Skip to main content

Genetics of metabolically healthy obesity (MHO) and metabolically unhealthy normal weight (MUNW) in children, and the childhood predictors of adulthood MHO and MUNW

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un estudio revela que la «adiposidad favorable» ya ejerce su influencia en la infancia

El proyecto Child-MHO ha investigado la existencia de un aumento de la adiposidad (una enfermedad relacionada con un mayor sobrepeso) combinado con un perfil cardiometabólico favorable en la infancia. Sus hallazgos podrían, en último lugar, favorecer el desarrollo de protocolos de tratamiento novedosos.

Salud

La popularización del término «obesidad» puede hacernos olvidar fácilmente la complejidad de esta enfermedad. Por ejemplo, generalmente se reconoce que la obesidad está relacionada con el aumento del riesgo de padecer enfermedades cardiometabólicas. Con todo, aunque esto puede ser así, recientemente se ha descubierto que este vínculo no es universal. El doctor Toumas Kilpeläinen, profesor asociado del Centro de Investigación de Metabólica Básica de la Fundación Novo Nordisk, explica: «No todas las personas obesas padecen enfermedades concomitantes cardiometabólicas, algunas están “metabólicamente sanas”. Sin embargo, algunas personas con un peso normal desarrollan un perfil de riesgo cardiometabólico de “obeso metabólico”». Es decir, un peso corporal normal no descarta la posibilidad de compartir el mismo perfil de riesgo que un paciente obeso. ¿Reside la respuesta en múltiples variantes genéticas? Hasta ahora, se desconocían en gran medida los mecanismos que subyacen a estos perfiles poco comunes. Sin embargo, los investigadores los van desvelando poco a poco. Estudios recientes han revelado la existencia de múltiples variantes genéticas humanas relacionadas con una mayor adiposidad combinada con un perfil de riesgo cardiometabólico más saludable. Estos hallazgos sugieren que los mecanismos biológicos innatos desempeñan un papel relevante en el desarrollo de los fenotipos de «obeso metabólico normal» y de «obeso metabólico con un peso normal». También proporcionaron un punto de partida para la investigación del proyecto Child-MHO (Genetics of metabolically healthy obesity (MHO) and metabolically unhealthy normal weight (MUNW) in children, and the childhood predictors of adulthood MHO and MUNW), que se llevó a cabo gracias al respaldo del programa Marie Skłodowska-Curie. Tal y como señala el doctor Kilpeläinen, el descubrimiento de nuevos genes, proteínas y rutas que disocian la adiposidad de un mayor riesgo cardiometabólico constituye un cambio de paradigma, arroja luz sobre la biología que subyace a la enfermedad y brinda oportunidades para desarrollar tratamientos nuevos contra los riesgos cardiometabólicos relacionados con la obesidad. Sin embargo, aún se desconoce un aspecto de la denominada «adiposidad favorable», a saber, en qué momento de la vida del paciente se manifiesta. «Es importante averiguar si los factores genéticos que favorecen una mayor adiposidad pero un perfil cardiometabólico más sano, o viceversa, ya están presentes en la infancia. Este conocimiento proporciona una mayor comprensión de la biología que subyace a la obesidad y brinda oportunidades para la identificación temprana de personas con mayor riesgo de padecer una enfermedad cardiometabólica si aumentan de peso. Además, puede incluso ayudar a desarrollar tratamientos novedosos y a diseñar intervenciones apropiadas para el control de peso», explica el doctor Kilpeläinen. Identificación de factores en la infancia Para desvelar esta existencia temprana, el doctor Kilpeläinen y su equipo emplearon las variantes genéticas descubiertas recientemente. También se valieron de datos de seguimiento a largo plazo, desde la infancia hasta la edad adulta, para identificar factores en la infancia que predicen el desarrollo de un fenotipo de peso normal pero «metabólicamente obeso». Por último, emplearon datos de varias cohortes de niños europeos en estos análisis. Todo este trabajo permitió corroborar que la predisposición genética a una mayor adiposidad, pero con un perfil cardiometabólico favorable, ejerce su influencia ya antes de la pubertad. El doctor Kilpeläinen comenta: «Este patrón de asociación se refleja en un cambio favorable en la distribución de la grasa corporal. También descubrimos que un aumento de la adiposidad desde la infancia hasta la edad adulta constituye un predictor fiable del desarrollo de un fenotipo de peso normal pero “metabólicamente obeso”. Esto sugiere que el aumento de peso puede ser perjudicial para la salud cardiometabólica, incluso en personas que mantienen un peso normal». Los hallazgos de Child-MHO pueden ayudar a identificar niños que son más propensos a desarrollar trastornos cardiometabólicos a medida que aumentan de peso. Los resultados del proyecto destacan, asimismo, la importancia del control temprano del peso a través de un estilo de vida saludable en los niños, especialmente en aquellos con tendencia a la adiposidad abdominal. «Esperamos que nuestra investigación respalde los esfuerzos en curso destinados a desarrollar mejores tratamientos y medidas preventivas contra las enfermedades cardiometabólicas relacionadas con la obesidad», concluye el doctor Kilpeläinen.

Palabras clave

Child-MHO, obesidad, adiposidad favorable, perfil cardiometabólico, peso corporal

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación