Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Preparativos para la primera estrategia europea de investigación sobre las enfermedades neurodegenerativas

El pasado 15 de abril se reunieron en Estocolmo (Suecia) especialistas de renombre mundial en el campo de las enfermedades neurodegenerativas para comenzar a trabajar en un plan paneuropeo de investigación que guíe las tareas realizadas en el marco del nuevo «Programa conjunto...

El pasado 15 de abril se reunieron en Estocolmo (Suecia) especialistas de renombre mundial en el campo de las enfermedades neurodegenerativas para comenzar a trabajar en un plan paneuropeo de investigación que guíe las tareas realizadas en el marco del nuevo «Programa conjunto sobre enfermedades neurodegenerativas» (Joint Programme on Neurodegenerative Diseases, JPND). Ésta es la primera iniciativa de programación conjunta que se pone en marcha, y supone un punto de inflexión en la forma de financiar y coordinar la investigación en Europa. Actualmente, apenas el 15% de los fondos públicos comunitarios para investigación se administran a nivel europeo. El 85% restante se adjudica a través de numerosos programas nacionales. Pese a que muchos de estos programas nacionales presentan grandes similitudes, apenas hay coordinación alguna entre ellos. Por esta razón, la programación conjunta pretende establecer vínculos entre programas nacionales que aborden cuestiones de importancia europea o mundial. Así, al poner en común sus recursos, se reducirá la duplicación entre programas y se incrementará la eficiencia de la investigación. Los países se asocian a los programas de manera totalmente voluntaria, mientras que la función de la Comisión Europea consiste en promover y coordinar las actividades. El mal de Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas son el tema del primer plan de programación conjunta, iniciativa a la que ya se han sumado veinticuatro países europeos. El tratamiento de las enfermedades neurodegenerativas cuesta a la sanidad europea cerca de 72.000 millones de euros al año. Existen pocas terapias contra estas afecciones, la mayoría de ellas centradas en paliar los síntomas y no en remediar la causa fundamental. Muchas de estas enfermedades guardan relación con la edad, y conviene recordar que la proporción de la población europea mayor de 65 años probablemente aumente del 16% actual hasta el 25% para 2030. Por consiguiente, es probable que en los años venideros crezcan tanto la incidencia de estas patologías como los costes sociales y económicos que acarrea su tratamiento. El objetivo del JPND consiste en aumentar con celeridad el conocimiento científico acerca de las causas de las enfermedades neurodegenerativas. Concretamente, el JPND dotará a los profesionales médicos de instrumentos para diagnosticar y tratar estas afecciones en sus etapas iniciales y también promocionará la mejora de los sistemas de asistencia sanitaria y social en beneficio de los pacientes y sus cuidadores. Ya se ha creado el órgano de gestión (Management Board) del JPND, mientras que su «junta de asesoría científica» (Scientific Advisory Board), formada por quince expertos en investigación fundamental, clínica, social y sanitaria, se reunirá por primera vez en Estocolmo. En esta ciudad elegirá a un presidente y un vicepresidente e iniciará los trabajos preparatorios de planes de investigación a corto, medio y largo plazo. El presidente de la junta de gestión, el profesor Philippe Amouyel del Hospital Universitario de Lille (Francia), confía en que sus colegas de la junta de asesoría científica elaboren una lista concisa de temas relevantes de aquí al final de 2010. Se prevé que el plan de investigación definitivo esté listo en 2011. El profesor Amouyel anticipa que dicho plan será similar a un menú, en el sentido de que los países participantes en el JPND podrán escoger los temas que les interesan y decidir el modo más adecuado de coordinar sus actividades relacionadas con los mismos. «Una vez se ha definido y escogido una prioridad, lo primero que debe hacerse es comprobar lo que ya existe», declaró a CORDIS Noticias el profesor Amouyel. En algunos casos es posible que ya existan iniciativas que puedan unirse, mientras que otros temas pueden requerir el establecimiento de iniciativas nuevas. También cabe la posibilidad de publicar convocatorias de propuestas conjuntas, y el profesor Amouyel opina que algunos países podrían estar dispuestos a financiar a investigadores de otros países. «Todo está abierto, todo es posible», señaló. «El éxito se fundamenta en la visión compartida de que la puesta en común de conocimientos, infraestructuras y convocatorias de financiación, y la creación de una masa crítica con enfoques coherentes y multidisciplinarios, generarán los mejores resultados científicos y las mejores respuestas», añadió. «De este modo conseguiremos optimizar la inversión en investigaciones sobre enfermedades neurodegenerativas en toda Europa.» «Gracias a este programa conjunto, los mejores investigadores europeos en el campo de la medicina trabajarán en equipo y compartirán recursos para ayudar a los millones de personas que padecen Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas», comentó Máire Geoghegan-Quinn, Comisaria europea de Investigación, Innovación y Ciencia. «Al aumentar la eficiencia de la investigación y evitar la duplicación de trabajos, el JPND mejorará las perspectivas de progreso real en la prevención y el tratamiento de estas enfermedades. Los resultados de este programa servirán posteriormente para orientar las iniciativas de investigación en otros ámbitos.» El JPND se considera un proyecto piloto de programación conjunta. Ya están planeándose otros proyectos y, según informó el profesor Amouyel, él y su equipo ya mantienen comunicaciones con personas que trabajan en otras iniciativas de programación conjunta. «Ya estamos difundiendo información sobre formas de trabajar, organizarnos y determinar temas prioritarios», apuntó.

Artículos conexos