Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La relación entre el cáncer y la edad

El envejecimiento es un proceso ineludible que va acompañado de distintas enfermedades relacionadas con la edad, siendo una de las más importantes el cáncer. Además de suponer un motivo de preocupación personal, el envejecimiento también tiene repercusiones en los proveedores ...

El envejecimiento es un proceso ineludible que va acompañado de distintas enfermedades relacionadas con la edad, siendo una de las más importantes el cáncer. Además de suponer un motivo de preocupación personal, el envejecimiento también tiene repercusiones en los proveedores de servicios sanitarios y en la sociedad en su conjunto. No obstante, es posible evitar ciertas enfermedades relacionadas con el hecho inevitable de envejecer. Al menos a ello se dedica un equipo de investigadores del Centro de Regulación Genómica (CRG). Las sociedades de todo el mundo han tratado de conocer a lo largo de la historia las causas concretas que provocan el envejecimiento, pero aún hoy en día siguen sin estar del todo claras. ¿Qué motiva que el organismo sufra un declive funcional con el paso del tiempo? El equipo de investigación del CRG afirma que podría haber descubierto un dato capaz de explicar no sólo las causas del envejecimiento, sino también la razón por la que este proceso podría favorecer el desarrollo de enfermedades como el cáncer. Los investigadores centraron su atención en la piel, uno de los tejidos donde se hacen más patentes los signos del envejecimiento. La edad se manifiesta en la piel mediante arrugas, una reducción en su grosor, la pérdida de cabello e incluso una reducción de la capacidad de cicatrización. Es el órgano de mayor tamaño en los humanos y, al igual que otras partes del cuerpo, se regenera de forma constante mediante el reemplazo de células muertas o dañadas por otras nuevas. Para realizar este proceso cada tejido se basa en poblaciones de células especializadas denominadas células madre. «Estas células poseen una capacidad única para crecer y diferenciarse en cualquier otro tipo de células del tejido y además toleran el estrés y los daños mejor que el resto de células. Hasta ahora se consideraba que el proceso de rejuvenecimiento y renovación no se detenía en toda la vida», afirmó Jason Doles, autor principal del estudio e investigador postdoctoral del CRG. Con este estudio se pretendía averiguar si los cambios en la función de las células madre contribuyen al proceso de envejecimiento. Así se descubrió que las células madre de la piel pierden la capacidad de ejercer su función normal con el paso del tiempo. «Descubrimos que con el envejecimiento se producen cambios importantes en estas células madre que provocan un desequilibrio en el crecimiento en animales de más edad en comparación con otros animales más jóvenes. También descubrimos que las células madre envejecidas no son capaces de tolerar el estrés del mismo modo que las jóvenes, lo que da pie a pensar que los cambios en su función podrían motivar el proceso de envejecimiento», afirmó Bill Keyes, director de grupo del Laboratorio de Mecanismos del Cáncer y el Envejecimiento del CRG y autor principal del estudio publicado en la revista Genes & Development. Sus hallazgos no se limitaron a lo expuesto, sino que también contribuyeron a descubrir varios procesos inéditos que fomentan el envejecimiento de las células madre cutáneas y relacionan el envejecimiento con enfermedades como el cáncer. Según un estudio reciente del mismo equipo, estas células madre quedan desreguladas durante el desarrollo del carcinoma de células escamosas (CCE), un tipo de cáncer de piel mortal. Para el estudio actual se ejecutaron análisis de alto rendimiento de células madre envejecidas y se determinó una causa probable de la pérdida de función que conlleva el envejecimiento. Se demostró que durante el proceso de envejecimiento normal se produce un cambio en el conjunto de la piel: ésta produce múltiples proteínas distintas que median en los procesos de inflamación y la producción anómala de estos mediadores de la inflamación es el principal motivo del declive de la función de las células madre. La relación entre la inflamación y el desarrollo del cáncer se conoce desde hace ya tiempo y este estudio aporta datos importantes sobre la posible relación entre ambos procesos. Los investigadores entienden que, al igual que un rompecabezas, cada uno de estos descubrimientos contribuiría a explicar la causa probablemente más destacada del envejecimiento y sus procesos asociados. Gracias a su trabajo se abre la puerta a la realización de otros estudios capaces de mitigar ciertos aspectos del proceso de envejecimiento. Además, la identificación de la inflamación como una de las causas de la pérdida de función de las células madre permitió al equipo dar con varias causas probables de la progresión del cáncer.Para más información, consulte: Centro de Regulación Genómica: http://www.crg.es Genes & Development: http://genesdev.cshlp.org/

Países

España