Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Terapia génica para prevenir la muerte súbita cardíaca en niños

La muerte súbita cardíaca sigue constituyendo una importante preocupación de salud pública. EU-rhythmy ha desarrollado terapias génicas que podrían reducir su incidencia en dos trastornos hereditarios.

Salud

La muerte súbita cardíaca (MSC) está causada por arritmias graves, conocidas como fibrilación ventricular, cuando el corazón comienza a latir a más de 200 latidos por minuto en lugar de a la frecuencia normal de 60-70 latidos. Se estima que la MSC representa el 15-20 % de todas las muertes. La mayoría de las enfermedades cardíacas pueden causar MSC, desde el infarto de miocardio a la insuficiencia cardíaca y las cardiomiopatías hereditarias. La arteriopatía coronaria es la principal causa de MSC en personas mayores, mientras que los trastornos arritmogénicos hereditarios constituyen la principal causa de MSC en personas más jóvenes. La identificación de las enfermedades cardíacas, que solo pueden descubrirse durante la autopsia, constituye un desafío importante para la prevención de la MSC. Se pueden recetar fármacos a los pacientes diagnosticados con una arritmia cardíaca, pero estos tienen un efecto limitado. Una alternativa es la terapia de ablación, que utiliza herramientas especializadas para quemar el área del corazón donde se originan las arritmias. Por último, se pueden colocar marcapasos para controlar las arritmias. Pese a la disponibilidad de estos tratamientos, las cifras de muerte por parada cardíaca repentina siguen siendo elevadas. Con el apoyo del Consejo Europeo de Investigación, el proyecto EU-rhythmy investigó la terapia génica para dos trastornos hereditarios que causan muerte súbita en lactantes, niños y adolescentes. «Utilizamos nuestros conocimientos sobre los mecanismos que causan las arritmias mortales para diseñar una nueva terapia génica. Si se confirma su eficacia en ensayos con humanos, aumentará las tasas de supervivencia y la calidad de vida de los enfermos, evitando al mismo tiempo la necesidad de un tratamiento diario con medicamentos», afirma Silvia G. Priori, coordinadora del proyecto de la Universidad de Pavía, anfitriona del proyecto.

Ensayos en modelos animales

El punto de inicio de EU-rhythmy fue el hecho de que, en la taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica (CPVT, por sus siglas en inglés), una proteína llamada receptor de rianodina se muestra hiperactiva. La disfunción de esta proteína provoca la entrada de una cantidad excesiva de calcio en las células y causa arritmias peligrosas. EU-rhythmy utilizó un método de terapia génica llamado ARN de interferencia para reducir la cantidad de esta proteína. El equipo utilizó un enfoque similar para diseñar una terapia para el síndrome de Timothy (LQT8), una enfermedad que mata a lactantes. En este caso la proteína objetivo fue CAv1.2 otro regulador del calcio en las células cardíacas. El equipo diseñó genéticamente modelos animales que expresasen ambas afecciones, CPVT en ratones y LQT8 en cerdos. Tras la aplicación de la terapia génica, se comparó el porcentaje de animales que desarrolló arritmias entre el grupo tratado y el grupo sin tratar. En los cerdos con LQT8, los investigadores también pudieron descubrir los mecanismos específicos que determinan las arritmias. «Seleccionamos estas enfermedades porque la terapia génica podría prevenir arritmias durante decenios tras una única inyección terapéutica. Esto resulta especialmente importante en el caso de enfermedades para las que, de lo contrario, los niños tendrían que medicarse durante el resto de su vida y en las que la omisión de una dosis podría causar la muerte», explica Priori.

Un importante paso adelante

La investigación de EU-rhythmy representa un importante avance en cuanto al desarrollo de terapias génicas para el tratamiento de trastornos hereditarios que causan MSC. Ya se ha patentado la terapia para la forma dominante de CPVT y actualmente el equipo está negociando con investigadores a fin de obtener la financiación para la realización de ensayos clínicos. En cuanto a la terapia para LQT8, el equipo espera concluir la fase preclínica en diciembre de 2021 y ya está hablando con inversores acerca de la progresión clínica. «Confío en que lograremos el apoyo necesario para llevar nuestros tratamientos a la fase de ensayos clínicos, donde podrían reducir el sufrimiento de los pacientes afectados y sus familias», añade Priori. «También estoy convencida de que, gracias a los conocimientos especializados del equipo, podremos desarrollar mucho más rápidamente terapias génicas para otras arritmias hereditarias».

Palabras clave

EU-rhythmy, muerte cardíaca, arritmia, fibrilación ventricular, corazón, terapia génica, receptor de rianodina, calcio, proteína, CPVT, LQT8

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación