Skip to main content

Article Category

Entrevista

Article available in the folowing languages:

Indagar en la investigación: El funcionamiento del Programa Marco. Parte I

Ahora que el VII Programa Marco (VIIPM) está en vías de comenzar a principios de 2007, Noticias CORDIS abordó a algunas personas que estaban trabajando dentro del Programa, y que son responsables de su desarrollo. En las siguientes entregas, examinaremos cómo han respondido lo...

Ahora que el VII Programa Marco (VIIPM) está en vías de comenzar a principios de 2007, Noticias CORDIS abordó a algunas personas que estaban trabajando dentro del Programa, y que son responsables de su desarrollo. En las siguientes entregas, examinaremos cómo han respondido los participantes a las convocatorias y cómo han desarrollado su investigación; cómo se evalúan los programas y la información obtenida pasa a formar parte de los futuros Programas Marco o de las tecnologías, productos o innovaciones que influyen sobre el mundo que nos rodea. Pero, para empezar comenzaremos analizando el desarrollo del programa en sí, esto es, cómo se generan en primer lugar las ideas de investigación. Para contestar a todo ello, Noticias CORDIS conversó con el Jefe de Unidad de Apoyo a la Aplicación de Programas de Investigación, que forma parte de la Dirección General de Investigación de la Comisión, Graham Stroud, quien afirma que "el punto de partida siempre han sido los anteriores Programas Marco y los resultados y evaluaciones sobre el rendimiento de éstos". [¿] "Los resultados pueden seguir desvelándose mucho después de que haya concluido el proyecto, quizá de tres a cinco años después, o incluso más, así que durante cierto tiempo no se puede conseguir una visión completa". Este proceso interno coincide con las valoraciones de las opiniones de la industria y los investigadores europeos aportadas en manifestaciones y conferencias. El primer contacto que tiene el nuevo Programa Marco con el mundo exterior es a través de una consulta pública exhaustiva. "Se publicó un documento de política general para que fuera sometido a consulta abierta entre julio y octubre de 2004 y, entre noviembre y diciembre de 2004, se inició una segunda consulta sobre el contenido temático del VIIPM", explica el Sr. Stroud. En ese momento, las empresas, las instituciones o los individuos pueden determinar que existen brechas de investigación que tienen que ser eliminadas. Si se considera que Europa está retrasada en un área concreta, entonces es el momento de decirlo. Por supuesto, los investigadores pueden creer que las insuficiencias en investigación coinciden con su propias áreas de conocimiento, lo que no supone necesariamente un problema". Según el Sr. Stroud, "es probable que se tenga más influencia si se puede reunir a un grupo mayor de personas que puedan presentar un único punto de vista. Es necesario contar con una visión de la UE, que tendrá la máxima influencia. Algunas instituciones de investigación abarcan áreas muy amplias de investigación, como el Instituto Max Planck o el CNRS, y normalmente prefieren presentar la opinión de su organización sobre la totalidad del Programa Marco, en vez de sobre uno o dos campos más específicos. Por supuesto, éstas y otras organizaciones similares son grandes entidades influyentes en la ciencia europea, así que sus opiniones se examinarán cuidadosamente". Una vez concluido el proceso, la Comisión condensa la información que recibe de la consulta pública en las propuestas del Programa Marco, que son evaluadas a través de un proceso interno, pasando por una "consulta interna entre servicios" dentro de la Comisión. El Sr. Stroud explica que "todas las Direcciones Generales tienen que aportar su opinión". [¿] "No es un proceso lineal o consecutivo; se hace todo a la vez. Las ideas surgen de manera espontánea, pero siempre hay consultas formales y el debate con las comisiones de programas es importante". Las comisiones de programas están integradas por expertos procedentes de los Estados miembros, y representantes de los países asociados. Desempeñan una función formal, votan y tienen que dar su consentimiento sobre la gestión de programas de la Comisión. El Sr. Stroud afirma que "la relación entre comisiones y la Comisión es calificada a menudo de comitología". "La comisión de programas comprueba cómo gestiona la Comisión el programa y aporta ideas y sugerencias. El sistema de comprobaciones y evaluaciones es importante para la Comisión, pero hay que lograr una compensación entre un exceso de regulación y la falta de ésta. Intentamos evitar que los comités de programas quieran gestionar demasiado minuciosamente". Después tienen que evaluarse las propuestas de la Comisión, que pasan por los propios grupos expertos de asesoramiento de la Comisión, quienes ofrecen una opinión imparcial. En esta