Skip to main content

A minimally invasive, outpatient treatment for Gastroesophageal Reflux Disease (GERD), resulting in permanent relief from both GERD symptoms and life-long drug dependency

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un nuevo tratamiento podría curar una enfermedad potencialmente peligrosa para millones de personas

Se calcula que entre veinte y treinta millones de europeos padecen la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Los síntomas incluyen ardor de estómago y regurgitación. En el mejor de los casos, esta enfermedad es molesta y, en el peor, provoca cáncer esofágico. Un tratamiento novedoso podría aliviar a cientos de millones de personas en todo el mundo.

Salud

Muchos habremos experimentado ardor de estómago, pero para aquellos en los que la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es crónica, esta puede dañar el tejido esofágico. Se calcula que entre el 5 y el 7 % de la población mundial (unos cuatrocientos millones de personas) padecen ERGE, lo que supone una carga económica enorme para los sistemas sanitarios. Esta enfermedad, provocada por la pérdida de integridad de la barrera gastroesofágica, conocida como esfínter cricofaríngeo, es uno de los diagnósticos gastroenterológicos más comunes en la Unión Europea (UE) y en el mundo. Sin embargo, el equipo del proyecto G125, que contó con el respaldo de la UE, ha desarrollado un tratamiento ambulatorio de inyección endoscópica que puede ayudar a prevenir el reflujo de una forma eficaz, asequible y mínimamente invasiva. G125 está listo ya para ser evaluado clínicamente en tres centros de excelencia en investigación de la ERGE de Europa.

Los tratamientos actuales son a menudo inadecuados

«La causa fundamental de la enfermedad es una pérdida de integridad del esfínter cricofaríngeo que normalmente impide el reflujo gastroesofágico», explica Stefan Lemperle, coordinador del proyecto y fundador y director general de AscentX Medical Inc, el anfitrión del proyecto. Esto provoca el reflujo de ácido gástrico y, algunas veces, incluso el reflujo duodenogástrico de bilis y enzimas pancreáticas digestivas hacia el esófago: «Es muy desagradable», añade Lemperle. Los tratamientos de la enfermedad incluyen actualmente el uso de inhibidores de la bomba de protones o, en casos extremos, la cirugía. Los primeros pueden ayudar temporalmente, pero solo sirven para enmascarar los síntomas sin abordar el problema subyacente en sí, no reducen el riesgo de cáncer y pueden aumentar el riesgo de infarto de miocardio y fracturas óseas. Aproximadamente la mitad de los que usan esta medicación presentan síntomas duraderos. La intervención quirúrgica no está exenta de inconvenientes. «Para prevenir el daño crónico de la mucosa interna del esófago y la garganta, una opción puede ser la cirugía conocida como fundoplicatura gástrica. Sin embargo, es invasiva, cara y ha demostrado resultados desiguales a largo plazo», comenta Lemperle. Las complicaciones tras la fundoplicatura gástrica pueden aparecer hasta en un 30 % de los pacientes y, como explica Lemperle: «Los estudios revelan que el 62 % de los pacientes que se sometieron a una cirugía abierta antirreflujo seguían tomando antiácidos después de diez años. Para curar potencialmente la ERGE y prevenir sus efectos secundarios a largo plazo, desarrollamos el G125 como un “material de relleno” inyectable para la remodelación endoscópica de la insuficiencia del esfínter cricofaríngeo en un entorno ambulatorio».

Un nuevo método para una enfermedad inveterada

AscentX Medical ha adaptado su tecnología exclusiva de inyección «permanente» de material de relleno para tratar la ERGE. Consiste en microesferas inyectables de polimetilmetacrilato, cuya seguridad y eficacia en el uso médico están comprobados desde hace treinta años. El equipo utiliza esferas de polimetilmetacrilato con un tamaño de 125 micras que están suspendidas de manera uniforme en un transportador de colágeno bovino diseñado específicamente. «Al paciente se le inyecta el G125, que permanece de forma segura y permanente en el lugar de inyección y favorece la formación del colágeno del propio paciente», comenta Lemperle. Entre cuatro y seis semanas después de la inyección, aproximadamente el 80 % del tejido de relleno tisular recién formado consiste en el propio tejido fibrovascular del paciente.

G125: un «implante vivo»

El proyecto se propone probar clínicamente la seguridad y eficacia del G125 durante un período de dos años y estatuirlo como el nuevo tratamiento de elección para la ERGE. También ha estado perfeccionando su dispositivo de inyección endoscópica para garantizar una colocación segura y consistente estrictamente «submucosa» del G125 alrededor del esfínter cricofaríngeo. «Creemos que nuestro tratamiento para la ERGE puede brindar una solución mínimamente invasiva, rentable y a largo plazo para un problema que afecta a la vida de millones de personas», concluye Lemperle.

Palabras clave

G125, AscentX Medical, enfermedad por reflujo gastroesofágico, ERGE, colocación submucosa, polimetilmetacrilato, colágeno bovino, ardor de estómago, esfínter cricofaríngeo

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación