Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Una nueva prueba para detectar casos de dopaje

De julio a agosto la atención del planeta se dirigió hacia los Juegos Olímpicos de Londres, donde compitieron más de 10 500 atletas de 204 comités olímpicos nacionales. Entre bambalinas trabajaron 150 científicos para analizar hasta 400 muestras diarias en busca de más de 240 ...

De julio a agosto la atención del planeta se dirigió hacia los Juegos Olímpicos de Londres, donde compitieron más de 10 500 atletas de 204 comités olímpicos nacionales. Entre bambalinas trabajaron 150 científicos para analizar hasta 400 muestras diarias en busca de más de 240 sustancias prohibidas. Su labor se basó en los resultados de Growth Hormone-2004 (GH-2004), un equipo que desarrolló una prueba con la que detectar el uso indebido de hormonas del crecimiento en el ámbito deportivo y que contó con financiación de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) y de la Agencia Estadounidense Antidopaje, y apoyo de la Agencia Británica Antidopaje. Su prueba contribuyó a desenmascarar tretas relacionadas con el dopaje deportivo y recibió elogios de autoridades como John Fahey, presidente de la WADA, quien declaró: «El nuevo test, ya aprobado por la WADA, se puso en práctica antes de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y estamos seguros de que será una herramienta importante contra el dopaje en el deporte. Servirá como complemento al test en vigor desde los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, y su principal diferencia reside en que la comunidad dedicada a combatir el dopaje tendrá ahora un margen temporal de detección mucho más amplio en el que trabajar.» El equipo GH-2004 basó su trabajo actual en una investigación anterior del equipo GH-2000, financiado principalmente por la Unión Europea mediante el Programa Biomed 2 y el Comité Olímpico Internacional (COI). La prueba actual, desarrollada por científicos de la Universidad de Southampton, King's College de Londres y la Universidad de Kent en Canterbury (Reino Unido), se basa en la medición de la concentración de dos proteínas en la sangre: el factor de crecimiento similar a la insulina I y el propéptido aminoterminal de procolágeno de tipo III. La presencia de ambas proteínas, que sirven como marcadores del empleo de hormonas del crecimiento, aumenta en respuesta a la presencia de este tipo de hormonas. La prueba se utilizó en el laboratorio antidopaje de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Londres 2012. En estos últimos el Comité Paralímpico Internacional anunció el 8 de septiembre de 2012 la suspensión durante dos años a dos levantadores de peso por infracciones contra el código antidopaje relacionadas con hormonas del crecimiento. El dictamen se fundamentó en las pruebas adversas efectuadas por los analistas del laboratorio antidopaje del King's College de Londres, en las que emplearon la prueba con los nuevos marcadores. Este caso dio lugar a otro tipo de record olímpico, incluso a un hito mundial, pues algunos de los métodos de ensayo utilizados por los analistas se pusieron en práctica poco antes de Londres 2012. Gracias al método nuevo es posible detectar un uso fraudulento de la hormona humana del crecimiento durante varias semanas, a diferencia de los métodos anteriores, que sólo eran capaces de detectarla durante un corto periodo. Para algunos de los investigadores, la efectividad de su ensayo supuso la validación de su trabajo. «Estos resultados justifican los años de investigación empleados. Realizado en asociación con la Universidad de Southampton y la Universidad de Kent, este ha sido uno de los proyectos científicos más complejos en los que ha participado el Centro de Control de Fármacos del King's College. El haber podido aplicar la prueba en estos Juegos Olímpicos ha sigo un logro extraordinario. Supone un enorme progreso de cara a mantener el liderazgo en la ciencia antidopaje y ayudar a evitar la utilización fraudulenta de fármacos en el ámbito deportivo», afirmó el profesor David Cowan, director del Centro de Control de Fármacos del King's College de Londres y director del laboratorio antidopaje de los Juegos Olímpicos de 2012. Andy Parkinson, director ejecutivo de la Agencia Británica Antidopaje, hizo hincapié en que el trabajo realizado por los analistas no sólo permitió delatar el uso de sustancias dopantes en el deporte, sino que actuó como disuasorio para otros atletas: «La mejora continua de la ciencia de los ensayos es fundamental para la lucha antidopaje, pues garantiza que aquellos que emplean los métodos más sofisticados para doparse queden al descubierto y evita que quienes se planteen esta mala práctica acaben por desecharla. Me congratula que esta prueba desarrollada en el Reino Unido, en cuyo desarrollo ha participado intensamente mi equipo, se utilizase en los Juegos Paralímpicos con tan buen resultado.» Richard Holt, profesor de Diabetes y Endocrinología de la Universidad de Southampton y consultor especialista en diabetes en el Hospital General de Southampton (Reino Unido), afirmó: «Nos complace contar con otro medio efectivo y fiable de atrapar a aquellos que juegan sucio y contribuir a que otros no caigan en la utilización perniciosa de sustancias dopantes. El trabajo en equipo que ha conducido a la creación de esta prueba ha sido enorme y me agrada que toda esta dedicación por fin haya dado fruto. Me gustaría expresar mi agradecimiento a la Agencia Mundial Antidopaje y a las agencias antidopaje de Estados Unidos y Reino Unido por su apoyo y confianza en nuestro trabajo.»Para más información, consulte: Equipo GH-2004: http://www.gh2004.soton.ac.uk/ Informe sobre el dopaje en el deporte: http://www.ukad.org.uk/what-we-do/report-doping