Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Revelación del tráfico de la Edad del Bronce en las carreteras de la Alta Mesopotamia

A lo largo de la historia de la humanidad, las carreteras han sido un medio de interacción cultural, social y económica. GeoMOP rastreó el movimiento a lo largo de la Alta Mesopotamia durante la Edad del Bronce mediante imágenes de satélite y modelización para observar los cambios del paisaje.

Sociedad

Quizás porque las carreteras son tan omnipresentes y funcionales, las damos por hecho sin apreciar apenas la historia que hay literalmente bajo nuestros pies. Sin embargo, las carreteras nos dicen mucho acerca de cómo las sociedades pasadas y actuales operan, se conectan, crecen y crean acuerdos. Las antiguas carreteras reflejan las relaciones sociales, económicas, políticas y religiosas de las sociedades pasadas. El proyecto GeoMOP, desarrollado en el marco de las Acciones Marie Skłodowska-Curie (MSCA) y respaldado por la Unión Europea, investigó las carreteras de la Edad del Bronce en la Alta Mesopotamia, correspondiente a la región noroeste de Irak, la noreste de Siria y la sudeste de Turquía, para desarrollar una tipología dinámica. Tras reconocer la vegetación moderna como indicadores sustitutivos de las antiguas carreteras, GeoMOP utilizó análisis de teledetección y modelización basada en agentes para analizar la formación y utilización de dichas carreteras. «Al identificar las carreteras que pudieron haber tenido mayores volúmenes de tráfico que otras, transformamos las redes de carreteras que antes eran estáticas en mapas dinámicos», explica Tuna Kalaycı, beneficiario de una beca MSCA, del Consejo Nacional de Investigación italiano.

Combinación de imágenes de satélite con modelización

El movimiento constante de personas y animales durante cientos de años a lo largo de estos caminos secos de la Alta Mesopotamia compactó el suelo en comparación con la tierra que los rodea. Este movimiento «excavó» la carretera, haciéndola mucho más baja que la tierra a ambos lados. GeoMOP se basó en las imágenes de alta resolución tomadas por el satélite espía CORONA durante la década de 1960 y a comienzos de la década de 1970, antes de los cambios más recientes en la tierra, para observar estos patrones de movimiento. El equipo también utilizó datos obtenidos vía satélite, como imágenes ópticas multiespectrales y de radar de apertura sintética, para detectar indicadores sustitutivos relacionados con los cambios en el crecimiento de la vegetación y el contenido de humedad. De nuevo, este método ayudó al equipo a identificar zonas más compactadas que otras, lo que indicaba un mayor uso y, por tanto, sugería la presencia de carreteras antiguas. Finalmente, GeoMOP también creó algunos modelos basados en agentes (MBA) para analizar la formación de dichas carreteras. Al ejecutar los «agentes» virtuales preprogramados, que representan a ovejas o vacas por ejemplo, en los caminos específicos, observaron cómo se pudieron haber formado probablemente las carreteras con el tiempo. «La verdadera capacidad del MBA surgió cuando integramos variables ambientales, como los niveles de precipitaciones. Pudimos ver claramente cómo esas carreteras habían actuado también como canales de drenaje», comenta Kalaycı.

Un paisaje en movimiento

Al explicar la elección de la localización, Nicola Masini, supervisor del proyecto, observa: «La Alta Mesopotamia es única, puesto que ha conservado patrones de movimiento claros, con un detalle excepcional. Tenemos pruebas visuales sólidas de cómo estaban conectadas las ciudades antiguas». Esto es importante porque las pruebas arqueológicas muestran que se produjo un «colapso social» debido a la rápida aridificación mundial a finales de la Edad del Bronce Temprana, alrededor del 2200 a. C. También se produjo un colapso similar, pero en el Mediterráneo oriental, a finales de la Edad del Bronce (ca. siglos XII-XIII a. C.). El fortalecimiento del vínculo de la Alta Mesopotamia entre el aumento de la aridificación y el colapso de las ciudades podría arrojar más luz sobre otros declives sociales similares. De hecho, el equipo espera aplicar su metodología a otros entornos urbanos antiguos. GeoMOP ha indicado cómo pueden lograrlo, con modificaciones en su método como la adición de simulaciones geofísicas y del tráfico urbano. Por el momento, el equipo sigue centrado en continuar con la publicación de artículos de investigación y las actas de su conferencia «The Archaeologies of Roads» (las arqueologías de las carreteras).

Palabras clave

GeoMOP, Edad del Bronce, Alta Mesopotamia, aridificación, modelos basados en agentes, satélite, suelo, vegetación, tráfico, carreteras

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación