Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un estudio revela la carrera armamentística del VIH contra el sistema inmunitario humano

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) evoluciona a gran velocidad para burlar todo el arsenal armamentístico del sistema inmunitario humano, según afirma un nuevo estudio realizado por un equipo internacional de científicos. Los hallazgos de este estudio ponen de relie...

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) evoluciona a gran velocidad para burlar todo el arsenal armamentístico del sistema inmunitario humano, según afirma un nuevo estudio realizado por un equipo internacional de científicos. Los hallazgos de este estudio ponen de relieve la dificultad de desarrollar una vacuna eficaz contra este virus de rápida evolución. Este trabajo, cofinanciado por una beca Marie Curie de la UE, se ha publicado en la edición electrónica de la revista Nature. Los antígenos leucocitarios humanos (HLA) son un grupo de proteínas muy especializadas cuya función es fundamental en el sistema inmunitario humano. Estas proteínas presentan fragmentos del VIH a los linfocitos T específicos para este virus, de manera que ayudan al sistema inmunitario a reconocer y destruir las células infectadas por el mismo. Cada individuo hereda de sus padres los genes que codifican las proteínas HLA, por lo que estas proteínas son ligeramente distintas en cada persona. Estas diferencias explican por qué algunos portadores del VIH pueden sobrevivir sin tratamiento durante muchos años, mientras que otros desarrollan el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) en cuestión de meses. El panorama se complica aún más por el hecho de que algunas variantes de HLA son más comunes en algunas partes del mundo que en otras. Lamentablemente, con gran frecuencia el VIH muta de tal forma que consigue escapar hasta de las proteínas HLA más eficaces. En el estudio referido, los científicos se propusieron investigar la manera en que el VIH se adapta a las respuestas inmunitarias del organismo humano. Para ello analizaron las secuencias genéticas de los genes HLA y del VIH en más de 2.800 pacientes de cinco continentes. Los científicos observaron que las mutaciones que permiten al VIH escapar de cierta respuesta inmunitaria asociada a un gen HLA específico eran más comunes en poblaciones donde también era común ese mismo gen HLA. Por ejemplo, hay un gen denominado HLA-B*51 que es extremadamente efectivo por lo que a controlar el VIH se refiere. Sin embargo, en los individuos dotados de este gen HLA, el virus consigue mutar rápidamente para evadirse de las proteínas producidas por dicho gen. En Japón el HLA-B*51 es bastante común, y los investigadores observaron que el VIH presentaba mutaciones que le permitían escapar a las respuestas inmunológicas humanas en el 66% de las personas que carecían del gen. En cambio, en el Reino Unido y en África, donde el gen HLA-B*51 es más raro, el porcentaje se reducía a entre un 15% y un 25%. «Cuando un gen HLA favorable es común en un porcentaje elevado de determinada población, observamos también casos muy numerosos de mutaciones que permiten al VIH resistir el efecto de este gen en particular», explicó el profesor Rodney Phillips de la Universidad de Oxford (Reino Unido). «Podría decirse que la capacidad de variación del virus es más rápida que la humana.» «Observamos efectos similares en todas las mutaciones que analizamos», añadió su colaborador, el profesor Philip Goulder. «Esto demuestra que el VIH es extremadamente hábil para adaptarse a las respuestas inmunitarias de las poblaciones humanas que son más eficaces para mantener el virus a raya.» Los descubrimientos de este estudio poseen implicaciones para el diseño de vacunas contra el VIH, dado que la finalidad común de dichas vacunas sería promover las respuestas inmunitarias naturales más eficaces. «Esto quiere decir que, una vez encontremos una vacuna eficaz, haría falta cambiarla periódicamente para seguir el ritmo de la evolución del virus, más o menos lo que hacemos actualmente con la vacuna contra la gripe», comentó el profesor Goulder. Por su parte, el profesor Christian Brander del Institut de Recerca de la Sida irsiCaixa destacó que: «Este nuevo estudio deja claro que el diseño de vacunas debe avanzar a la par que los estudios de genética humana, los cuales deben contribuir a detectar tanto las diferencias como las similitudes existentes en la población que se pretende vacunar.» Pese a todo, el profesor Goulder interpreta los resultados del estudio con optimismo. «Es fácil caer en el pesimismo y pensar que este estudio demuestra que el virus nos está ganando la mano», declaró. «Pero no tiene por qué ser así. También puede ocurrir que, a medida que el virus cambia, entran en juego distintas respuestas inmunitarias que, en realidad, son más efectivas.» En el mundo hay actualmente más de 33 millones de personas portadoras del VIH, y cada año se producen 2,5 millones de infecciones nuevas. Se calcula que este virus ya ha matado como mínimo a 25 millones de personas.

Artículos conexos