Skip to main content
European Commission logo print header

Article Category

Noticias
Contenido archivado el 2023-03-02

Article available in the following languages:

Los premios EUREKA apuestan por la microelectrónica y una tecnología más limpia para la producción petrolera

Una tecnología de apilamiento de chips en tres dimensiones y un sistema para mejorar la eficacia en la producción submarina de petróleo y gas han sido galardonados este año respectivamente con los premios Lynx y Lillehammer de EUREKA, con un valor de 10.000 euros cada uno. Los...

Una tecnología de apilamiento de chips en tres dimensiones y un sistema para mejorar la eficacia en la producción submarina de petróleo y gas han sido galardonados este año respectivamente con los premios Lynx y Lillehammer de EUREKA, con un valor de 10.000 euros cada uno. Los premios se presentaron durante una reciente ceremonia celebrada en Roma, Italia. El premio Lynx se creó en 2001 durante la presidencia española de EUREKA con el objetivo de galardonar a las pequeñas y medianas empresas de alta tecnología y rápido crecimiento que ofrecen buenas perspectivas para los inversores privados. La ganadora de este año ha sido la PYME francesa 3D Plus, que desarrolló una tecnología de apilamiento de chips en tres dimensiones de alta densidad destinada a mejorar la relación coste-eficacia de los llamados dispositivos de sistema integrado en paquete (SiP). Conforme se va reduciendo el tamaño de los teléfonos móviles y el de sus componentes internos, la industria electrónica busca la manera más óptima de integrar toda esta tecnología en miniatura. Una de las soluciones ha sido el desarrollo de los dispositivos SiP, que combinan una serie de circuitos integrados optimizados individualmente, como los chips de memoria y los microprocesadores, en un solo módulo. Estos elementos son luego apilados verticalmente en obleas, con cientos de chips, que se colocan en un único paquete de polímero. Este enfoque ha resultado no obstante problemático por varias razones. Las obleas deben proceder del mismo proveedor de chips, y todos y cada uno de los chips debe tener exactamente las mismas dimensiones. El proceso incluye también la perforación de agujeros directamente en los sustratos de silicona, algo que es caro y, además, la productividad se caracteriza a menudo por ser de bajo rendimiento, ya que es imposible garantizar al cien por cien la calidad de las obleas. Para solucionar estos problemas, 3D Plus ha ideado un método alternativo que implica la reconstrucción de obleas de diferentes tipos de chips y después su apilamiento y posterior sellado con un polímero. Entre sus ventajas está la capacidad de utilizar láminas estándar procedentes de cualquier fabricante que no necesitan modificarse, lo que supone un importante ahorro. Además, el alto rendimiento está garantizado, ya que todos los chips son probados electrónicamente y calificados antes de ser apilados, garantizando así la fiabilidad de la calidad de la oblea reconstruida. Tras el proyecto EUREKA, 3D Plus firmó un acuerdo con una empresa de semiconductores para desarrollar el proceso y ha recibido también peticiones para desarrollar dispositivos utilizando su tecnología, como un micro-simulador de implantes musculares y una tarjeta inteligente de alta capacidad. «Para nosotros haber ganado el premio Lynx de EUREKA es muy importante», afirma el presidente de 3D Plus, Christian Val. «Supone la constatación de nuestro éxito y nos ayudará en el proceso de comercialización así como en nuestras relaciones con las autoridades en Francia». Por otro lado, el premio Lillehammer de este año ha ido a parar al primer separador submarino completo del mundo, que ha sido desarrollado como resultado de SUBSEA SEPARATOR, una asociación entre Holanda y Noruega. Cuando se bombea el petróleo y el gas del mar, éstos contienen cierta cantidad de agua y arena que hay que eliminar, limpiar y desechar de nuevo al mar antes de pasar a procesar el petróleo y el gas. El sistema desarrollado por el proyecto EUREKA lleva a cabo parte del procesamiento que se realiza en el suelo marino e inyecta de nuevo el agua en las reservas de inyección, lo que evita que el agua fluya del pozo submarino a la plataforma de producción, dejando libre una mayor parte del sistema, como los conductos y el equipo de procesamiento, para los contenidos de gas y petróleo. Se cree que al penetrar menos agua en los conductos esta nueva tecnología supondrá también una reducción de los residuos petroleros que son vertidos al mar. Cada día, hasta 100.000 barriles de agua con pequeñas gotas residuales de petróleo se inyectarán de nuevo en su lugar en un pozo submarino separado, donde se puede proceder a su limpieza. «Mediante esta tecnología se puede realizar la explotación de un yacimiento petrolífero a mucha más profundad, pudiéndose, por ejemplo, recuperar entre un cinco y un diez por ciento más de las reservas originales, una ventaja enorme», explica Toine Hendriks, ingeniero jefe de procesos de CDS Engineering, el socio holandés del proyecto. «Confiamos también en que esta tecnología facilite nuevos avances en el ámbito petrolífero en áreas más profundas y remotas, una ventaja para el futuro ya que el petróleo más fácilmente accesible ha sido ya explotado. CDS, constituida actualmente como una filial de FMC Technologies, era una pequeña empresa y este proyecto era caro ya que tuvimos que construir literalmente en nuestro laboratorio de pruebas un separador a escala 1:1. Sin EUREKA la financiación del proyecto hubiera sido difícil».

Países

Francia, Países Bajos, Noruega