Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Los adjudicatarios de las becas del CEI para principiantes explican sus planes

Durante la reunión celebrada el pasado 7 de octubre en París (Francia), los primeros adjudicatarios de las becas del CEI (Consejo Europeo de Investigación) para principiantes explicaron la forma en la que van a utilizar las becas y dieron su opinión sobre el funcionamiento del...

Durante la reunión celebrada el pasado 7 de octubre en París (Francia), los primeros adjudicatarios de las becas del CEI (Consejo Europeo de Investigación) para principiantes explicaron la forma en la que van a utilizar las becas y dieron su opinión sobre el funcionamiento del Consejo. Agradecieron a la organización el reconocimiento a la investigación interdisciplinaria y a los campos emergentes, la portabilidad de las becas y la cuantía de las mismas, que les permitirá centrarse en su trabajo sin necesidad de invertir tiempo en la búsqueda de financiación. El aspecto del proceso de solicitud que más mejoras necesita, de acuerdo con los beneficiarios, fue el relativo a la selección del comité. El reconocimiento que hace el CEI de nuevos campos de investigación se calificó de inestimable. El Dr. David Holcman del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) de Francia, líder en los novedosos campos de la biología computacional y la modelización en biología celular, afirmó que «el CEI ofrece oportunidades excelentes para jóvenes científicos como yo, porque evita que la política local interfiera en el proceso científico.» La Dra. Esperanza Alfonso, investigadora del Centro de Humanidades y Ciencias Sociales del CSIC en Madrid (España) también valoró muy positivamente el reconocimiento brindado a las áreas interdisciplinarias. «Se debe permitir a los estudiantes que desarrollen su trabajo en varios departamentos y disciplinas para proporcionarles una verdadera oportunidad de prosperar», declaró. «Esta dificultad para cruzar departamentos no se produce sólo en España o Europa.» La Dra. Alfonso estudia diversidad cultural medieval, en concreto el intercambio de información e iconografía entre textos sagrados (los cuales definían todos los aspectos de la vida) de judíos, musulmanes y cristianos que habitaban la Península Ibérica. La Dra. Alfonso señaló el descuidado estado de la investigación de las humanidades en todo el mundo. En esta primera tanda de becas para principiantes el CEI ha concedido veintisiete becas a investigadores de humanidades y treinta a especialistas en ciencias sociales. De acuerdo con el Dr. Alain Peyraube, miembro del Consejo Científico del CEI, esto representa una financiación muy superior a la que acostumbran a otorgar los organismos nacionales o comunitarios. Con anterioridad a la beca del CEI, la Dra. Alfonso había recibido un total de 5.000 euros en becas por parte del estado español. «La beca del CEI», afirmó, «me proporciona completa libertad e independencia». El Dr. Guillaume Dubus, astrofísico empleado en el Laboratorio de Astrofísica de Grenoble (Francia), estudia las observaciones realizadas de los rayos gamma de alta energía. Colabora con el HESS (Sistema Estereoscópico de Alta Energía) y el telescopio espacial Fermi. «Se están haciendo observaciones de rayos gamma en este mismo instante», declaró. «La competencia internacional por obtener resultados es mucha y estos estudios requieren conocimientos en muchos campos.» La beca del CEI no sólo permitirá al Dr. Dubus utilizar equipamiento de gran valor, sino centrarse en el análisis de los datos. Explicó que las becas normalmente financian la utilización del equipo, «pero a la hora de analizar la información recopilada, no suele haber financiación. Se necesitan fondos para encargar a postdoctorados o estudiantes de doctorado el análisis de los datos.» La beca del CEI le permitirá completar sus proyectos. De acuerdo con los beneficiarios, el proceso de solicitud del CEI podría mejorar, en concreto, la selección de los comités se considera imperfecta. Una posible razón para justificar esta imperfección es que la ciencia está cambiando: surgen muchos campos nuevos, como la biofísica, y el cruce entre disciplinas complica la elección de los revisores adecuados. El Dr. Ivo Gomperts Boneca del Instituto Pasteur de Francia comentó que «hay que encontrar a la gente adecuada con la especialización idónea para que revisen las propuestas. [...] Sería positivo que los científicos pudieran solicitar su inclusión en más de un comité al mismo tiempo. Esto que evitaría que [el CEI] perdiera a los mejores.» El Dr. Boneca estudia la Helicobacter pylori, una bacteria que provoca úlcera gastrointestinal y cáncer de estómago y que infecta a casi la mitad de la población mundial. «Mi proyecto es verdaderamente transversal. Trata de inmunología y yo soy un bacteriólogo con estudios de química. Hay múltiples disciplinas involucradas.» El entorno de investigación del Reino Unido fue objeto de debate, y quienes han trabajado allí pusieron en común sus experiencias. La Dra. Maja Pantic del Imperial College de Londres (Reino Unido), donde estudia el análisis informático de la comunicación no verbal humana, declaró: «Hay más igualdad, la jerarquía es menos opresiva. Dispones de más opciones para elegir con quién trabajar.» Thomas Mrsic-Flogel del University College de Londres, que estudia la forma en la que la experiencia conforma el funcionamiento y las conexiones cerebrales, añadió: «En Alemania hay muchas menos posibilidades de acceder a financiación o de obtener una plaza fija durante los primeros estadios de la carrera científica.» La portabilidad de las becas las hace flexibles, y los beneficiarios de las becas para principiantes se mostraron muy entusiasmados con la idea de poder llevarse esta financiación allí donde quieran establecerse. Uno de los beneficiarios comentó que «psicológicamente, es agradable saber que puedes marcharte si lo deseas. Puedes concentrarte en tu trabajo. La universidad es consciente de la situación y por lo tanto se adapta mejor a ti.» Otro investigador subrayó que la portabilidad de las becas para investigadores es beneficiosa para los científicos y provoca que las instituciones compitan por atraer a los beneficiarios de las becas del CEI.» Estos jóvenes investigadores aportaron unos consejos prácticos dirigidos a la siguiente tanda de solicitantes. El Dr. Mrsic-Flogel explicó que, a pesar de que en la documentación de solicitud se indica que el investigador «debe aventurarse e incluso ser arriesgado, no cabe duda de que ha de elegir una investigación factible. Debe entusiasmar o ser importante», aconsejó. El Dr. Dubus comentó que el CEI «ofrece valoración y reconocimiento internacional. Al confiar en los jóvenes científicos nos está dando una oportunidad. Sin la financiación del CEI habría tenido que limitar mis ambiciones y mi capacidad de influencia en este campo habría sido menor.» El Dr. Boneca añadió que: «El CEI es una estupenda idea de la que Europa carecía. Somos investigadores, nos gusta lo que hacemos y está claro que no lo hacemos por el dinero, pero éste no deja de ser un mercado como cualquier otro. Un mercado de científicos brillantes. El CEI lo pone de relieve.»

Países

Francia

Artículos conexos

Políticas y directrices

2 Mayo 2006