Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La Eurocámara exige una agenda común de la UE para combatir las enfermedades neurodegenerativas

El pasado 12 de noviembre, el Parlamento Europeo aprobó una resolución que apoya la coordinación a nivel europeo de la investigación sobre las enfermedades neurodegenerativas, como las de Alzheimer y Parkinson. El objetivo último es combinar la financiación, las habilidades y ...

El pasado 12 de noviembre, el Parlamento Europeo aprobó una resolución que apoya la coordinación a nivel europeo de la investigación sobre las enfermedades neurodegenerativas, como las de Alzheimer y Parkinson. El objetivo último es combinar la financiación, las habilidades y los conocimientos y aprovechar los esfuerzos que se están realizando en toda la UE. Según las estadísticas más recientes, en Europa más de siete millones de personas padecen Alzheimer u otras dolencias relacionadas. Pero lo más inquietante es que se espera que esta cifra se duplique de aquí a 2020. La necesidad de investigar más sobre estas enfermedades es imperiosa, máxime si se tiene en cuenta que no tienen cura y que se dispone de conocimientos limitados sobre los procedimientos más adecuados de tratamiento y prevención. Por otra parte, el cada vez mayor número de pacientes afectados por estos males también acarreará un coste en aumento para la economía de los europeos. El cuidado de un solo paciente asciende a 21.000 euros, y en 2005 el coste total de tratar a los afectados en la UE fue próximo a los 1.300 millones de euros. La resolución aprobada por la Eurocámara insta a los veintisiete Estados miembros a establecer una agenda común de investigación en el ámbito de las enfermedades neurodegenerativas, así como a mejorar los datos epidemiológicos sobre el Alzheimer y otras formas de demencia. Las siguientes acciones son necesarias para poner freno al avance de estas afecciones: llevar a cabo pruebas diagnósticas tempranas, investigar los factores de riesgo (como los medioambientales) e identificar los criterios de diagnóstico precoz. Los eurodiputados han expresado su deseo de que se elaboren estudios clínicos y epidemiológicos a gran escala en régimen de colaboración transnacional y que se dé forma a un enfoque multidisciplinario que abarque la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la investigación de contenido social. La resolución señala la importancia de la investigación sobre la relación entre el proceso de envejecimiento y la demencia y entre la demencia y la depresión en las personas de edad avanzada. La agenda de investigación debe centrarse en la prevención, el diagnóstico precoz, la estandarización de instrumentos de diagnóstico y la creación de bases de datos exhaustivas. Los eurodiputados recomiendan a la Comisión Europea que incluya los problemas de la demencia en todas las iniciativas de la UE relacionadas con la prevención de enfermedades. Los Estados miembros, opinan los eurodiputados, deberían promover «estilos de vida beneficiosos para la salud cerebral». También consideran que es necesario proclamar un «Año Europeo del Cerebro» para difundir entre el público el conocimiento de las enfermedades cerebrales que afectan al cerebro y están asociadas al envejecimiento. En opinión del Parlamento, los procedimientos burocráticos deberían mantenerse al mínimo en el proyecto piloto. La cooperación entre los miembros del proyecto piloto y la industria es importante para garantizar el aprovechamiento de todos los recursos y habilidades en el interés general. Además, los eurodiputados subrayan que todas las iniciativas futuras de investigación conjunta en este ámbito deberán adoptarse bajo el epígrafe de «investigación», que estará sujeto a codecisión entre Parlamento y Consejo, una vez que entre en vigor el Tratado de Lisboa. Los eurodiputados subrayan que el Alzheimer es la causa más común de dependencia y que es indispensable asegurar un compromiso político en los ámbitos de la investigación, la prevención y la protección social. La resolución del Parlamento coincide con la postura de la Comisión, que en julio de este año instaba a los Estados miembros a poner en común sus recursos y a mejorar los esfuerzos de coordinación de la investigación para luchar contra el Alzheimer y otras formas de demencia. Las propuestas de la Comisión surgieron a raíz de una recomendación de 2008 del Consejo de la Unión Europea relativa al lanzamiento de la iniciativa de programación conjunta de las actividades de investigación. «Queremos contribuir a que la investigación desempeñe un mayor papel a la hora de hacer frente a retos sociales tales como la enfermedad de Alzheimer y las dolencias relacionadas», declaró Janez Potocnik, Comisario europeo de Ciencia e Investigación, el pasado verano. «Se trata de una oportunidad para la ciencia europea y de una respuesta a un desafío planteado a nuestra sociedad moderna.» Por su parte, la Comisaria de Sanidad de la UE, Androulla Vassiliou, manifestó hace unos meses: «La pérdida de capacidad mental por demencia senil no es sólo un achaque normal de la edad. Según la población europea envejece, debemos cooperar para comprender y prevenir mejor estas dolencias. Debemos mostrar nuestra solidaridad con las personas afectadas compartiendo buenas prácticas en lo referido a su cuidado y al respeto de sus derechos y dignidad.»

Artículos conexos