Skip to main content

Enabling supply chain 4.0: Iristick smart safety eyewear

Article Category

Article available in the folowing languages:

Unas gafas inteligentes de segunda generación ofrecen a los trabajadores sobre el terreno una pantalla de visualización frontal

Supongamos que necesitamos ayuda en el trabajo. Ahora, un experto a distancia puede ver lo que hacemos y orientarnos.

Economía digital
Tecnologías industriales

En ocasiones, las personas que no trabajan con un equipo de oficina convencional necesitan información con urgencia. Aunque los dispositivos móviles pueden satisfacer esta necesidad, suele ser necesario utilizar las dos manos para manejarlos. Las gafas inteligentes son una solución. Ya existen y funcionan como cámaras y monitores de ordenador de visualización frontal combinados. Algunas unidades se controlan con la voz, lo que permite no usar las manos, mientras que otras se controlan con botones o paneles táctiles. Hay varios modelos que se conectan a los teléfonos móviles de formas diferentes, también por Bluetooth. Las primeras versiones del diseño de gafas inteligentes no eran demasiado prácticas. Se conectaban a un conjunto de baterías pesado y grande y, aún así, la batería duraba muy poco.

Problemas resueltos

El proyecto IRISTICK, financiado con fondos europeos, desarrolló un nuevo tipo de gafas inteligentes que resuelve estos y otros problemas. El equipo de IRISTICK desarrolló un producto sustancialmente actualizado basándose en los comentarios de los clientes sobre un dispositivo anterior. «Queríamos desarrollar unas gafas inteligentes que permitiesen a la persona que las usa interactuar con las aplicaciones de un teléfono inteligente Android a través de un panel táctil y comandos de voz», comenta Koen Schauwaert, ingeniero del proyecto. «Además, queríamos que la batería durase un turno completo de ocho horas y que no generase calor ni radiación electromagnética». Para alcanzar el objetivo de las ocho horas habría sido necesario otro conjunto de baterías pesado y grande. En los diseños iniciales, este conjunto también se llevaba en la cabeza, pero de esta forma los transmisores habrían estado cerca del encéfalo del usuario y el peso habría aumentado. Así, el equipo de IRISTICK decidió eliminar toda la conectividad inalámbrica del dispositivo y utilizar un cable para conectarlo a una unidad externa de bolsillo que lo alimenta y recibe todos los datos. Esto se conecta, a su vez, al teléfono inteligente del usuario, que contiene la aplicación informática, el procesamiento de datos y el almacenamiento, además de la conectividad a internet. La parte del sistema que conforma las gafas incluye sensores de movimiento, una cámara central que transmite el punto de vista del usuario a otra persona a distancia, una cámara con «zoom», un puntero láser, una fuente de luz, audio bidireccional y una pantalla de visualización frontal para el usuario. La unidad incluye un panel táctil y controles de audio; al decir en voz alta los nombres de los botones y los campos de entrada, el usuario puede navegar por la aplicación. Se ha probado el funcionamiento de los comandos de voz en entornos industriales ruidosos de hasta 90 dBA.

Asistencia de expertos de guardia

Un posible uso del sistema es cuando un trabajador necesita asistencia de un experto a distancia. «Aquí, el usuario se pone el dispositivo, mientras el experto controla el “zoom” y la linterna», explica Schauwaert. «El experto puede enviar capturas de pantalla con anotaciones o un dibujo técnico directamente a la pantalla de las gafas. Los dos trabajadores pueden comunicarse para hacer preguntas o dar instrucciones». La capacidad de obtener asistencia a distancia de esta forma permite ahorrar el gasto que supone tener que enviar a un experto al terreno. En otros casos, puede que el usuario trabaje en solitario usando la pantalla de las gafas para visualizar las instrucciones de un flujo de trabajo complejo. Las personas que trabajan en almacenes podrían escanear los códigos de barras utilizando la cámara con «zoom». Los investigadores están desarrollando un prototipo de la siguiente generación del producto. Actualmente, la batería no dura ocho horas, pero se sustituye y se recarga con facilidad. Tal como estaba previsto en un principio, este problema puede corregirse si se continúa desarrollando el dispositivo. El equipo planea lanzar una nueva versión, en cooperación con un gran socio industrial, durante el segundo semestre de 2020. El nuevo sistema ofrecerá a los trabajadores sobre el terreno el apoyo de expertos y numerosas opciones de trabajo en las que no se usan las manos.

Palabras clave

IRISTICK, gafas inteligentes, panel táctil, conjunto de baterías, trabajador sobre el terreno, pantalla de visualización frontal, sin manos, control de audio

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación