Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Estudio sobre los efectos del cáncer en la economía y los cuidadores

Las consecuencias del cáncer son innumerables. Además del sufrimiento físico y emocional que inflige a los pacientes, lleva aparejado un gasto inmenso para los europeos. Un nuevo estudio informa que la Unión Europea se gasta más de 124 000 millones de euros al año por causa de...

Las consecuencias del cáncer son innumerables. Además del sufrimiento físico y emocional que inflige a los pacientes, lleva aparejado un gasto inmenso para los europeos. Un nuevo estudio informa que la Unión Europea se gasta más de 124 000 millones de euros al año por causa del cáncer. Los costes más elevados se registran en Alemania, mientras que el cáncer más costoso es el de pulmones. Estos resultados, derivados del primer cálculo que se haya realizado sobre la carga económica que acarrean los tumores malignos en el continente, se dieron a conocer el 1 de octubre en el congreso anual de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO). Otro estudio ha revelado que los cuidadores de afectados por cáncer registran mayor número de ausencias laborales y mayores limitaciones en sus actividades que el resto de la población. En la evaluación de costes se incluyeron tanto directos como indirectos y se emplearon datos facilitados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y ministerios de sanidad de los distintos países. Entre los costes directos se incluyó la atención sanitaria primaria y hospitalaria y también los medicamentos. Entre los indirectos se computó la atención informal y la pérdida de productividad. «El cáncer comporta una carga económica considerable, no sólo para los sistemas sanitarios, sino también para otras áreas de la economía, incluyendo las pérdidas de productividad por bajas laborales y defunciones prematuras y también por el hecho de que muchas personas tienen que renunciar a trabajar o a descansar para cuidar de parientes enfermos», explicó el Dr. Ramón Luengo Fernández de la Universidad de Oxford (Reino Unido). «Supongo que las autoridades sanitarias ya tendrán cierta idea de los costes que acarrean los cuidados prestados a quienes sufren cáncer», añadió. «Pero no se tendrá tanta constancia de las pérdidas en la productividad y de los costes de la atención informal asociada al cáncer, ni se apreciará del todo su magnitud.» El desglose de los datos por países muestra que el coste sanitario per cápita más elevado se da en Alemania, alcanzando los 165 euros, por los 32 euros registrados en el país con el coste más bajo, Lituania. El Dr. Luengo Fernández destacó que los países del norte y del centro de Europa registran los costes más elevados per cápita por la atención sanitaria brindada a raíz de esta enfermedad. Los Estados miembros de la UE que se integraron en 2004 presentan los costes per cápita más bajos, aunque también los niveles de renta nacionales más modestos. El cáncer de pecho comporta el coste sanitario más alto, puesto que representa el 13 % del coste sanitario total por cáncer en la UE, es decir, 6 000 millones de euros al año. Sin embargo, el cáncer de pulmón es el primero en cuanto a carga económica total, con nada menos que 19 000 millones de euros, 10 000 millones de los cuales corresponden a la mortalidad prematura que conlleva. Los investigadores del segundo estudio mencionado, dirigidos por la Dra. Isabelle Gilloteau de Bristol-Myers Squibb (Estados Unidos), han descubierto que los cuidadores presentan un 50 % más de probabilidades de recibir un diagnóstico de depresión y el doble de probabilidades de sufrir ansiedad e insomnio. Entre los cuidadores también se registran índices elevados de migrañas, dolores de cabeza y problemas gastrointestinales. «La magnitud de la carga observada en este estudio con respecto a la calidad de vida mental y al absentismo [entre los cuidadores] es similar a la observada en otros estudios sobre adultos portadores del virus de la hepatitis C en la UE y sobre adultos aquejados de dolores por artrosis en los Estados Unidos», informó Gilloteau. «Es bien conocida la crucial función que desempeñan los cuidadores no remunerados en cuanto a atender a los pacientes de cáncer, pero no se conoce tanto la carga sanitaria y el impacto económico que soportan.» Uno de los objetivos de estos estudios es facilitar a las autoridades la comparación entre la carga que conllevan distintas enfermedades y también ayudarles a determinar qué ámbitos son prioritarios a la hora de conceder fondos para investigación. «Con el fin de fundamentar con solidez las decisiones relativas a políticas, existe una gran necesidad de contar con información más exacta sobre epidemiología, uso de los recursos sanitarios y costes en el conjunto de la UE», explicó el investigador de Oxford. En alusión a los estudios, el profesor Peter Boyle, director del Instituto Internacional de Investigación sobre la Prevención, en Francia, e integrante del grupo académico de la ESMO sobre prevención del cáncer, declaró: «Se trata de dos estudios de enorme importancia. Es esencial conocer los costes totales del cáncer, y el Dr. Luengo Fernández y sus colaboradores han prestado un gran servicio al elaborar un informe tan detallado como éste. Por su parte, el valioso estudio de la Dra. Gilloteau y sus colaboradores ofrece información sin parangón sobre el impacto del cáncer en los cuidadores, información también clave y también prácticamente sin precedentes. Estos dos estudios ofrecen una información básica a partir de la cual se pueden tomar decisiones lógicas en cuanto financiación.»Para más información, consulte: Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO): http://www.esmo.org/ Universidad de Oxford: http://www.ox.ac.uk/ Annals of Oncology: http://annonc.oxfordjournals.org/

Países

Alemania, Lituania, Estados Unidos

Artículos conexos