Skip to main content

A DECentralIzed management Scheme for Innovative Valorization of urban biowastE

Article Category

Article available in the folowing languages:

Economías circulares localizadas para el reciclaje de biorresiduos urbanos: una opción con impacto global

El incremento de la urbanización conlleva un aumento en la necesidad de alimento y energía de las ciudades, pero la mayor parte de su comida acaba desperdiciada. En una investigación de la Unión Europea (UE) se ha encontrado la manera de cerrar este bucle: convertir estos desechos —de un modo local y sostenible— en energía y productos orgánicos para la agricultura urbana.

Cambio climático y medio ambiente
Alimentos y recursos naturales

Los habitantes de las ciudades producen un volumen enorme de desechos y, por desgracia, la cantidad que cada persona genera está aumentando a un ritmo mayor que el del número de personas en las urbes, lo que produce un efecto en cadena. Los residuos urbanos suponen más del 34 % de los residuos sólidos municipales en Europa. En el proyecto DECISIVE, financiado con fondos europeos, se han desarrollado soluciones descentralizadas para una gestión de biorresiduos capaz de producir localmente energía y productos orgánicos, como fertilizantes y plaguicidas biológicos, para su uso en explotaciones agrícolas urbanas o periurbanas.

Soluciones pequeñas con un impacto enorme

«Los biorresiduos urbanos, principalmente desperdicios alimentarios, son un problema para la gestión de desechos, pero también nos brindan una oportunidad, ya que tienen un alto contenido orgánico que se puede emplear en el campo energético y agronómico. En DECISIVE se pusieron en práctica dos tecnologías clave para una valorización descentralizada de los biorresiduos a fin de explotar este potencial», explica Anne Trémier, miembro del Instituto Nacional de Investigación para la Agricultura, la Alimentación y el Medioambiente (INRAE) de Francia, y coordinadora del proyecto DECISIVE. La digestión anaeróbica de la materia orgánica a través de microorganismos produce un biogás rico en metano que se puede utilizar para satisfacer la necesidad de electricidad o calefacción. El diseño del digestor a microescala de DECISIVE emplea poca agua y energía, y es tan sencillo que cualquier persona lo puede utilizar. La materia orgánica sólida restante se valoriza mediante la fermentación en estado sólido (SSF), un proceso aeróbico empleado por el compostaje. La SSF crea un ciclo de reciclaje de residuos y necesita menos agua que un proceso de fermentación convencional. Gracias a esto, DECISIVE pudo crear un fertilizante orgánico y un plaguicida biológico para verduras. Se está llevando a cabo una prueba piloto en el Instituto de Agricultura de Écully-Dardilly (en Lyon) que está valorizando los desperdicios alimentarios de bares y restaurantes locales para el huerto urbano del instituto.

Una tecnología preparada para el éxito

«Para sacarle el máximo partido a estas tecnologías, DECISIVE ha creado una herramienta de apoyo a la toma de decisiones, dirigida a comunidades, oficinas de diseño y operarios de centros de residuos, a la que se puede acceder de forma gratuita en la página web del proyecto», añade Trémier. La herramienta cuantifica la intensidad de transporte relativa y la recuperación de energía y materia para un sistema de gestión de biorresiduos seleccionado. A continuación, genera una evaluación medioambiental que incluye el impacto en el cambio climático y la toxicidad, una valoración económica de los costes, una evaluación social de los proveedores de residuos necesarios y un análisis de los requisitos normativos, de espacio y de mano de obra. La herramienta también ayuda a planificar la mejor ubicación para el tratamiento a microescala y los bucles vinculados de recopilación de desechos en una zona determinada.

Una economía circular para los biorresiduos urbanos

DECISIVE ha atraído el interés de comunidades, asociaciones de ciudadanos, entidades privadas para la gestión de residuos y la propia Comisión Europea, que incluyó como referencia una de las publicaciones de DECISIVE en su informe sobre el desperdicio de alimentos en la UE. Trémier concluye: «DECISIVE ha explorado un diseño totalmente nuevo para el desarrollo sostenible de las comunidades. La valorización local y descentralizada de los biorresiduos urbanos que se organiza en red reduce el impacto de la recopilación de residuos (tráfico en carretera y emisiones al medioambiente) y fomenta nuevas soluciones (movilidad ecológica). También promueve la producción local de alimentos mediante fertilizantes orgánicos a partir de biorresiduos. Por último, crea puestos de trabajo para la recolección y el tratamiento de biorresiduos y para la agricultura local». Teniendo en cuenta que los residuos orgánicos son casi la mitad de todos los residuos sólidos municipales en el mundo, dentro de poco los digestores de DECISIVE podrían estar generando energía y productos orgánicos para lograr ciudades más verdes, tanto en sentido literal como figurado.

Palabras clave

DECISIVE, biorresiduos, biorresiduos urbanos, energía, residuos sólidos, fermentación en estado sólido (SSF), desperdicio alimentario, digestión anaeróbica, economía circular

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación