Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Comprender cómo las personas mayores perciben las ciudades puede llevar a un urbanismo más centrado en las personas

Los urbanistas necesitan nuevas herramientas para entender y mejorar la «peatonalidad» de las ciudades y adaptarlas mejor a las necesidades de los ciudadanos mayores, muchos de los cuales ya no conducen.

Economía digital
Sociedad

Caminar es la forma de moverse por las ciudades más sostenible desde el punto de vista medioambiental y económico. Sin embargo, los actuales modelos de desarrollo urbanístico se centran principalmente en actividades de transporte y económicas, ignorando la manera en que los peatones eligen moverse por sus alrededores. El proyecto AgeCogCity de dos años de duración, llevado a cabo con el respaldo de las Acciones Marie Skłodowska-Curie, investigó cómo las personas mayores perciben visualmente el entorno urbano y toman decisiones sobre dónde ir. «La población europea envejece rápidamente y también experimentamos una urbanización rápida, por lo que, si logramos que las ciudades sean más respetuosas con las personas mayores, eso las ayudará a mantenerse activas y sanas», afirma Asya Natapov, investigadora de AgeCogCity y profesora adjunta de Urbanismo y Diseño en la Universidad de Loughborough (el Reino Unido). «Se sabe con certeza que los entornos urbanos mal planificados y no peatonales están relacionados con la inactividad física y la contaminación atmosférica», indica Natapov. Dichos entornos están vinculados con enfermedades crónicas como cardiopatías, diabetes, obesidad, algunos tipos de cáncer y una salud mental precaria. «Sin embargo, también creemos que una ciudad que funciona para las personas mayores es una ciudad que funciona para todos», añade. El proyecto multidisciplinario que lideró en el Centro de Análisis Espacial Avanzado del University College de Londres, en su Facultad de Entorno Construido, junto con las aportaciones de psicólogos experimentales y científicos de la geoinformación, ayudó a desarrollar una nueva herramienta para arquitectos y responsables de la planificación que tiene en cuenta la cognición espacial y visual para diseñar mejores espacios urbanos.

La realidad virtual ayuda a entender cuál es la percepción de los peatones

La percepción de los peatones se investigó usando diferentes entornos urbanos creados en realidad virtual. En los experimentos, se asignaron diferentes tareas a individuos mayores de 65 años. «A partir de ello sabemos que, por ejemplo, las personas tienden a caminar hacia una ubicación en concreto cuando ven determinadas características urbanas, como un restaurante, una tienda, etc.», afirma Natapov. Antes, se sabía que las personas solían ir a las calles principales. «Sin embargo, nuestros experimentos muestran que la elección del camino depende mucho de sus tareas y es más deliberado», indica. Al traducirlo en «medidas de visibilidad» cuantitativas y al mapear la secuencia de las decisiones de los peatones en una red modelizada matemáticamente, las técnicas de simulación se pueden usar para predecir dónde irán las personas «en función del entorno y lo que ven», explica Natapov. La herramienta visibiliza las conexiones y puede conectarlas a un «software» con sistema de información geográfica que almacena mapas. Actualmente, las herramientas usadas por los responsables de la planificación y los arquitectos no tienen en cuenta la percepción visual ni cómo influye en el comportamiento de las personas en zonas urbanas.

Una herramienta para planificar mejor

Los datos de los experimentos, que siguen en marcha, se usarán para calibrar la herramienta informática de código abierto que ha desarrollado el proyecto para arquitectos o diseñadores. Eso les permitirá «predecir dónde se debe crear el próximo lugar y qué tipo de lugar debe ser», afirma. «Supongamos que tenemos crecimiento demográfico en una ciudad y queremos predecir las actividades nuevas que aparecerán en la ciudad. Mediante el uso de la herramienta, podemos crear una simulación para predecir el crecimiento de diferentes funciones y diferentes actividades», explica Natapov, quien primero se formó como arquitecta. «Eso genera un mejor equilibrio entre cuestiones conductuales y cognitivas y se puede adaptar a diferentes tipos de ciudades», concluye, añadiendo que la herramienta también se puede modificar según las proporciones de la población mayor de una ciudad, a fin de lograr resultados respetuosos con las personas.

Palabras clave

AgeCogCity, personas mayores, urbanismo, entorno urbano, transporte, geoinformación, arquitectos, peatones

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación