Skip to main content

Point-of-Care implementation of TB testing with ultra-fast Local Heating PCR

Article Category

Article available in the folowing languages:

Descargas eléctricas para crear una prueba de tuberculosis ultrarrápida

Impulsar los ciclos térmicos de la reacción en cadena de la polimerasa con pulsos eléctricos reduce de horas a minutos el tiempo necesario para diagnosticar la tuberculosis.

Salud

Una cuarta parte de la población mundial está infectada con el patógeno «Mycobacterium tuberculosis» (TB). Aproximadamente el 10 % de las personas infectadas desarrollarán TB activa durante su vida, la mitad de las cuales morirá si no reciben tratamiento. Europa del Este y las regiones del Báltico tienen las tasas más altas de TB en la Unión Europea, si bien los casos aumentan en otros países como Alemania. Al mismo tiempo, las cepas farmacorresistentes van camino de convertirse en epidémicas, lo que supone un aumento de los costes de tratamiento y una mayor mortandad. Como tal, existe la necesidad sanitaria insatisfecha de contar con tecnología de análisis rápido con la que detectar portadores del patógeno de la TB. El objetivo del proyecto PITBUL, financiado con fondos europeos, fue demostrar clínicamente una versión rápida de los ensayos de reacción en cadena de la polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés) que utiliza amplificación controlada por pulsos (PCA, por sus siglas en inglés). «Solo la detección rápida de la tuberculosis ayudará a prevenir la propagación por personas infecciosas y contribuirá a la Estrategia para acabar con la tuberculosis de la Organización Mundial de la Salud», admite Joachim Stehr, coordinador del proyecto PITBUL.

PCR rápida

Las pruebas de PCR se utilizan en todo el mundo para identificar la presencia de patógenos específicos y han pasado a primer plano durante la pandemia de COVID-19. La técnica funciona amplificando regiones seleccionadas del material genético (ARN o ADN) de patógenos utilizando ciclos de temperatura repetitivos, típicamente entre 55 °C y 95 °C. GNA Biosolutions desarrolló una nueva técnica para acortar estos ciclos. En lugar de calentar y enfriar toda la solución de reacción, solo se calienta una parte muy pequeña (menos del 1 %) mediante pulsos eléctricos cortos pero intensos. «La combinación de este método de calentamiento localizado con la reacción localizada nos permite reducir el aporte de energía necesario para crear un ciclo de temperaturas, lo que reduce el tiempo necesario para una prueba de PCR funcional», explica Stehr, cofundador de GNA Biosolutions (Alemania). Stehr y su equipo demostraron una prueba en el punto de atención confiable con más del 95 % de sensibilidad y más del 95 % de especificidad. Con un tiempo de respuesta de veinticinco minutos, la nueva prueba permite obtener resultados precisos y confiables el mismo día. Las pruebas de TB convencionales pueden tardar varias horas. «Nuestra tecnología es capaz de proporcionar resultados positivos tras solo tres minutos de amplificación», señala Stehr.

Pruebas mejoradas para combatir la pandemia de COVID-19

Si bien el proyecto PITBUL se dedicó sobre todo a realizar pruebas a pacientes que podrían tener una infección de TB activa, la tecnología también podría usarse para aumentar drásticamente la velocidad de las pruebas para la superbacteria «Staphylococcus aureus» resistente a la meticilina (SARM), o el coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave de tipo 2 (SARS-CoV-2) responsable de la COVID-19. GNA Biosolutions ya ha desarrollado una prueba de PCA manual para la COVID-19 a partir de los resultados y conocimientos del proyecto PITBUL.

Palabras clave

PITBUL, tuberculosis, TB, COVID-19, PCR, PCA, pulso, amplificación, pruebas, rápido, coronavirus

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación

Avances científicos
Salud

21 Diciembre 2018