Skip to main content

Article Category

Entrevista

Article available in the folowing languages:

Mantener los vínculos en materia de Ciencia y Tecnología con Europa

Además de debatir sobre política y mostrar el estado actual de algunas tecnologías en Europa, la manifestación IST2006, celebrada el Helsinki, los días 21 a 23 de noviembre, ofreció a los delegados también la oportunidad de desarrollar aún más las asociaciones internacionales....

Además de debatir sobre política y mostrar el estado actual de algunas tecnologías en Europa, la manifestación IST2006, celebrada el Helsinki, los días 21 a 23 de noviembre, ofreció a los delegados también la oportunidad de desarrollar aún más las asociaciones internacionales. Entre los numerosos stands, estuvieron presentes las delegaciones de Rusia, India, China, Singapur, Israel, los países del Báltico, los Balcanes Occidentales, Egipto y Nueva Zelanda, poniendo de manifiesto los vínculos existentes entre estas regiones y Europa, y las áreas dónde es posible una futura cooperación en Ciencia y Tecnología. Noticias CORDIS habló con los representantes de Sudáfrica y Canadá, y les preguntó sobre los vínculos de cooperación con Europa, y sus expectativas en torno a las nuevas asociaciones tras su participación en IST2006. Después de que Sudáfrica se convirtiera a comienzos de la década de 1990 en una democracia con todas las de la ley, el país ha estado trabajando para situarse de nuevo en el mundo, creando relaciones sólidas con Europa y otras partes. «Una de las prioridades estratégicas del gobierno fue la de integrar de nuevo a la comunidad investigadora de Sudáfrica en la comunidad internacional», informó a Noticias CORDIS el alto representante de Ciencia y Tecnología ante Europa, Daan du Toit. Con este propósito, el Gobierno de Sudáfrica firmó en 1996 un acuerdo bilateral en materia de Ciencia y Tecnología con la UE. Un componente importante de este acuerdo de cooperación fue permitir a los sudafricanos participar en el Programa Marco de investigación de la UE, dentro de la sección de cooperación internacional en ciencia y tecnología (INCO) del IV Programa Marco. Pasados diez años, la participación se ha incrementado gracias a la apertura a terceros países de todas las áreas temáticas del VIPM. Aunque todavía no hay estadísticas completas, el Sr. du Toit calcula que entre el IVPM y el VIPM, Sudáfrica ha participado cerca de 200 veces. Entre las áreas donde se ha intensificado la participación sudafricana figura la calidad y seguridad de los alimentos, el desarrollo sostenible y el medio ambiente y las ciencias de la vida. El área temática de las TIC, sin embargo, ha sido un ámbito más difícil de abordar, afirma el Sr. du Toit, independientemente del entusiasmo de los socios sudafricanos de participar en los proyectos y de la decisión del Gobierno de convertirla en una de las prioridades estratégicas clave. En total, los socios sudafricanos participaron en sólo cinco proyectos que estaban a cargo de la sección de tecnologías de sociedad de la información del VIPM. Sin embargo, «dado el hecho de que comenzamos desde un nivel muy básico, es un inicio modesto pero satisfactorio», declaró. «Tenemos pruebas empíricas que muestran que gracias a la participación en el Programa Marco, Sudáfrica ha aumentado su capacidad en Ciencia y Tecnología», reveló el Sr. du Toit. Sudáfrica gasta actualmente el 0,87% de su PIB en investigación y desarrollo, cifra que espera aumentar al 1% en 2008. Según el Sr. du Toit, la limitada participación de Sudáfrica se debe en parte a la estructura del VIPM, centrada en la excelencia y la competitividad. «Entendemos esta filosofía y la compartimos por entero», afirmó a Noticias CORDIS, señalando que Sudáfrica ha aportado sus propias pericias a proyectos relativos a áreas como las enfermedades transmisibles, como el VIH/SIDA y la malaria. Pero con las TIC, «aunque tenemos gente buena trabajando en este sector en Sudáfrica, no son ni mejores ni peores que por ejemplo, los belgas o los holandeses», afirma. «Así que, cuando un consorcio [del programa marco], digamos con sede en Alemania, tiene que elegir entre un socio del resto del mundo, o alguien de Austria con la misma calidad de trabajo, la decisión es fácil» según cree el Sr. du Toit. A partir de los comentarios recibidos durante la sesión empresarial celebrada en el seno de la manifestación IST y organizada por la delegación sudafricana, el Sr. du Toit percibe una falta obvia de concienciación de la comunidad investigadora europea sobre la capacidad de Sudáfrica para participar en el Programa Marco. Según afirma, Europa y Sudáfrica deberían compartir la responsabilidad de concienciar a sus respectivas comunidades de investigación sobre las oportunidades de asociación dentro del VIPM y VIIPM, y de fomentar una mayor participación. Con esta idea, el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Sudáfrica, con fondos procedentes del VIPM, creó el programa relativo a Ciencia y Tecnología entre Europa y Sudáfrica (ESASTAP). El objetivo de esta iniciativa es mejorar la creación de redes y asociaciones entre las dos regiones. Uno de los instrumentos es un fondo semilla para los investigadores sudafricanos que tienen pensado participar en el VIPM. Gracias al apoyo financiero, los investigadores pueden salir al extranjero y explorar posibles oportunidades de asociación. La iniciativa ofrece también un fondo de inversión común para aquellos sudafricanos que han logrado participar en los proyectos del VIPM considerados de importancia estratégica nacional. «Sabemos también que tenemos que vendernos mejor y este es motivo de que estemos hoy aquí», afirmó el Sr.du Toit, quien considera la manifestación IST como una oportunidad fenomenal para situar las pericias en TIC sudafricanas en el mapa mundial. Señaló que las fortalezas del país en materia de Fuente Abierta, y las actividades relativas a la inclusión electrónica en ámbitos como la salud y la educación, pueden ser útiles para Europa. A la pregunta de por qué la cooperación en Ciencia y Tecnología entre Europa y su país era tan importante, el Sr. du Toit destacó que sólo un 0,5% de I+D del mundo se lleva a cabo en Sudáfrica. «Por lo tanto tenemos que estar conectados con los lugares donde se produce el 99,5% restante». Europa necesita también estar conectado. «Con la ampliación, los objetivos de la UE se asemejan más a los de Sudáfrica, porque en muchos sentidos estamos lidiando con los mismos desafíos económicos y sociales», declaró el Sr. du Toit. Otro país, éste en el hemisferio Norte, que ve las ventajas de trabajar en estrecha cooperación con Europa es Canadá. «La colaboración es importante porque no se puede avanzar solo», afirmó a Noticias CORDIS, Debbie Kemp, del punto de contacto nacional (NCP) de IST de Canadá. «Al trabajar juntos, hay más probabilidad de que la investigación tenga éxito y se comercialice, y deriva en mayores oportunidades». Patricia Ockwell, consejera de Ciencia y Tecnología de la misión de Canadá ante la UE, está de acuerdo con esta afirmación. «La cooperación se trata de trabajar con los mejores de un determinado ámbito. ¿Por qué duplicar el trabajo que se está haciendo en cualquier otro lugar del mundo cuando se puede trabajar en común y llegar a una solución con más rapidez y obtener un mejor resultado?», cuestiona la Sra. Ockwell. Al igual que su homólogo sudafricano, cree que la cooperación permite a ambas regiones unir fuerzas para hacer frente a los desafíos que son comunes a ambos, como el problema del envejecimiento de la población y el desarrollo rural, y de esta forma compartir los riesgos y los beneficios. «Cuando analizo áreas temáticas del VIPM, veo que concuerdan en gran medida con las de Canadá», añadió. En 1995, Canadá firmó un acuerdo de cooperación en Ciencia y Tecnología con la UE, que permitió a los investigadores y organizaciones de investigación de ese país participar en los consorcios establecidos dentro del Programa Marco de investigación de la UE. Cuando analizamos las estadísticas recientes relativas a la participación de los investigadores canadienses, los frutos de este acuerdo se hacen patentes. Sólo dentro del VPM, hubo al menos 75 proyectos de colaboración en Ciencia y Tecnología entre Europa y Canadá, lo que supuso la participación activa de unos 80 investigadores canadienses, así como de cientos de investigadores de la UE. Entre estos 75 proyectos, 28 se realizaron en el ámbito de las tecnologías de sociedad de la información (IST). Un total de 38 organizaciones canadienses participaron en el programa IST del VPM, procediendo la mayoría de las organizaciones del sector público (75%). De los comentarios del foro IST2006, se desprende que Canadá se considera que tiene excelencia en las áreas de salud electrónica, accesibilidad electrónica y robótica. Las pericias de Canadá en fotónica también salieron a relucir como un área donde podrían avanzar las asociaciones con Europa. Un dato que no sorprende ya que Canadá cuenta con la única red nacional del mundo de alta velocidad totalmente óptica. La cooperación entre las dos regiones ha contado con el apoyo en estos años de iniciativas como la IST-EC. Un proyecto común entre Canadá y Europa se encuentra en su segunda fase, cuyo objetivo es conectar a las comunidades de investigación europea y canadiense en áreas clave de IST. Entre las actividades figuran los servicios de asociación y los encuentros empresariales. «La mejor forma de mantener la cooperación en marcha es mediante reuniones presenciales como las que se produjeron en el seno de la manifestación IST», explicó la Sra. Ockwell. «Tienen una gran relevancia porque podemos volver a casa y mantenernos en contacto, sabiendo que la relación está fijada y que se intensificará».

Países

Canadá, Sudáfrica