Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un tejido anticontaminación que podría transformar los entornos urbanos

Un tejido capaz de eliminar la contaminación mediante el uso de la luz solar podría ayudar a mantener más limpias nuestras ciudades.

Energía

La contaminación atmosférica sigue siendo un grave problema, sobre todo en las zonas urbanizadas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que 4,2 millones de personas mueren todos los años de forma prematura por enfermedades relacionadas con la baja calidad del aire. Además, el 91 % de la población mundial vive en zonas en las que la contaminación atmosférica supera los límites establecidos por la OMS. Solo en Europa, la baja calidad del aire causa más de trescientas noventa mil muertes prematuras al año, así que no es sorprendente que la búsqueda de una solución se haya convertido en una prioridad política. El Plan de Inversiones del Pacto Verde Europeo se ha propuesto obtener inversiones públicas y privadas por un valor mínimo de un billón de euros durante la próxima década, con un objetivo básico: desarrollar tecnologías de reparación medioambiental. Un buen ejemplo de cómo lograrlo es un tejido innovador capaz de limpiar el aire de manera pasiva. Este tejido neutraliza contaminantes como el dióxido de carbono (CO2) y el óxido de nitrógeno (NOx) cuando está expuesto a la luz solar; este proceso se conoce como fotocatálisis. Marc Ponsa, coordinador del proyecto CLEAN-Photo-TEX y director general de Etisilk, España, explica: «El tejido recibe un tratamiento con una solución de nanopartículas que favorece la actividad fotocatalítica. En función del fotocatalizador seleccionado, es posible incluso eliminar el CO2 del aire. Para funcionar, el tejido solo necesita la luz solar y puede eliminar contaminación eficazmente durante años».

Un tejido en la lucha contra la contaminación

Ponsa —que descubrió esta novedosa tecnología gracias a AEI Tèxtils, la agrupación catalana de empresas tecnológicas del sector textil— comenta: «Nos pareció una solución ideal para nuestros tejidos, ya que están continuamente expuestos a la luz del sol». Etisilk es una pequeña empresa familiar situada cerca de Barcelona (España) cuya actividad principal consiste en el tejido y el acabado de telas para sombrillas y mobiliario de exteriores. El proyecto CLEAN-Photo-TEX empezó en agosto de 2019, tuvo una duración de seis meses y se centró en estudiar la viabilidad de esta innovación. Se analizó cómo Etisilk podría integrar la tecnología en su línea de productos y cómo podría comercializarse de un modo eficaz. Ponsa añade: «Gracias a este proyecto, pudimos elegir diferentes proveedores y socios tecnológicos para realizar pruebas. También llevamos a cabo algunas pruebas a pequeña escala con el objetivo de ampliar la fabricación». Durante el proceso, Ponsa y su equipo descubrieron que se podían lograr diferentes funciones fotocatalíticas, lo que abría la puerta a crear tejidos diseñados específicamente para eliminar un contaminante concreto. «Hemos creado una biblioteca de materiales que nos permite adaptar las funciones de nuestros productos a las diferentes necesidades o los distintos entornos», señala Ponsa. «Esto significa, por ejemplo, que podemos ofrecer diferentes niveles de acabados que, por ejemplo, estén diseñados para eliminar CO2, partículas en suspensión o NOx».

El potencial para los entornos urbanos

Según Ponsa, los tejidos con tecnología fotocatalítica integrada son una solución elegante y moderna para luchar contra la contaminación en entornos urbanos. El objetivo de Ponsa y su equipo tras la finalización del proyecto CLEAN-Photo-TEX es ampliar la producción y tratar de ponerse en contacto con posibles socios comerciales. El siguiente paso son las pruebas con sombrillas y mobiliario de exteriores en entornos reales. Ponsa afirma: «Pensamos que la ampliación de la fabricación de estos tejidos anticontaminación tiene un enorme potencial. De hecho, lo que queremos hacer ahora es centrar nuestra actividad comercial en esta innovadora tecnología. Según nuestras previsiones, en un periodo de dos a cuatro años, todos nuestros clientes actuales la estarán utilizando». Por ejemplo, las nuevas construcciones podrían incorporar esta tecnología para las casas, y se podría introducir también en edificios de viviendas y oficinas recién reformadas. «Otra posibilidad es renovar el exterior de los edificios con paneles de tejidos que contengan el tratamiento fotocatalítico», concluye Ponsa.

Palabras clave

CLEAN-Photo-TEX, contaminación, medioambiente, urbano, ciudades, tejido, contaminantes, CO2, OMS, fotocatalítico

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación