Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Unas nuevas herramientas digitales ayudan a conservar la historia de la seda, y parte de la de Europa

La seda es algo más que un tejido suave: es un símbolo de felicidad y lujo. También está profundamente arraigada en la historia europea, hasta el punto de que ha pasado a formar parte de nuestro patrimonio cultural. El problema es que el patrimonio está hoy en grave peligro.

Economía digital
Sociedad

Este fue un gran tema de conversación en Francia en 2017. El «Musée des Tissus», un museo en el que se exponen más de cuatro mil quinientos años de historia textil, estuvo a punto de cerrar por falta de financiación antes de ser salvado en el último momento. Este no fue un caso aislado: por toda Europa, los principales museos de la seda se han vuelto casi tan frágiles como el tejido que han intentado conservar para las generaciones futuras. El patrimonio de la seda a menudo no es accesible a los ciudadanos debido a la falta de medios humanos y tecnológicos, e incluso los esfuerzos para conservar digitalmente este patrimonio se ven afectados por un mal etiquetado, la calidad aleatoria y la falta de accesibilidad. Deben intensificarse los esfuerzos de digitalización y el proyecto SILKNOW (Silk heritage in the Knowledge Society: from punched cards to big data, deep learning and visual / tangible simulations) ha mostrado la forma de hacerlo. «El patrimonio intangible como las antiguas técnicas de tejido corren el riesgo de desaparecer ante el cierre inminente de las pocas empresas que aún utilizan estas máquinas antiguas. La pugna de la industria artesanal por adaptarse a la competencia pone en peligro un patrimonio rico que está vivo y en buen estado. Gracias al sistema informático inteligente que desarrollamos, podemos conservar estas técnicas mediante representaciones en 3D de tejidos a escala de hilo», comenta Cristina Portalés, coordinadora técnica de SILKNOW en representación de la Universidad de Valencia. SILKNOW utiliza información preexistente digitalizada sobre el legado de la seda en peligro, lo expone, estudia y conserva en colecciones digitales. Los usuarios pueden acceder a las colecciones a través de un motor de búsqueda exploratoria, mapas espacio-temporales y simulaciones en 3D. «Tomamos los datos de las bases de datos de varias instituciones, catálogos en línea e interfaces de programación de aplicaciones. A continuación, estos datos se analizan y procesan con un análisis textual avanzado y técnicas de aprendizaje profundo basadas en imágenes a fin de homogeneizar el contenido, obtener automáticamente información semántica, completar datos mal codificados y traducir el texto en cuatro idiomas», explica Portalés. «Los datos se correlacionan con un gráfico de conocimiento al que se puede acceder y consultar a través de Advanced Data Analysis for Silk heritage (ADASilk). SILKNOW también representa estos datos en mapas espacio-temporales (STMaps) que muestran las relaciones entre sus propiedades. Por último, podemos conservar las técnicas de tejido con el Virtual Loom».

Para todo el mundo

Cualquier persona puede hacer uso de SILKNOW. Digamos, por ejemplo, que dirige una fábrica textil tradicional y quiere mejorar la experiencia del cliente. Gracias a Virtual Loom, su clientela puede visualizar los diseños acabados incluso antes de tejerlos, de forma que ahorra tiempo y dinero. Puede cambiar los colores, el hilado, las tramas y las técnicas, lo cual permite experimentar con nuevos diseños y materiales como la impresión 3D y abrir nuevos mercados. Con ADASilk, incluso se puede ir más lejos mediante el acceso al patrimonio de la seda para reproducir o reinventar diseños y motivos del pasado. Otro caso de uso interesante presentado por Portalés es el de un profesor de español que quiera utilizar recursos en línea. «Creamos específicamente los materiales educativos “La Ruta de la Seda” para ayudar a enseñar español a través de distintos aspectos de la historia de la seda. El objetivo es difundir este patrimonio cultural y poner de relieve el intercambio cultural que desencadenó su producción y comercio», añade Portalés. Otros ejemplos incluyen guías turísticos que aprovechan ADASilk y Virtual Loom para presentar el patrimonio de la seda al público, o museos que quieren mejorar su catálogo empleando el tesauro plurilingüe de SILKNOW. Las herramientas de SILKNOW todavía están siendo evaluadas por gente como estudiantes de escuelas de diseño e industrias creativas. Los planes para el futuro incluyen un taller con representantes de más de cuarenta museos, el trabajo con escuelas de diseño en Palermo y Lyon, y la formalización de un proyecto por parte de una organización intergubernamental.

Palabras clave

SILKNOW, seda, historia, patrimonio cultural, técnica de tejido, catálogo en línea, textil

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación