Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

¡A ver el dinero!

Para ganar los sueldos más altos, los investigadores no necesitan mirar más allá de Austria, Luxemburgo y Países Bajos. Según un nuevo estudio publicado por la Comisión Europea, estos son los países de Europa que ofrecen los sueldos más altos a sus investigadores. En cambio, l...

Para ganar los sueldos más altos, los investigadores no necesitan mirar más allá de Austria, Luxemburgo y Países Bajos. Según un nuevo estudio publicado por la Comisión Europea, estos son los países de Europa que ofrecen los sueldos más altos a sus investigadores. En cambio, las pagas resultan menos tentadoras en muchos de los países de Europa del Este, donde las retribuciones de los investigadores se encuentran muy por debajo de la media de la UE. En el «Estudio sobre la remuneración de los investigadores de la UE en los sectores comerciales público y privado» se comparan los salarios netos y brutos de los investigadores en diferentes etapas de su carrera y se distinguen cuatro categorías salariales: baja (hasta 20.000 euros anuales); media (entre 20.000 y 30.000 euros); alta (entre 30.000 y 40.000 euros) y muy alta (más de 40.000 euros anuales). Al tomar en cuenta el coste de la vida en cada país, el estudio descubrió que los investigadores que se encuentran en mejor situación son los que viven en Austria, cuyos salarios ascienden a 60.530 euros anuales, en Países Bajos, con 56.721 euros, y en Luxemburgo, con sueldos de 56.268 euros al año. Estas remuneraciones se encuentran por encima de la media europea de 40.126 euros anuales y se pueden comparar con las que los investigadores podrían esperar en EE. UU. (62.793 euros) y Japón (61.991 euros). Otros Estados miembros que ofrecen sueldos atractivos son Bélgica (55.998 euros), Alemania (53.358 euros), Reino Unido (52.776 euros) y Chipre (50.549 euros anuales). Sin embargo, la situación se antoja mucho menos próspera en otros Estados miembros, especialmente en los países de Europa del Este, donde los sueldos se encuentran muy por debajo de la media de la UE. En Bulgaria, por ejemplo, un investigador podría esperar un sueldo de 9.770 euros anuales, mientras que en Rumania el salario medio ronda los 13.489 euros al año. Al mismo tiempo, es asombrosa la diferencia del monto de las remuneraciones entre investigadores e investigadoras. El mayor contraste se percibe en Estonia, donde un investigador puede llegar a ganar 23.000 euros, mientras que una investigadora puede ganar menos de la mitad de esta suma, es decir, 12.179 euros. Las mujeres investigadoras también se encuentran en una posición de desventaja en Chequia y Portugal, países en los que ganan un 36% menos que los hombres. En este estudio se examinaron también los países que ofrecen la mejor progresión salarial global a lo largo de la carrera de un investigador. En Reino Unido, por ejemplo, un investigador puede esperar un aumento incremental de su salario de más del 235% durante toda su carrera. En Dinamarca, por el contrario, los investigadores percibirán un aumento incremental del 90%. El prestigio y la notoriedad son aspectos importantes en la carrera de un investigador. Pero, como en cualquier profesión, los investigadores se sienten atraídos por un buen salario. Por tanto, se espera que el estudio ayude a los investigadores a evaluar centros de investigación atractivos y que, al mismo tiempo, sirva para tomar conciencia de las desigualdades entre los Estados miembros.