Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

TENDENCIAS CIENTÍFICAS: Resuelto el mayor misterio de Stonehenge

Un grupo de científicos ha identificado el origen de las grandes losas de arenisca.

Investigación fundamental

La comunidad investigadora ha logrado por fin resolver una de las incógnitas más persistentes de Stonehenge, el famoso monumento megalítico del sur de Inglaterra. ¿De dónde se extrajeron las grandes e icónicas rocas conocidas como «sarsens» que se emplearon en la construcción de esta maravilla prehistórica? Este debate que se inició hace cientos de años podría haber quedado resuelto. Un estudio publicado en la revista «Science Advances» ubica la fuente de estas piedras en West Woods, una zona boscosa en Marlborough Downs, a unos veinticinco kilómetros al norte del yacimiento. Las sarsens de Stonehenge se erigieron en torno al año 2500 a. C. La piedra sarsen es una arenisca local. Los megalitos, las rocas verticales de mayor tamaño, tienen hasta nueve metros de altura y pesan hasta treinta toneladas. Esta investigación nueva respalda la teoría de que los megalitos se transportaron a Stonehenge en la misma época.

¡Coinciden!

El descubrimiento fue posible gracias a una pieza extraída de Stonehenge durante unos trabajos arqueológicos realizados en 1958 y que se devolvió al yacimiento en 2019. Hasta su devolución sesenta años más tarde, nadie supo de la ubicación de esta piedra. El equipo de investigación estudió fragmentos para determinar la huella geoquímica de la sarsen de la que se extrajo. La huella coincidió con la arenisca que todavía podía encontrarse en West Woods y en cincuenta de las cincuenta y dos sarsens restantes. Los análisis sobre su composición muestran que existe similitud química entre las rocas y que proceden de una zona común. «Ha sido apasionante aprovechar la ciencia del siglo XXI para comprender la historia neolítica y dar por fin respuesta a una incógnita arqueológica planteada hace siglos, —declaró a la BBC el profesor David J. Nash de la Universidad de Brighton (el Reino Unido) y autor principal—. Se descubrió que cada afloramiento presenta una firma geoquímica distinta, pero fue la posibilidad de examinar el testigo desaparecido lo que nos permitió determinar la zona originaria de las sarsens de Stonehenge».

Las piedras al descubierto

La coautora e historiadora principal de English Heritage, Susan Greaney, añadió: «Es muy emocionante poder concretar la zona de la que los constructores de Stonehenge extrajeron sus materiales en torno al año 2500 a. C. Si bien sospechábamos que las sarsens de Stonehenge procedían de Marlborough Downs, no lo sabíamos a ciencia cierta, y al existir zonas con sarsens por todo el condado de Wiltshire, las piedras podrían proceder de cualquier parte. Querían las piedras más grandes y significativas que pudieran encontrar y lo lógico era extraerlas del emplazamiento más cercano posible». Lo que sigue siendo un misterio es el origen de las otras dos piedras. «Si bien podría ser casualidad, una posibilidad es que su presencia indique el trabajo de otra comunidad de constructores que decidió extraer sus materiales de otra zona del entorno», según se explica en el artículo científico. «Confío en que nuestro hallazgo nos permita conocer mejor el enorme esfuerzo que supuso la construcción de Stonehenge», explicó el profesor Nash a Reuters.

Palabras clave

Stonehenge, sarsen, roca, arenisca, megalito, West Woods, Marlborough Downs