Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Una solución inteligente para el tratamiento de aguas aumenta la reutilización del agua en la industria del petróleo y el gas

La industria del petróleo y el gas favorece el desarrollo de tecnologías ingeniosas para el tratamiento de las aguas. Un proyecto financiado con fondos europeos ha dado un paso adelante con una pequeña plataforma de producción de agua adecuada para un fin específico que promete reducir la demanda hídrica del sector en un 60 %.

Economía digital
Tecnologías industriales
Alimentos y recursos naturales

El petróleo y el gas son el sustento de la sociedad moderna. Sin embargo, este consumo de agua a escala industrial supone una carga importante para el aprovisionamiento limitado de agua. Más concretamente, este sector está considerado uno de los ocho consumidores más intensivos de agua: se requieren grandes cantidades de agua para llevar a cabo operaciones «upstream» (extracción de petróleo) y «downstream» (refinado de aceite crudo de petróleo).

Transición a un paradigma de «un solo agua»

La variabilidad de las aguas residuales procedentes del sector del petróleo y el gas es una de las cuestiones más complejas que obstaculizan la producción de agua adecuada para un fin específico, es decir, para tratar el agua usada hasta que alcance una calidad aceptable para la reutilización prevista. Entre los ejemplos de reutilización se incluyen el riego, las pruebas de flujo en la lucha contra los incendios, la reinyección de gas, sistemas de refrigeración y calderas. «La única manera de garantizar la sostenibilidad de este recurso es aplicando principios de economía circular al agua. Queda claro que INTEGROIL ayuda a las industrias a reutilizar las aguas residuales en aplicaciones valiosas, cerrando así el círculo y reduciendo la presión sobre los recursos naturales», comenta Ana Jiménez-Banzo, jefa del área de gestión de la innovación en ACCIONA Agua. Por esta razón, disponer de agua adecuada para un fin específico es un paso necesario en la transición hacia este paradigma. Con la financiación europea del proyecto INTEGROIL, la empresa con sede en España, junto con otros socios, desarrolló una solución integrada que puede tratar aguas industriales muy complejas y variables, y producir agua de una calidad aceptable para muchos usos. «Normalmente, la reutilización de las aguas residuales tratadas representa un 515 % en la industria del petróleo y el gas. La solución de INTEGROIL aumentará esta cantidad un 40-60 %, lo que contribuirá enormemente a reducir la dependencia hídrica que el sector tiene de los recursos nuevos», señala Jiménez-Banzo.

Tecnologías clave de la plataforma de tratamiento

La tecnología de INTEGROIL es una solución integrada de enchufar y usar que abarca cinco tecnologías diferentes empleadas de forma inteligente gracias a un sistema de apoyo a las decisiones (DSS, por sus siglas en inglés). «El DSS es un componente clave que aporta inteligencia a nuestra solución. Puede ajustar de manera dinámica el plan de tratamiento necesario para lograr los objetivos de calidad del agua para una aplicación concreta del agua reutilizada y ofrece asesoramiento sobre la tecnología específica que se debería activar según el caso», explica Jiménez-Banzo. Cada una de las tecnologías de INTEGROIL está orientada a eliminar una fracción o un contaminante concreto de las aguas residuales. El elemento DSS se encarga de identificar y activar o desactivar la combinación más adecuada de tecnologías individuales (dieciséis combinaciones posibles) en función de las aguas residuales que haya que tratar, la aplicación del agua reutilizada y los criterios de eficacia operativa. En resumen, hay un módulo de flotación por aire disuelto a presión para eliminar sustancias en suspensión y un módulo de filtración por membrana cerámica, solo o como parte de un biorreactor de membrana, para eliminar materia en suspensión o coloidal. Además, hay dos procesos avanzados diferentes de oxidación (la oxidación catalítica en aire húmedo y mediante peróxido de ozono/hidrógeno) para eliminar diferentes tipos de materia orgánica, así como un paso de ósmosis inversa para reducir la salinidad.

Actividades de demostración

Las cinco tecnologías que el DSS gestiona de manera eficaz se probaron con éxito en una instalación de demostración piloto en dos aplicaciones representativas del sector petrolero. Los resultados mostraron que la reutilización de las aguas residuales superaba el 50 %. «Otra ventaja que favorece el despliegue de la tecnología de INTEGROIL a gran escala es que no requiere un alto nivel de experiencia en el tratamiento del agua; el DSS puede activar y desactivar procesos por sí solo», concluye Jiménez-Banzo.

Palabras clave

INTEGROIL, reutilización, aguas residuales, tratamiento del agua, DSS, petróleo y gas, agua adecuada para un fin específico, agua industrial, sistema de apoyo a las decisiones

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación