Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Investigadores del Max Planck dan con una nueva molécula orgánica en el espacio

Investigadores del Instituto Max Planck de Radioastronomía (MPIfR) han detectado por primera vez en el espacio una molécula similar a un aminoácido. Según informan en un artículo publicado en la revista Astronomy & Astrophysics, esta molécula, el aminoacetonitrilo, fue descubi...

Investigadores del Instituto Max Planck de Radioastronomía (MPIfR) han detectado por primera vez en el espacio una molécula similar a un aminoácido. Según informan en un artículo publicado en la revista Astronomy & Astrophysics, esta molécula, el aminoacetonitrilo, fue descubierta en una nube de gas gigantesca denominada «Gran Heimat Molecular» («Large Molecule Heimat») situada cerca del centro galáctico en la constelación de Sagitario. El aminoacetonitrilo pudo identificarse con la ayuda de un radiotelescopio de 30 metros situado en el sur de España. Este hallazgo fue confirmado posteriormente por dos series de radiotelescopios en Francia y Australia dotadas de una resolución espacial diez veces superior a la del primer telescopio. Los astrónomos que participaron en la investigación estaban investigando las líneas espectrales emitidas por moléculas complejas dentro de la «Gran Heimat Molecular» cuando realizaron el descubrimiento. Los átomos y las moléculas emiten luz en frecuencias muy específicas que aparecen como líneas características en el espectro de radiación. Analizando estas líneas espectrales, los astrónomos pueden determinar la composición química de las nubes cósmicas. Sin embargo, cuanto más compleja es una molécula, más intrincado es su patrón de radiación. Como consecuencia, las moléculas emiten múltiples líneas espectrales. Al mismo tiempo, estas líneas son muy débiles y, por tanto, resultan difíciles de reconocer en el «bosque» de líneas espectrales. «Aún así, al final logramos asociar 51 líneas muy leves a la molécula aminoacetonitrilo», explicó Arnaud Belloche, científico del MPIfR y autor principal del artículo de la investigación. Desde 1965 los astrónomos han logrado identificar más de 140 moléculas (la mayoría orgánicas o basadas en el carbono) en el espacio interestelar, pero andan buscando desde hace mucho tiempo, infructuosamente, el aminoácido más simple, la glicina. No obstante, los investigadores creen que el aminoacetonitrilo tiene probabilidades de ser un precursor directo de la glicina. «El hallazgo del aminoacetonitrilo ha ampliado enormemente nuestros conocimientos sobre los aspectos químicos de las regiones calientes y densas de formación de estrellas. Estoy convencido de que en el futuro podremos dar con muchas más moléculas orgánicas nuevas aún más complejas en el gas interestelar. Incluso ya tenemos varias candidatas», agregó Karl Menten, director del MPIfR y jefe del grupo de investigación «Millimetre and submillimetre». La búsqueda de aminoácidos interestelares es esencial para comprender el origen de la vida en la Tierra, puesto que los aminoácidos son la base fundamental de las proteínas, sin las que no habría sido posible la evolución de la vida. Hasta ahora se han encontrado aminoácidos en meteoritos caídos en la Tierra, pero no en el espacio interestelar.

Países

Alemania

Artículos conexos