Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

El cielo es el límite para la innovación en «software» flexible y fácil de usar

Una solución para lograr cálculos más rápidos es crear nuevas posibilidades en las plataformas de desarrollo de «software». La innovación también podría hacer que la exploración espacial sea más accesible en el futuro.

Economía digital

La demanda de una informática más rápida y eficiente, y que consuma menos energía, está aumentando notablemente en numerosos sectores. Las plataformas de medios de comunicación sociales, por ejemplo, deben lidiar con millones de imágenes que se cargan cada segundo, mientras que los satélites envían terabytes de información a la Tierra. Como resultado, las capacidades de los desarrolladores de «software» son cada vez más dispersas. «Utilizar aceleradores computacionales para las tareas de informática de alto rendimiento (HPC, por sus siglas en inglés) es muy complicado», explica Zoltán Lehóczky, coordinador del proyecto Hastlayer y cofundador y director ejecutivo de Lombiq Technologies (Hungría). «Una de las mayores plataformas que utilizan los desarrolladores de “software” es .NET. Sin embargo, muy a menudo, los desarrolladores tienen que abandonar .NET y aprovechar otras tecnologías que requieren conocimientos especializados de “hardware” para cumplir con los requisitos de la HPC».

Un «software» más eficiente

Lehóczky y su equipo estaban interesados en encontrar formas de hacer que el «software» sea más eficiente, sin requerir este conocimiento especializado. No se trata de un «software» que normalmente se encontraría en un ordenador personal o en un teléfono inteligente, sino de un «software» de apoyo a los servicios en línea o a las simulaciones científicas, en las que intervienen muchos cálculos. «El “software” es flexible; el “hardware” especializado es extremadamente rápido. Así que pensamos: ¿por qué no desarrollar “software”, y luego convertirlo en un chip de ordenador?», indica Lehóczky. Esto es lo que hace la innovación de Hastlayer: transforma el «software» en circuitos electrónicos. Según Lehóczky, el resultado es un cálculo más rápido con menos potencia. Los desarrolladores de «software» escriben y actualizan el código, sin necesidad de tener conocimientos de «hardware». Lo que comenzó como una curiosidad de ingeniería se convirtió en un prototipo. El proyecto Hastlayer, de seis meses de duración y financiado con fondos europeos, permitió a la empresa desarrollar una versión de su tecnología lista para la producción e identificar posibles oportunidades de mercado. Lehóczky señala: «Desarrollamos nuestra tecnología desde la perspectiva de los desarrolladores de “software”. Son los usuarios finales, así que queríamos asegurarnos de que los desarrolladores de “software” ordinario en la plataforma .NET la encuentren fácil de usar». El «software» está actualmente disponible en la nube para el desarrollo de aplicaciones web.

Llegar a las estrellas

Una aplicación aún más ambiciosa para Hastlayer es la relativa a la industria espacial. Los satélites registran imágenes y envían terabytes de datos a la Tierra, donde luego deben ser procesados. Lehóczky añade: «Reconocimos que Hastlayer podía añadir valor a las plataformas de satélites al ofrecer un entorno de “software” seguro y conveniente, que podían utilizar los desarrolladores ordinarios que usan .NET. Vimos un verdadero potencial en este sentido, porque el sector espacial es una industria que realmente necesita ser más accesible». Lehóczky señala que actualmente se están construyendo megaconstelaciones de satélites. Cada año es mucho más barato poner un satélite en órbita. La propiedad de los satélites podría estar dentro del presupuesto de investigación y desarrollo de las pymes en cinco años. «Esto supondrá más naves espaciales, y una mayor demanda de desarrolladores de “software”. No será suficiente con tener solo unos pocos especialistas. Hastlayer ayudará a democratizar el sector y a hacerlo más accesible, porque millones de desarrolladores de .NET podrán crear aplicaciones para satélites y será mucho más fácil entrar en este sector». En cuanto a los próximos pasos, Lehóczky y su equipo buscan instalar el «software» Hastlayer directamente en los satélites. Lehóczky comenta «Esto no es tan descabellado como podría parecer. Los nanosatélites ligeros son cada vez más baratos, y ya incorporan el “hardware” que necesitamos. Añadir Hastlayer sería solo otro pequeño paso». En la actualidad, la empresa trabaja con el Centro Wigner de Investigación en Física de Hungría en este objetivo. La idea sería poner finalmente en órbita un pequeño satélite de observación de la Tierra, utilizando el «software» Hastlayer instalado para procesar la información y demostrar la viabilidad del concepto.

Palabras clave

Hastlayer, «software», .NET, satélite, «hardware», HPC, informática

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación