Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Cómo llevar a cabo investigaciones clínicas rápidas en el combate de la COVID-19

En la lucha contra la COVID-19, una iniciativa financiada con fondos europeos está proporcionando pruebas en tiempo real para la asistencia clínica de los pacientes y para la elaboración de la respuesta de la sanidad pública.

Salud

En medio de los esfuerzos en curso para hacer frente a la pandemia del coronavirus, algunos países europeos han comenzado a tomar algunas medidas cautelosas para aliviar las restricciones del confinamiento mientras otros se preparan para lo peor. Al igual que varios proyectos de investigación en curso financiados con fondos europeos que han reorientado su trabajo para combatir el brote, el proyecto PREPARE responde a la COVID-19 mediante la evaluación rápida de la preparación de Europa y el despliegue de investigación clínica vital. El proyecto, a través de su red de hospitales y centros de atención primaria en la UE, hace uso de un método de investigación clínica coordinado, uniforme y unido para hacer frente a los brotes de enfermedades infecciosas graves como la COVID-19. Un artículo de la Comisión Europea explica cómo el proyecto «se ha diseñado para garantizar la puesta en marcha de la investigación clínica que estudie las muchas incertidumbres que crea una nueva enfermedad, la cual tiene el potencial para amenazar la salud y la seguridad de los ciudadanos europeos». En el mismo artículo, se recogen las siguientes declaraciones del profesor Peter Horby de la Universidad de Oxford, socia del proyecto: «Cuando se enfrentan a nueva enfermedad infecciosa como la COVID-19, los profesionales sanitarios y las autoridades de salud pública afrontan muchas incertidumbres. Debemos saber cómo se propaga, quién presenta mayor riesgo, cómo de grave es la enfermedad y cómo diagnosticar y tratar mejor a los pacientes». La investigación clínica y los ensayos clínicos son fundamentales para abordar estos problemas, pero estos pasan por alto, generalmente, las fases iniciales de una epidemia o pandemia, lo que significa que se pierde la oportunidad de mejorar los resultados de los pacientes. «PREPARE cierra esta brecha al ser capaz de poner en marcha rápidamente la investigación clínica en una apuesta por salvar vidas y ampliar los conocimientos médicos», como se indica en el mismo artículo.

Diferentes modos de respuesta

PREPARE proporciona investigación clínica en cuatro modos distintos: «El modo 0 se produce cuando no existe una amenaza específica y se puede realizar la investigación en actividades de preparación genéricas. El modo 1, "preparación", se activa cuando una enfermedad concreta supone una amenaza limitada para Europa. El modo 2, "movilización", se despliega cuando existe una amenaza potencial para Europa. Finalmente, el modo 3, "respuesta", se reserva para una amenaza inmediata». En enero, PREPARE entró en modo 1 de respuesta al brote. «Durante esta fase, el proyecto evaluó la preparación de Europa mediante la identificación de las brechas de conocimientos y recursos y la preparación de protocolos clínicos. Los socios de PREPARE también desarrollaron protocolos iniciales para la detección del virus y colaboraron con otras redes de investigación clínica». En febrero, PREPARE cambió al modo 2 de actividades de respuesta y «envió encuestas a 270 de sus laboratorios de diagnóstico, en 42 países europeos, para evaluar sus capacidades para detectar el virus», según afirma el mismo artículo. En marzo, PREPARE subió sus medidas de respuesta al modo 3 de investigación del brote, «dado que se ha detectado la transmisión sostenida de la enfermedad entre la población europea». En el mismo artículo, el profesor Herman Goossens, de la Universidad de Amberes, coordinadora del proyecto, dice que, en un escenario de pandemia, «las redes del proyecto están listas para realizar los estudios y ensayos necesarios. Estos ensayos los llevaremos a cabo en el marco de RECOVER, un nuevo proyecto financiado por la UE como respuesta a la amenaza inmediata del brote mundial del nuevo coronavirus». RECOVER (Rapid European SARS-CoV-2 Emergency research Response) «informará sobre futuros esfuerzos de respuesta para reforzar aún más la preparación de la investigación clínica europea y mundial ante futuras enfermedades infecciosas emergentes», según una noticia en el sitio web del proyecto PREPARE. El proyecto PREPARE (Platform foR European Preparedness Against (Re-)emerging Epidemics) finalizará en enero de 2021. Para obtener más información, consulte: Sitio web del proyecto PREPARE

Palabras clave

PREPARE, RECOVER, coronavirus, COVID-19, pandemia, brote

Artículos conexos