Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Ayudar a las empresas a establecer sistemas alternativos de transporte

Las personas que viven en zonas remotas con pocos autobuses, los profesionales con discapacidad que necesitan desplazarse para asistir a citas de última hora y las mujeres que viajan en barrios peligrosos son ciudadanos en riesgo de sufrir «pobreza de transporte». La iniciativa de investigación HiReach respaldó a empresas emergentes a fin de hacer frente a este problema.

Economía digital
Transporte y movilidad

Los desempleados y los trabajadores con salarios reducidos pueden tener problemas para pagar los billetes de autobús o para comprar y encargarse del mantenimiento de un coche con el que desplazarse y realizar sus actividades diarias. Estos son solo dos ejemplos de los ciudadanos europeos que están en riesgo de sufrir «pobreza de transporte», tal como se determinó en el proyecto de investigación HiReach de la Unión Europea. También podría tratarse de personas que viven en pueblos por los que pasan pocos autobuses, residentes de edad avanzada que no pueden adquirir billetes más baratos en servicios de venta en línea o mujeres que no se sienten seguras usando el transporte público. Unas veinticinco empresas emergentes probaron soluciones flexibles de transporte para diferentes grupos sociales a los que las opciones de transporte tradicionales ofrecen un mal servicio, como autobuses y trenes programados y servicios de taxis. Nueve de ellas señalaron que, al final del programa, que costó 2 millones EUR, habían pasado a la fase en la que estaban listos para comercializar estas soluciones. «HiReach demostró que el papel de los grupos informales y las asociaciones locales suele ser esencial para resolver los problemas de la pobreza de transporte», comenta Simone Bosetti, ingeniero de transporte en la consultoría de transporte italiana TRT Trasporti e Territorio. «En las zonas desfavorecidas, las empresas de transporte público son arriesgadas desde el punto de vista financiero y, con frecuencia, no son rentables ni cubren costes». TRT coordinó el consorcio de ocho socios, que incluía una colaboración con Impact Hub Vienna, una comunidad que contribuye al crecimiento de empresas emergentes pensadas para beneficio de la sociedad. En primer lugar, los investigadores analizaron las necesidades de movilidad de diferentes grupos sociales en seis regiones de Alemania, Grecia, Italia, Luxemburgo, Portugal y Rumanía. Entrevistaron a minorías étnicas, migrantes, ciudadanos con discapacidad y de edad avanzada, jóvenes, mujeres y trabajadores con sueldos bajos para conocer sus rutinas diarias y sus elecciones y deseos a la hora de viajar. El equipo identificó las limitaciones presentes en los servicios de transporte actuales y escribió el libro de acceso libre «Re-thinking Mobility Poverty: Understanding Users’ Geographies, Backgrounds and Aptitudes» (Repensar la pobreza de movilidad: comprender las áreas geográficas, los contextos y las aptitudes de los usuarios), en el que se analizan las desigualdades relativas a la movilidad y se redefine el concepto de «pobreza de transporte».

Una perspectiva social

Los socios del proyecto propusieron una serie de recomendaciones para desarrollar unas soluciones de movilidad integradoras, asequibles y fiables. Grupos de toda Europa compartieron ideas con especialistas en empresas emergentes durante un curso intensivo de una semana de duración que tuvo lugar en Viena y acabaron elaborando planes de negocio para probarlos en condiciones reales. Los negocios desarrollados son empresas sociales, como la empresa emergente española Hoopcarpool, que conecta a conductores y pasajeros a través del uso compartido de vehículos para que las personas puedan compartir los desplazamientos. Ofrece prestaciones como un espacio para sillas de ruedas y una opción «solo para mujeres». «Queríamos tener un impacto social», explica la emprendedora Andrea García en el vídeo del proyecto. También en España, Nemi permite prestar servicios flexibles de autobuses en zonas poco pobladas, mientras que Childfy conecta a familias con niños para compartir vehículos a fin de conciliar mejor la vida familiar y la vida profesional. Muchas de estas empresas emergentes utilizan nuevas tecnologías para ofrecer a los clientes unos trayectos bajo demanda más flexibles. Con el eslogan «See the world through your ears» (Ver el mundo a través de las orejas), la empresa emergente austriaca Dreamwaves utiliza la realidad aumentada en su aplicación de rutas para ayudar a las personas ciegas y con discapacidad visual a viajar de forma más independiente. La empresa emergente británica CityMaaS permite a las personas con movilidad reducida planificar rutas a través de una tecnología de inteligencia artificial. Estas empresas innovadoras desarrollaron sus tecnologías más rápido gracias al estudio de mercado y a los comentarios exhaustivos de los expertos en empresas emergentes durante el proyecto HiReach. «El laboratorio de empresas emergentes de HiReach ha tenido un impacto directo sobre las comunidades locales y los grupos vulnerables involucrados», añade Bosetti.

Palabras clave

HiReach, pobreza de transporte, movilidad, empresa emergente

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación