Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Científicos de la UE desarrollan tomates morados contra el cáncer

Científicos del Reino Unido, Italia, Alemania y Países Bajos han usado genes de antirrhinum o boca de dragón para cultivar tomates morados con un alto contenido en flavonoides de la antocianina. Los nuevos tomates podrían ofrecer una mayor protección contra diversas enfermedad...

Científicos del Reino Unido, Italia, Alemania y Países Bajos han usado genes de antirrhinum o boca de dragón para cultivar tomates morados con un alto contenido en flavonoides de la antocianina. Los nuevos tomates podrían ofrecer una mayor protección contra diversas enfermedades, incluidos el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. La investigación, financiada dentro del Quinto y el Sexto Programa Marco de Investigación de la UE (5PM y 6PM), fue publicada en Internet en el número de la revista Nature Biotecnology de 26 de octubre. Las antocianinas son un tipo de flavonoide. Estos potentes antioxidantes están presentes en altos niveles en plantas de color morado como la frambuesa, los arándanos, la cereza, la piel de la berenjena, el vino tino y los pétalos de violeta, y se ha observado que tienen propiedades antiinflamatorias y de reducción de las células cancerígenas. Los tomates ya son ricos en licopeno, un antioxidante. Los tomates cocinados en poco aceite liberan el licopeno de las células. El aumento de los niveles de flavonoides, que son solubles en agua, sería beneficioso no sólo por las propiedades de estos compuestos, sino también porque se considera que la combinación de antioxidantes solubles en agua y disueltos en grasa en los alimentos ofrece una mayor protección contra enfermedades. El estudio recientemente publicado, dirigido por la Profesora Cathie Martin del Centro John Innes del Reino Unido, observó que mediante la expresión de los genes que hacen que las flores de antirrhinum produzcan antocianinas, los niveles de estos flavonoides en los alimentos se triplicaban. Esto hacía aumentar la concentración hasta los niveles observados en las moras y los arándanos, y representa una mejora considerable con respecto a esfuerzos realizados con anterioridad para lograr tomates con alto contenido en antocianina. Asimismo, los nuevos tomates también cobraban un color morado más intenso. El siguiente paso fue probar si los nuevos tomates conferían algún beneficio biológico. Los investigadores estudiaron ratones susceptibles de sufrir cáncer y observaron que los que recibían una alimentación complementada con tomates ricos en antocianinas vivían más que los que se alimentaban con tomates convencionales. «Éste es uno de los primeros ejemplos de ingeniería metabólica que ofrece el potencial de promover la salud mediante la alimentación reduciendo el impacto de las enfermedades crónicas», comentó la profesora Martin. «Y, sin duda, es el primer ejemplo de un organismo modificado genéticamente con un rasgo que ofrece realmente un beneficio potencial para todos los consumidores. El siguiente paso será aplicar los datos preclínicos en estudios con humanos voluntarios para ver si pueden mejorar la salud mediante estrategias dietéticas de medicina preventiva.» Los flavonoides, que están presentes en muchas plantas y forman parte de la alimentación humana, han sido objeto de numerosas investigaciones por la forma en que modifican las reacciones corporales a los carcinógenos, virus y alérgenos; también se ha observado que protegen contra enfermedades cardiovasculares. Las antocianinas son una clase de flavonoide que están presentes en niveles elevados en las plantas moradas. Estudios recientes de las antocianinas en frambuesas negras han demostrado que poseen propiedades antiinflamatorias y antitumorales. El estudio de las antocianinas reviste, por tanto, un gran interés para los fabricantes de alimentos y para la industria farmacéutica. La investigación recibió el apoyo de la UE a través de los proyectos ProFood (5PM) y Flora (6PM), ambos centrados en los flavonoides y su contribución a la mejora de la salud a través de la alimentación. La antocianina recibió un interés particular, dado que las concentraciones de este flavonoide en las frutas y verduras más consumidas no son suficientemente elevadas para lograr beneficios óptimos. El proyecto ProFood se propuso crear tomateras con niveles elevados de flavonoides y aplicar este conocimiento a distintos cultivos. Investigaciones recientes han demostrado que es posible lograr beneficios consumiendo cantidades relativamente reducidas de flavonoides. La ventaja de tomar complementos dietéticos es cuestionable y podría plantear algunos riesgos.

Países

Alemania, Italia, Países Bajos

Artículos conexos