Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un estudio descubre una posible relación entre la depresión en mujeres bangladeshíes y el bajo peso al nacer de sus bebés

Una nueva investigación financiada con fondos comunitarios indica que las mujeres que sufren depresión clínica y ansiedad durante el embarazo son más propensas a dar a luz a bebés más pequeños y con más probabilidades de morir durante la infancia. Esos datos surgen de un estud...

Una nueva investigación financiada con fondos comunitarios indica que las mujeres que sufren depresión clínica y ansiedad durante el embarazo son más propensas a dar a luz a bebés más pequeños y con más probabilidades de morir durante la infancia. Esos datos surgen de un estudio realizado por el Instituto Karolinska (Suecia) y el Comité para el Progreso Rural de Bangladesh (BRAC) sobre mujeres de ámbitos rurales en Bangladesh. Según el equipo es la primera vez que se alcanza este tipo de conclusiones acerca de una población no occidental. El apoyo comunitario a la investigación, sobre la cual se ha publicado un artículo en la revista BMC Public Health, provino del programa Asia Link y superó los 60.000 euros. Los científicos estudiaron la salud mental de 720 mujeres embarazadas de más de 6 meses residentes en dos comarcas rurales de Bangladesh, examinaron sus síntomas de depresión y ansiedad durante el embarazo y les realizaron un seguimiento que duró entre 6 y 8 meses tras dar a luz. Descubrieron que era probable que los aspectos relacionados con la salud mental ejercieran una influencia importante en la mortalidad infantil y la salud infantil deficiente, incluso superior a la que ejercen la pobreza, la malnutrición o un estatus socioeconómico bajo. En Bangladesh la prevalencia de la depresión durante el embarazo se eleva al 33% y el bajo peso al nacer (BPN) afecta a un 36% de los niños. Esto significa que en el país nacen cada año más de un millón de niños con BPN. «Se diagnosticó depresión [...] y ansiedad durante el embarazo al 18% y el 25% de las mujeres respectivamente. Éstas son mucho más propensas a dar a luz a bebés muy pequeños», explicó la investigadora principal Hashima-E Nasreen del BRAC, una organización no gubernamental dedicada al desarrollo social y económico. Ésta insistió en que «es un problema preocupante pues el bajo peso al nacer está relacionado con la muerte infantil, lo que puede perpetuar el ciclo de problemas mentales y de subdesarrollo». La Dra. Nasreen y sus colegas señalaron que el BPN sigue siendo un problema de primer orden en países de renta baja, que afecta al 90% del total de niños del mundo y que está asociado con una mayor mortalidad y morbilidad infantil. También pusieron de manifiesto que el riesgo de estos bebés de padecer subdesarrollo neurológico, enfermedades vasculares, diabetes, problemas emocionales y enfermedades psicóticas durante su vida es mayor. No obstante, admitieron que los datos que relacionan los síntomas depresivos y de ansiedad maternos con el BPN contradicen los obtenidos en otros estudios realizados en Brasil, India y Paquistán que relacionan trastornos mentales durante el embarazo con el BPN. Por otro lado, estudios realizados en China, Etiopia, Suecia y Estados Unidos no apuntan a una asociación significativa entre el BPN y los síntomas de depresión maternal. Los investigadores insistieron en que la comparación de los resultados de estos estudios no es sencilla debido a la diversidad de definiciones, la forma de medir los síntomas de la depresión gestacional y los momentos en los que se realizaron las evaluaciones. Este estudio reciente formó parte de otro prospectivo longitudinal sobre los síntomas de depresión y ansiedad perinatal entre mujeres de dos comarcas de Mymensingh, a 120 km al norte de Dhaka, la capital del país. La economía de la zona se basa en la agricultura, al igual que las demás zonas rurales del país, y el 50% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. La mayoría de las mujeres se dedican a labores del hogar y al cuidado de los niños. Los investigadores afirman que su estudio resalta la importancia de la depresión y la ansiedad y su efecto en la salud en países del sur de Asia y sugieren que una forma de alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de la Organización de las Naciones Unidas y de reducir la mortalidad infantil en los países en desarrollo es la inversión en servicios de apoyo a la salud mental en esta zona.

Países

Bangladés, Suecia

Artículos conexos