Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Lo mecanismos cerebrales responsables de las decisiones simples son menos complejos de lo que se pensaba

Según un nuevo estudio financiado con fondos comunitarios, las tareas que involucran decisiones sencillas no se procesan en la parte del cerebro dedicada a aspectos más elevados de la cognición, como por ejemplo la autoconciencia, contradiciendo la creencia mantenida hasta aho...

Según un nuevo estudio financiado con fondos comunitarios, las tareas que involucran decisiones sencillas no se procesan en la parte del cerebro dedicada a aspectos más elevados de la cognición, como por ejemplo la autoconciencia, contradiciendo la creencia mantenida hasta ahora. En realidad, se procesan en las regiones del cerebro que reciben estímulos relevantes y controlan la respuesta del cuerpo ante ellos. El estudio, publicado en Internet por la revista Nature Neuroscience, fue cofinanciado mediante el proyecto «Investigations in Brain Sciences Education Network» (Investigaciones en la red educativa de las ciencias cerebrales), financiado a su vez con fondos comunitarios del programa Marie Curie del Sexto Programa Marco (6PM). «Es importante comprender el mecanismo de decisión del cerebro en condiciones normales para entender mejor patologías como el Alzheimer, los traumatismos cerebrales o el ictus por las que se altera la toma de decisiones», afirmó el profesor Maurizio Corbetta de la facultad de medicina de la Universidad de Washington (Estados Unidos). «Queremos pensar que nuestras decisiones son actos conscientes, pero puede que esta sensación no sea más que una ilusión. Muchas decisiones pueden estar motivadas de forma más directa y automática en función de lo que sienta nuestro cerebro en ese momento.» Durante mucho tiempo, hubo investigadores que asumieron que los humanos poseían una especie de módulo de decisión en su cerebro localizado en el lóbulo frontal, la parte del cerebro responsable de los procesos cognitivos superiores. No obstante, investigaciones recientes realizadas en primates han revelado que las tareas sencillas se realizan mediante mecanismos relativamente simples integrados en las regiones cerebrales sensoras y motoras. En este nuevo trabajo, científicos de Italia y Estados Unidos se propusieron comprobar si se producía el mismo mecanismo en humanos. Sometieron a unos voluntarios a un ejercicio que consistía en diferenciar entre imágenes de caras y de edificios. Cuando se les mostraba una cara, los voluntarios debían mirar en una dirección concreta, mientras que si se les mostraba un edificio debían señalar con la mano en la misma dirección. «Esta decisión no es automática. Necesita tanto atención al estímulo como control de la respuesta», explicó el profesor Corbetta. Distintos grados de ruido oscurecían las imágenes durante el breve espacio de tiempo que éstas quedaban a la vista. Mientras que los voluntarios realizaban este ejercicio, se realizó un escáner de sus cerebros mediante resonancia magnética funcional (RMf). El escáner desveló que la actividad en la parte del cerebro responsable de planear acciones como los movimientos de los ojos o la mano aumentaba dependiendo del tipo de imagen mostrada (una cara o un edificio) y el tipo de respuesta que el cerebro planeaba (movimiento de la mano o de los ojos). Cuando la imagen contenía menos ruido, situación que facilitaba la decisión, la actividad en la zona del cerebro correspondiente aumentaba de forma acorde. «Esto sugiere que las regiones del lóbulo parietal procesaban todas las señales motoras, sensoriales y de decisión necesarias para decidir y ejecutar lo decidido», comentó la autora principal del artículo Annalise Tosoni, estudiante de postgrado de la Universidad de Chieti (Italia). «Por el contrario, ningún área del lóbulo frontal, que hasta ahora se pensaba que participada del mecanismo de decisión, aumentó de forma significativa su actividad en el momento de decidir.» «Incluso en el caso de decisiones visuales en cierto modo complejas y arbitrarias, parece ser que es meramente la cantidad de información sensorial la que hace que el cerebro se decante por una elección u otra», añadió el profesor Corbetta. De acuerdo con los investigadores, estos descubrimientos apoyan la idea de «cognición integrada», en la que las funciones cognitivas abstractas se basan en simples mecanismos de procesamiento sensomotrices. En otras palabras, «ver y decidir significa, de hecho, planear una respuesta motora», indican los científicos en su estudio. El equipo programa ahora investigar si las decisiones más complejas también se procesan mediante el mismo mecanismo sensomotriz y si las decisiones se ven afectadas por la recompensa que el sujeto espera recibir al llevar a cabo decisiones simples y complejas.

Países

Italia, Estados Unidos

Artículos conexos