Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Aplicación personalizada para generar consejos específicos de alimentación

A menudo, las personas con trastornos de la alimentación necesitan ayuda en momentos críticos para evitar comportamientos alimentarios problemáticos. Se ha desarrollado una aplicación personalizada, adaptada a las necesidades individuales, que envía mensajes en el momento en el que más se necesitan.

Salud

En la actualidad, los teléfonos inteligentes y las aplicaciones se utilizan para realizar numerosas tareas. Las aplicaciones de salud, por ejemplo, se han hecho cada vez más populares, puesto que ofrecen a los usuarios la oportunidad de supervisar, ayudar o guiar comportamientos relacionados con la salud como la actividad física o la alimentación. Jens Blechert, coordinador del proyecto SmartEater y psicólogo clínico y de la salud en el Centro de Neurociencia Cognitiva y en el departamento de Psicología de la Universidad de Salzburgo (Austria.) comenta: «Los teléfonos inteligentes siempre están al alcance de la mano. Los usuarios pueden beneficiarse de aplicaciones donde y cuando lo deseen o lo necesiten». Sin embargo, para aprovechar plenamente estas oportunidades, las aplicaciones deben adaptarse a las necesidades individuales. Esto supone un reto clave, puesto que dichas aplicaciones se desarrollan generalmente para grandes audiencias.

Aplicaciones mejor adaptadas

El Consejo Europeo de Investigación respaldó el proyecto SmartEater, que se inició para desarrollar una aplicación mejor adaptada que fuese capaz de predecir posibles comportamientos alimentarios problemáticos como los atracones. La aplicación se desarrolló específicamente para personas con bulimia nerviosa (BN) o trastorno por atracones (TA) y para intervenir justo a tiempo al ayudar a las personas con consejos breves relacionados con la alimentación en sus teléfonos inteligentes. Blechert añade: «Queríamos adaptar la aplicación a las rutinas diarias individuales, así como las necesidades específicas. Para lograrlo, desarrollamos una aplicación para teléfonos inteligentes que utiliza un algoritmo para predecir futuros comportamientos alimentarios problemáticos, en base a introducciones anteriores de datos en la aplicación por parte del usuario». Durante el estudio piloto, un grupo de participantes respondió a preguntas breves en relación a sus estados emocionales, así como a variables relacionadas con la alimentación y otros temas relacionados. Se desarrolló un algoritmo para predecir «momentos de alto riesgo» y para intervenir justo a tiempo antes del momento predicho mediante el envío de una intervención breve (como un consejo de alimentación). Blechert explica: «En nuestro estudio piloto, pudimos evaluar la usabilidad de la aplicación, así como su aceptación. Esto es muy importante. Si a los usuarios les gusta una aplicación y piensan que es fácil de utilizar, será más probable que sigan utilizándola. Esto, a su vez, mejora la precisión de las predicciones de comportamientos futuros puesto que hay más datos disponibles».

Ayuda personalizada al alcance de la mano

El estudio piloto demostró cómo la aplicación SmartEater y su algoritmo pudieron calcular modelos de predicción para cada participante y enviar intervenciones a los teléfonos inteligentes de los usuarios. Estas predicciones basadas en algoritmos podrían ofrecer un salvavidas a personas con BN y TA, al animarlas a tener comportamientos alimentarios saludables y menos problemáticos. Tal y como señala Blechert: «Dentro de la aplicación, los usuarios pueden valorar las intervenciones existentes. Esto influye en la probabilidad de que se les envíen estos consejos como intervención». La probabilidad de envío de los consejos con mejor valoración es mayor que la de los consejos con peor valoración. Además, los usuarios pueden añadir sus propias intervenciones y consejos basados en sus propias experiencias previas o en el consejo terapéutico. Blechert añade: «En efecto, esto significa que los usuarios pueden personalizar el contenido de la aplicación en función de sus necesidades individuales». Blechert y su equipo están dispuestos a contribuir aún más al desarrollo e investigación de intervenciones adaptativas y oportunas en el campo de los trastornos de la alimentación. Un próximo paso clave podría ser la integración de datos de sensores en tiempo real de los teléfonos inteligentes para ampliar la base de datos para las predicciones. Blechert afirma: «El proyecto SmartEater ha demostrado cómo se puede ayudar a los pacientes mediante tecnología basada en teléfonos inteligentes en sus vidas diarias. Puedo ver aplicaciones como la nuestra que son del interés de terapeutas o médicos y de sus pacientes, así como de compañías de seguros de enfermedad. En el futuro, por ejemplo, los terapeutas podrían utilizar una aplicación como la nuestra como herramienta que facilite la transición entre antes y después del tratamiento».

Palabras clave

SmartEater, bulimia, trastorno de la alimentación, teléfonos inteligentes, datos, médicos, terapeutas

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación