Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Los nanotubos semicerrados de carbono podrían permitir el almacenamiento de hidrógeno

Los nanotubos semicerrados («nanohorns») de carbono podrían usarse para almacenar hidrógeno, según investigaciones recientes de un equipo internacional de científicos. El hidrógeno viene postulándose desde hace tiempo como alternativa ecológica a los combustibles fósiles. Si...

Los nanotubos semicerrados («nanohorns») de carbono podrían usarse para almacenar hidrógeno, según investigaciones recientes de un equipo internacional de científicos. El hidrógeno viene postulándose desde hace tiempo como alternativa ecológica a los combustibles fósiles. Sin embargo, está tardando su aplicación a gran escala por la dificultad de dar con un modo de almacenarlo que sea seguro y viable económicamente. Entre otras opciones, se está estudiando la posibilidad de almacenar el hidrógeno en materiales porosos. Las nanoestructuras de carbono, gracias a su baja masa y su alta capacidad de adsorción, ofrecen un gran potencial en este aspecto. No obstante, diversos experimentos realizados con nanotubos de carbono han puesto de manifiesto ciertos problemas. Para empezar, el almacenamiento de hidrógeno en nanotubos de carbono es posible únicamente a temperaturas extremadamente bajas (inferiores a -96 grados centígrados). Además, cuando la muestra se deja a temperatura ambiente, se evapora la mayor parte del hidrógeno. Los investigadores, procedentes de España, Estados Unidos, Francia y Reino Unido, explican en la revista Physical Review Letters cómo podrían usarse los «nanohorns» o nanotubos semicerrados de carbono para almacenar hidrógeno con más eficacia que en nanotubos simples. Los nanotubos semicerrados de carbono son estructuras con forma de trompa hechas con una capa única de átomos de carbono. Estos nanotubos semicerrados tienen una longitud aproximada de 2 a 3 nanómetros y se acoplan entre sí formando estructuras en flor de 80 a 100 nm. Gracias a la espectroscopía de neutrones de alta resolución, los científicos lograron estudiar la fuerza de las interacciones entre las moléculas de hidrógeno y los nanotubos semicerrados de carbono. Observaron que la interacción entre el hidrógeno y los nanotubos semicerrados de carbono es mucho más intensa que entre aquél y los nanotubos de carbono. «Los resultados nos indican que el hidrógeno interactúa con mucha más intensidad con tales nanoestructuras carbonosas que con los nanotubos de carbono, lo que indica que los nanotubos semicerrados y las nanoestructuras similares pueden ofrecer perspectivas mucho mejores como medios ligeros para el almacenamiento de hidrógeno», concluyen los investigadores.

Países

España, Francia, Estados Unidos