fase, la Comisión realiza asimismo una evaluación de impacto. "Aquí es donde utilizamos modelos econométricos para ver cuál será el efecto de lo que proponemos sobre la economía. En el VIIPM, la extensa evaluación de impacto constituyó un trabajo fundamental. Existe una Unidad completa dedicada a llevar a cabo las evaluaciones de impacto, que analiza los diferentes escenarios y sondea los efectos". Todas estas formas de asesoramiento constituyen la base del texto del Programa Marco, conocido como el Marco Político. El Marco Político para el VIIPM se presentó en abril de 2005. Después tuvo que pasar por un procedimiento político para su aprobación, que se inicia en el seno del Parlamento Europeo. "Esto puede durar hasta 18 meses, y ahora [junio de 2006] llevamos 15 meses de proceso". A la pregunta de si las ideas de la Comisión sobre el VIIPM son mejores que las del Parlamento Europeo, el Sr. Stroud contestó que "puede que no lo sean", [¿] "por lo que la Comisión tiene que justificar las propuestas que ha realizado. Pero se tienen que respetar las opiniones del Parlamento a la vez que se intenta defender lo que se cree acertado. Es un autentico dialogo en el que cada institución presenta su punto de vista y lo defiende en los debates y las reuniones de la comisión". El Parlamento presenta las enmiendas al texto, sus propias ideas y cómo debería ser el Programa Marco concluido. Se pueden sumar rápidamente el número de enmiendas. Para el VIIPM había 1.700. "Podemos asumir un gran número de enmiendas debido a que generalmente son el mismo tipo de ideas que se proponen en diferentes enmiendas. La Comisión encuentra mayor dificultad cuando en las enmiendas se pide que se incluyan otras áreas, con lo que se podría correr el riesgo de extender el presupuesto diluyéndose demasiado, o cuando quedan fuera del ámbito de lo que permite el Tratado para el VIIPM", declara. A la vez, se celebran debates paralelos con representantes del Consejo, quienes proponen también enmiendas al texto del Programa Marco. Ambos conjuntos de enmiendas pasan por una primera lectura formal en el Parlamento Europeo. Aquí, el Consejo adopta su "posición común". Si hay un acuerdo total, entonces se adopta el Programa Marco. Sin embargo, normalmente se produce una segunda ronda de debates y enmiendas antes de lograr el acuerdo. El Consejo puede decidir ignorar las opiniones del Parlamento. Esto puede constituir un problema, y la propuesta puede que requiera de un proceso de conciliación. "El Consejo y el Parlamento tienen que ser muy conscientes de las opiniones del otro órgano", añade el Sr. Stroud, "al final todas estas enmiendas sirven para mejorar el texto del Programa Marco. Deberían tenerse en cuenta a los representantes electos". Una vez que el Consejo y el Parlamento están de acuerdo, entonces se ha acordado el Programa Marco. Los Programas Específicos, que son los programas pormenorizados de investigación, se debaten y adoptan en paralelo. "Para los Programas Específicos, existe una consulta parlamentaria única y después la aprobación por parte del Consejo", afirma el Jefe de Unidad. Los Programas Específicos otorgan a la Comisión la capacidad para gastar dinero. El Consejo y el Parlamento tienen también que adoptar las normas de participación, en las que se fijan las reglas básicas para el funcionamiento de los programas de investigación, a saber, quién puede participar y en qué condiciones. Ahora es el momento de establecer los programas de trabajo específicos. Los programas de trabajo son "las expresiones más pormenorizadas que tenemos del tipo de proyecto que estamos buscando", explica el Sr. Stroud. "Siempre se elaboran mediante la consulta con grupos de asesoramiento externos, con otras Direcciones Generales y las comisiones de programa, quienes tienen que dar siempre su aprobación". Los programas de trabajo no se pueden adoptar a no ser que la comisión de programas dé una opinión positiva, emitida por una mayoría cualificada. Como pasa con todos los textos legales, aunque los programas de trabajo se adopten después, se elaboran en paralelo al texto del Programa Marco. "Si la opinión de la comisión de programas es negativa, es un desastre, y la decisión vuelve de nuevo al Consejo para su aprobación, que lleva un mínimo de tres meses para resolverlo". [¿] "Afortunadamente sólo ha ocurrido una vez en la historia del Programa Marco". Una vez que exista el acuerdo, y los programas de trabajo hayan sido adoptados por la Comisión, comienza el Programa Marco, y se pueden publicar las convocatorias. En cuanto al VIIPM, las primeras convocatorias se publicarán con la mayor probabilidad a comienzos de 2007. En la siguiente entrega analizaremos cómo se programan las convocatorias, cómo se evalúan las propuestas y cómo la Comisión decide quién recibirá la financiación

Artículos conexos