Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un atlas del JRC revela las amenazas a la biodiversidad del suelo

El aluvión de informes sobre las lacras que suponen para nuestro planeta la pérdida de biodiversidad y el cambio climático no arrecia y a la población se le recomienda adaptarse y estar a la altura de los retos que todo ello conlleva. Casi todos los días se publican titulares ...

El aluvión de informes sobre las lacras que suponen para nuestro planeta la pérdida de biodiversidad y el cambio climático no arrecia y a la población se le recomienda adaptarse y estar a la altura de los retos que todo ello conlleva. Casi todos los días se publican titulares sobre el consumo energético, la gestión de las aguas residuales y el cada vez mayor riesgo de que diversas especies se vean privadas de su hábitat natural. En esta vorágine periodística parece haberse descuidado uno de los recursos más importantes de la Tierra: el suelo, un medio también amenazado que alberga a cerca del 25% de las especies que existen. A este respecto cabe preguntarse por las medidas de protección que hay previstas. Con motivo de una conferencia celebrada los días 23 y 24 de septiembre, titulada «El suelo, el cambio climático y la biodiversidad: estado de la cuestión», el Centro Común de Investigación (JRC) de la Comisión Europea ha publicado un atlas con indicadores de las amenazas que pesan sobre la biodiversidad de los suelos en Europa. Elaborado este mismo año, se trata de un atlas sin precedentes que proporcionará a las autoridades el apoyo necesario para proteger este recurso fundamental. Cerca del 25% de las especies terrestres viven en el suelo, que además es el segundo sumidero de carbono más importante del planeta. Según especialistas de la UE en la materia, la agricultura, el agua y el ciclo del carbono dependen en gran medida de la biodiversidad de los suelos. Según el atlas del JRC, de 128 páginas, las regiones más afectadas se concentran en Bélgica, Francia, Luxemburgo Países Bajos y partes del Reino Unido. Se espera que éste sea un recurso extremadamente útil para responsables políticos, investigadores y docentes. «Los suelos son el eslabón esencial para la biodiversidad que hace posible la vida en la Tierra y mantiene la viabilidad económica», se lee en una declaración conjunta de Janez Potocnik, Comisario europeo de Medio Ambiente, y Máire Geoghegan-Quinn, Comisaria de Investigación, Innovación y Ciencia. «La degradación de los suelos compromete el acceso a alimentos, oxígeno, agua potable y numerosas materias primas esenciales. Este atlas es una destacada contribución europea al Año Internacional de la Diversidad Biológica 2010 declarado por la ONU. «Permitirá sensibilizar sobre la necesidad de la Directiva marco sobre los suelos europeos, propuesta en 2006 por la Comisión, prevenir que continúe la degradación del suelo y recuperar los daños sufridos. Si no abordamos este problema pronto y de manera coordinada, costará mucho más subsanarlo.» El Atlas de la Biodiversidad del Suelo de Europa muestra por primera vez un mapa de los ataques a la biodiversidad de los suelos que abarca la mayoría de los Estados miembros de la UE. Esta biodiversidad se encuentra amenazada por varios factores que fueron identificados y clasificados durante una evaluación por parte de especialistas organizada por el Grupo de Trabajo del JRC sobre Biodiversidad del Suelo (Soil Biodiversity Working Group). Para determinar las amenazas recogidas en este novedoso atlas se tuvieron en cuenta varios factores de presión: compactación del suelo, perturbación habitual del hábitat, explotación humana intensiva, el cambio en el uso del suelo, especies invasoras, erosión y contaminación. Conviene señalar que el atlas no indica el nivel real de biodiversidad del suelo, sino el riesgo de declive de la diversidad biológica. Los resultados apuntan, por ejemplo, a que el riesgo de pérdida de biodiversidad en los suelos debido a las actividades humanas tiende a acentuarse en las zonas densamente pobladas y en zonas de agricultura intensiva. Este recurso permite concienciar a la opinión pública acerca de la «vida subterránea» y de la función indispensable del suelo para mantener otros ecosistemas. A la elaboración del atlas contribuyeron de manera destacable varios departamentos de la Comisión Europea, diversos socios privados y académicos y organizaciones como el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Países

Bélgica, Francia, Luxemburgo

Artículos conexos