Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Investigación del vínculo entre la alimentación y la depresión

Se cree que las personas obesas tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas depresivos y depresión. MooDFOOD llevó a cabo el primer ensayo para evaluar directamente el efecto de una terapia conductual relacionada con la alimentación y de una terapia con un suplemento con múltiples nutrientes en la prevención de la depresión.

Alimentos y recursos naturales
Salud

Según un estudio reciente de Eurostat, la tasa de obesidad en los diecinueve Estados miembros de la Unión Europea (UE) para los que se disponía de datos oscila entre el 8,0 % y el 23,9 %, en el caso de las mujeres, y entre el 7,6 % y el 24,7 %, en el caso de los hombres (Eurostat 2011). Además, la Organización Mundial de la Salud ha calculado que cada año aproximadamente el 7 % de la población europea padece una depresión profunda, lo que la convierte en una de las enfermedades más prevalentes de la UE. Esto supone una pesada carga para los individuos, las familias y la sociedad en su conjunto. MooDFOOD analizó los vínculos entre los dos trastornos para preguntarse si la mejora del comportamiento relacionado con la alimentación y la ingesta de nutrientes podría ayudar a prevenir la depresión, concretamente en las personas propensas a tener sobrepeso. Sobre la base de un gran número de estudios y un análisis detallado, los investigadores llegaron a tres conclusiones, a saber: primera, una dieta saludable —rica en frutas, verduras, cereales integrales, pescado, legumbres y aceite de oliva y baja en carnes rojas y productos lácteos enteros— puede reducir el riesgo de desarrollar depresión; segunda, en las personas obesas, la pérdida de peso puede ir acompañada de una reducción de los síntomas depresivos; y tercera, los indicios actuales no respaldan el uso de suplementos nutricionales para prevenir la depresión. Estudio de los vínculos entre el estado de ánimo y la alimentación Tras una revisión de la bibliografía científica, los investigadores de MooDFOOD desarrollaron un modelo teórico para destacar qué relaciones entre la alimentación y la depresión merecían una investigación más exhaustiva. El modelo incorporó además la influencia del estilo de vida, el entorno y la psicología. «Comenzamos con estudios observacionales que relacionaban la ingesta nutricional y el comportamiento alimentario con los síntomas depresivos y viceversa. También hicimos un inventario con los estudios que habían examinado el efecto de nutrientes específicos sobre la depresión o los síntomas depresivos», comenta la profesora Ingeborg Brouwer. A partir de este trabajo, el equipo desarrolló estrategias nutricionales diseñadas para prevenir la depresión para un ensayo clínico aleatorizado que incluyó a 1 025 adultos con sobrepeso (índice de masa corporal 25-40 kg/m cuadrado) con una edad comprendida entre los 18 y los 75 años con síntomas depresivos elevados (puntuación ≥ 5 en el Cuestionario sobre la salud del paciente-9). El equipo eligió una dieta mediterránea para la terapia conductual relacionada con la alimentación. Para la terapia con suplementos nutricionales, combinaron varios nutrientes prometedores en dosis descritas como efectivas en algunos estudios individuales pero con baja probabilidad de provocar daño (1 412 mg de ácidos grasos omega-3, 30 μg de selenio, 400 μg de vitamina B-11 y 20 μg de vitamina D-3 más 100 mg de calcio). Se realizaron veintiuna sesiones individuales y grupales con activación conductual relacionada con la alimentación (F-BA, por sus siglas en inglés) y sin F-BA (enmascaradas para los investigadores) durante un año. Aunque los resultados con F-BA y sin F-BA han sugerido la existencia de un vínculo entre una dieta saludable y la salud general (mental y física), el análisis preliminar de los resultados del ensayo reveló que la relación no era tan clara como el equipo esperaba. La profesora Brouwer dice: «Lo que está claro es que no hay una solución mágica. La ingesta diaria de suplementos nutricionales durante un año no funcionaba mejor que la ingesta de placebos. Las sesiones terapéuticas destinadas a hacer cambios hacia un comportamiento alimentario más saludable tampoco prevenían de manera convincente la depresión. Sin embargo, existían ciertos indicios que señalaban que prevenían episodios en aquellos participantes que asistieron a un número recomendado de sesiones, lo que sugiere que la exposición repetida y adecuada es fundamental». Los investigadores continúan analizando los datos disponibles en pos de identificar futuras oportunidades de investigación. Mientras tanto, todas las directrices y herramientas de MooDFOOD están disponibles en el sitio web del proyecto.

Palabras clave

MooDFOOD, obesidad, depresión, nutrientes, terapia conductual, alimentación, dieta, salud mental, peso, suplementos, estilo de vida

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación