Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

TENDENCIAS CIENTÍFICAS: Según una investigación, solo hay que hacer una cosa para cumplir los propósitos de Año Nuevo

La forma en que expresamos nuestros propósitos de Año Nuevo es fundamental para que tener éxito, según afirma el estudio más exhaustivo sobre el tema.

Investigación fundamental

¿Hacer dieta o más ejercicio? ¿Pasar más tiempo con la familia y los amigos? ¿Trabajar menos y disfrutar más? Según los hallazgos publicados en la revista científica «PLOS ONE», lo que marca la diferencia no es el propósito en sí, sino cómo se expresa.

No es el qué, sino el cómo

«Se descubrió que el apoyo dado a los participantes no marcó una gran diferencia en lo respectivo a lo bien que los participantes cumplían sus propósitos a lo largo del año», comentó Per Carlbring, coautor del estudio y catedrático de Psicología en la Universidad de Estocolmo, en una nota de prensa. «Lo que nos sorprendió fueron los resultados sobre la forma en que se expresan los propósitos». Un equipo de investigadores de las universidades suecas de Estocolmo y Linköping analizaron los propósitos que tenían 1 066 personas a finales de 2017. Los propósitos más populares incluían la salud física, la pérdida de peso y el cambio de hábitos alimentarios. Dividieron a los participantes en tres grupos: unos recibían apoyo, otros no, y un tercer grupo recibía un apoyo prolongado. Se supervisó a los sujetos cada mes a lo largo del año para determinar su dedicación a sus propósitos.

¿Quiere cumplir sus propósitos? Expréselos con positividad

Los propósitos enfocados como aproximación a una meta (un intento de adoptar una nueva costumbre o hacer algo nuevo) tuvieron una tasa de éxito mayor que los objetivos enfocados a evitar algo (dejar o eliminar algo). Después de un seguimiento de un año, aquellos con objetivos orientados a la aproximación (59 %) tuvieron mucho más éxito que aquellos con objetivos orientados a evitar algo (47 %). En general, el 55 % de los encuestados consideraron que tuvieron éxito en la continuación de sus propósitos. El grupo que recibió algo de apoyo fue el que tuvo más éxito de los tres. El catedrático Carlbring explica: «En muchos casos, reformular el propósito podría funcionar. Por ejemplo, si su objetivo es dejar de comer dulces para perder peso, es más probable que tenga más éxito si, en vez de eso, dice “comeré fruta varias veces al día”. Así, sustituirá los dulces por algo más saludable, lo que probablemente signifique que perderá peso y también cumplirá su propósito. No puede eliminar un comportamiento, pero es posible sustituirlo por otra cosa. Aunque esto puede ser más difícil de aplicar al propósito “voy a dejar de fumar”, que es algo que puede hacerse veinte veces al día». «Los propósitos de Año Nuevo son importantes y han adquirido una mala reputación inmerecida, cuando de hecho podrían ser un incentivo para cambios importantes y positivos en la vida de las personas», concluye el catedrático Carlbring. El estudio sugiere que los propósitos de Año Nuevo podrían seguir estudiándose como un posible enfoque efectivo para el cambio de comportamientos.

Palabras clave

propósito de Año Nuevo, propósito, Año Nuevo, apoyo, enfoque, evitar