan más del 50 por ciento de la fuerza laboral en ciencia y tecnología, en comparación con sólo el 44 por ciento de la fuerza laboral total. Pero, en varios Estados miembros, la proporción de mujeres profesionales supera la media. Por ejemplo, en Estonia, Letonia y Lituania, la proporción de mujeres trabajadoras en el sector de la ciencia y la tecnología se situó en el 69,2 por ciento, el 65,7 por ciento y el 65,6 por ciento respectivamente. Bulgaria se sitúa en la cuarta posición. Sus mujeres representan el 64,9 por ciento del personal en estos sectores. Portugal, Eslovenia y tres regiones polacas también presentaron más de un 60 por ciento de mujeres que trabajaban en C+T, aunque la mayoría de las regiones de Polonia representan una proporción menor, con más del 50 por ciento de trabajadoras en C+T. En el otro extremo de la escala, Suiza y Luxemburgo obtuvieron una puntuación muy por debajo de la media de la UE, con menos del 40 por ciento de puestos en C+T ocupados por mujeres. Sin embargo, aunque una pequeña mayoría de profesionales de la ciencia y la tecnología son mujeres en Europa, las importantes disparidades de género se producen cuando se analiza el número de mujeres científicas e ingenieras. En la UE, sólo el 29 por ciento de los puestos de trabajo de ciencia e ingeniería fueron ocupados por mujeres en 2004. Únicamente en los tres Estados Bálticos más de la mitad de los científicos e ingenieros son mujeres. Lituania presentó la cifra más alta (55,5 por ciento), seguida de Letonia (51,4 por ciento) y Estonia (51,0 por ciento), ajustándose a los altos porcentajes de mujeres que trabajan en C+T en estos países. Alemania, Francia y el Reino Unido se situaron por debajo de la media de la UE, y las mujeres sólo ocuparon el 21,8; 21,6; y 20,1 por ciento respectivamente del total de puestos de trabajo en ciencia y tecnología. En Luxemburgo se obtuvo la proporción más baja en 2004, sus mujeres representaban sólo el 17,7 por ciento de los científicos e ingenieros del país. El informe proporciona también un desglose por género de los índices de desempleo en los sectores de C+T. El resultado es que las mujeres trabajadoras en sectores de C+T tienen más probabilidades de estar desempleadas que los hombres. En 2004, 1,4 millones de trabajadoras en el sector de C+T estaban desempleadas, en comparación con 1,2 millones de hombres. Sin embargo, el informe señala que la diferencia de los índices de desempleo entre hombres y mujeres es inferior en 2004 que en 2000. Las cifras recientes de Eurostat puede que no sorprendan a aquellos que siguieron el debate sobre las mujeres en la ciencia. A principios de este año, la Comisión Europea público el informe "She Figures 2006" correspondiente a Europa, que sugiere que aunque el número de mujeres licenciadas esté aumentando, su participación en la investigación es generalmente inferior en la UE, donde representan sólo el 18 por ciento en el sector privado y el 35 por ciento en el sector público. La Comisión Europea encontró preocupante el informe "She Figures", porque Europa necesita medio millón más de investigadores para cumplir los objetivos de la UE, recogidos en la Estrategia de Lisboa, de convertirse en la economía basada en el conocimiento más competitiva del mundo y las mujeres no están ocupando estos puestos con la suficiente rapidez.

Artículos conexos